Los jugadores del Bayern celebran uno de sus tres goles. / EFE

Grupo E | Jornada 6

El Bayern da otro baño de realidad al Barça

El equipo de Xavi se desmorona una vez más y desciende a la Europa League tras caer de forma estrepitosa en Múnich

DANIEL PANERO MADRID

Los milagros no existen, y menos para el Barcelona esta temporada. El conjunto que dirige Xavi llegó a la última jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones con la necesidad de una gesta casi imposible y la realidad le superó por completo. El Bayern, que no se jugaba nada, aplastó a los azulgranas con un sonoro 3-0 gracias a los tantos de Müller, Sané y Musiala y confirmó el fracaso del Barça en la máxima competición continental. La Europa League es lo que le espera a un Barça que comenzó con buen pie el partido pero que una vez más se desmoronó a medida que se fueron sumando contratiempos.

El Barça salió de inicio al Allianz Arena creyéndose capaz de todo. Xavi fue consecuente con su discurso e instaló a los suyos de primeras en campo rival con una presión alta y con la idea de robar rápido y dar la campanada. La valentía del técnico de Tarrasa tenía incluida una variante. La clásica salida en corto desde atrás se iba a alternar con balones en largo a la espalda de los laterales. El nuevo modelo funcionó al principio y Ousmane Dembélé, esta vez en el extremo izquierdo, sacó el colmillo y encontró la línea de fondo hasta en tres ocasiones. Lástima para los intereses blaugranas que sus pases atrás, como de costumbre, no encontraran rematador y eso diezmara el gran comienzo del Barça.

Los culés no encontraron frutos y la posible hazaña comenzó a venirse abajo como un castillo de naipes. El Benfica se puso a hacer los deberes, Jordi Alba se retiró lesionado y el Bayern, como no podía ser de otra manera, olió la sangre. Nagelsmann adelantó filas y tras dos avisos de Lewandowski y Musiala, fue Thomas Müller el que asestó el mazazo. El 'chico para todo' cazó un centro lateral y de cabeza hizo el gol que lleva haciendo toda la vida, el del oportunista. Los bávaros no se iban a quedar ahí y apenas nueve minutos después Leroy Sané soltó un latigazo desde la frontal ante el que nada pudo hacer Ter Stegen y que iba a sepultar de una vez por todas cualquier posibilidad de estar en octavos de final. En apenas diez minutos todo lo bueno que había hecho el Barça había quedado derruido ante un rival que no avisa, que tiene todo lo que les falta a los culés.

3 Bayern de Múnich

Neuer, Pavard, Upamecano, Sule (Nianzou, min. 77), Davies (Richards, min. 71), Tolisso (Marc Roca, min. 60), Musiala, Sané, Coman (Sarr, min. 71), Müller y Lewandowski (Tillman, min. 77).

0 Barcelona

Ter Stegen, Araujo, Piqué, Lenglet, Dest (Nico, min. 46), Busquets, De Jong (Riqui Puig, min. 73), Jordi Alba (Mingueza, min. 31), Gavi (Demir, min. 86), Memphis Depay y Dembélé (Coutinho, min. 73).

  • Goles: 1-0: min. 34, Müller. 2-0: min. 43, Sané. 3-0: min. 62, Musiala.

  • Árbitro: Ovidiu Hategan (Rumanía). Tarjetas amarillas a Busquets, Araujo y Richards.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la sexta y última jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones, disputado en el Allianz Arena a puerta cerrada.

Tras la reanudación, el Barça seguía grogui. Xavi introdujo a Nico por Dest para tratar de ganar la partida en el centro del campo y frenar la sangría, pero no surtió efecto. El Bayern es un equipo versátil, que cambia sus registros a medida que encuentra obstáculos y rápido encontró la fórmula con transiciones más veloces para seguir haciendo daño. Sané tuvo en sus botas el tercero, pero de forma incomprensible y a puerta vacía entregó el balón a las manos de un Ter Stegen que resoplaba.

El Barça llegó a Múnich mirando a Lisboa pidiendo un favor al Dinamo de Kiev y tras 60 minutos de encuentro miraba a la capital portuguesa para no repetir una debacle como la del 2-8. La historia del Bayern habla de un equipo que no levanta el pie del acelerador por muy débil que esté la presa y en esta ocasión no iba a ser menos. Alphonso Davies, una pesadilla durante toda la noche, encontró la línea de fondo y puso un balón atrás para que Musiala hiciera el tercero y cerrara el encuentro. Veintiún años después el Barça está fuera en la fase de grupos y lo hace con apenas dos goles a favor y nueve en contra. Toda una pesadilla antes de Navidad.