El expresidente del FC Barcelona Josep Maria Bartomeu (c) a su llegada a la Audiencia de Barcelona / Efe

Tribunales

La Fiscalía retira las acusaciones a todos los encausados del juicio contra Neymar

Inicialmente pedía una condena de dos años de cárcel para el jugador brasileño por su traspaso al Barça

CRISTIAN REINO Barcelona

El juicio contra Neymar, su padre, su madre, Sandro Rosell y Josep Maria Bartomeu dio este viernes un giro de 180 grados, justo cuando se acerca a su final. En el turno de la lectura de las conclusiones, la Fiscalía retiró las acusaciones a todos los encausados que se han sentado en el banquillo. Según el Ministerio Público, no hubo delito en el fichaje del futbolista brasileño por parte del Barça, procedente del Santos, a pesar de que nadie sabe aún el montante total.

El traspaso provocó la imputación del jugador, de su padre y de su madre, del expresidente del Barça y su vicepresidente y del entonces presidente del Santos por presunta corrupción entre particulares y estafa. Les denunció la empresa DIS, que tenía el 40% de los derechos federativos de Neymar y que consideró que entre el jugador, el Barcelona y el Santos le estafaron para pagarle menos. Tras la celebración de la penúltima jornada del juicio, solo la empresa DIS, como acusación particular, mantiene la petición de penas contra los encausados.

La Fiscalía pedía inicialmente dos años de cárcel para Neymar y hasta cinco para Rosell. Con su cambio de criterio, en virtud de cómo ha ido transcurriendo el juicio en el que el propio juez admitió que el fútbol se mueve en parámetros distintos al del resto de mundo, se allana el camino para la absolución de los acusados, cuyos abogados han reclamado que se condene a la empresa de representación de jugadores por temeridad y mala fe a la hora de presentar una demanda.

El fiscal señaló en su alegato final que algunos de los acusados sí han pisoteado «y con alegría» el Código Civil, así como el reglamento de la FIFA, pero a su entender no han violado el Código Penal, que es lo que se está juzgando en este juicio. Cree que la empresa DIS tenía motivos para sentirse perjudicada, pero debió ir por lo civil y no por lo penal.