Toni Kroos y Sergio Ramos disputan la pelota en el entrenamiento previo al partido ante el Borussia Mönchengladbach. / Ina Fassbender (Afp)

Grupo B | Jornada 2

Kroos: «Nunca hemos dudado de Zidane»

El centrocampista regresa a Alemania para medirse al Mönchengladbach en lo que describe como «una final» para el Real Madrid

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

El vestuario del Real Madrid es uña y carne con Zinedine Zidane. Lo reiteró Toni Kroos en la rueda de prensa previa al partido que medirá el martes al Real Madrid con el Borussia Mönchengladbach. «Nosotros nunca hemos tenido dudas de Zidane. Perdemos y ganamos juntos», dijo el teutón tras recalcar el carácter crucial que adopta el choque frente a los 'potros' de Marco Rose, tras el patinazo con que abrieron los blancos su participación en la máxima competición continental. «Sabemos de la importancia que tiene con la derrota ante el Shakhtar. Ya tenemos la presión para ganar mañana. Es nada más ni nada menos que una final para nosotros», subrayó.

Aunque Kroos se siente feliz cada vez que regresa Alemania, disfruta viviendo en Madrid «y más de jugar en el Madrid», por lo que se aferra a su idea de retirarse vistiendo la zamarra blanca. «Siempre ha habido ofertas pero nunca hablé con otros clubes porque estoy muy feliz y mi idea es terminar en el Real Madrid», enfatizó el germano.

Aterrizó en Chamartín hace seis años y desde esa privilegiada atalaya de la veteranía es siempre una voz autorizada para examinar lo que ocurre dentro de un vestuario que se vio sacudido por los inesperados tropiezos contra el Cádiz y el Shakhtar Donetsk pero que nunca perdió la confianza en sus posibilidades de remontar el vuelo. « No es cuestión de motivación», argumentó respecto a esas derrotas que pusieron en una situación delicada al equipo y a su técnico. «A veces no sale. Sabemos que un clásico siempre es especial, pero ya se vio la última temporada que la Liga se gana contra los equipos pequeños. Muchas veces jugamos bien contra el Barça y perdemos puntos contra equipos pequeños. No es un problema de equipos pequeños, sino que a veces no sale. Con esa derrota ante el Shakhtar ya tenemos mucha presión para ganar aquí», incidió.

Reconoció que contra el Cádiz «ningún jugador jugó a su nivel», y él «el primero». « Si juegas así también pierdes contra equipos de Tercera. Contra el Shakhtar faltó algo de confianza tras el primer gol de ellos. A veces es así. Lo bueno es que nunca nos rendimos y lo vimos el sábado», explicó el metrónomo blanco, que alertó contra cualquier conato de euforia por la victoria en el clásico. «Tampoco todo está bien ahora. Ganamos un partido importante pero mañana es otra final», remarcó.

Espíritu de superación

Negó Kroos que exista miedo en el vestuario a un nuevo fiasco que ponga en arameo las opciones del Real Madrid de superar la fase de grupos, aunque sí consciencia de la difícil tesitura en la que se encuentran. «Miedo no. Para mí no hay miedo en fútbol. Pero tenemos que saber la situación. Solo hay seis partidos en el grupo y si empiezas con una derrota ya tienes presión. Pero yo confío en nosotros», apuntó.

Apeló a su espíritu de superación como causa por la que muestra cada vez un rostro más ofensivo. «Siempre intento mejorar mi juego y nunca voy a parar. Esa es la clave para jugar a este nivel muchos años. Es verdad que en mi última temporada metí más goles pero nunca va a ser mi idea meter muchos goles. Tengo otras cosas que son más importantes para mi equipo. Lo importante es crear ocasiones para el equipo, dar control y seguridad, y si aparte de esto marco goles, mejor», detalló un futbolista que se mostró convencido de que pueden volver a lo más alto también en Europa, pese al poderío del Bayern, el equipo del que salió hace seis temporadas. «En los últimos meses el Bayern ha sido el mejor equipo del mundo. Hay que aceptar que hay equipos que son un poco mejor, pero ya vivimos esto. Desde 2016 a 2018 los mejores fuimos nosotros, pero no puedes serlo durante diez años. Esto puede cambiar. No tengo dudas de que podemos estar así en poco tiempo y para eso trabajamos», señaló.

Con más de cien partidos en la Champions y cuatro títulos a sus espaldas –tres con el Real Madrid y uno más con el Bayern-, aún le quedan a Kroos sueños por cumplir en la máxima competición continental. «Ganar esta competición es especial. Si lo has vivido quieres otro y otro. Por lo menos quiero ganar una Champions más», cerró.