Luis Rubiales, presidente de la FEF. / Foto: Rodrigo Jiménez (Efe) | Vídeo: EP

Enfrentamiento

La Federación ve «ilegal» el acuerdo de LaLiga con CVC

Considera que el pacto «acrecienta la desigualdad e imposibilita la evolución de la competición»

COLPISA MADRID

Nuevo episodio de la guerra interminable entre Luis Rubiales y Javier Tebas. La Federación Española de Fútbol (FEF) ha mostrado su rechazo al acuerdo alcanzado por LaLiga con el fondo de inversión CVC que garantizaría 2.700 millones de euros al fútbol español. En un duro comunicado en el que la Federación se posiciona en la línea del Real Madrid, que ha denunciado el acuerdo y ha demandado al propio Tebas, el organismo que preside Rubiales tacha de «ilegal» el pacto, el cual, considera, «acrecienta la desigualdad e imposibilita la evolución de la competición».

La Federación recuerda que ha examinado el acuerdo antes de la decisiva asamblea que deberá refrentar el pacto este martes. En este sentido, el ente carga contra una operación realizada «con ausencia de la más mínima publicidad y concurrencia en la selección del adjudicatario».

Expresa su oposición a los acuerdos entre LaLiga y CVC relacionados con los derechos audiovisuales de los clubes y sociedades anónimas deportivas, «no solo por razones legales» que, advierte, «indudablemente generarán numerosos litigios derivados del acuerdo y pueden poner en duda su propia viabilidad, toda vez que se pretende forzar hasta el extremo algunas instituciones jurídicas», sino también «por razones económicas», al entender que «se gravan intensamente los derechos de los clubes y SADs para los próximos cincuenta años a cambio de una cantidad de dinero poco significativa», un argumento ya esgrimido por Real Madrid y Barça, los dos principales opositores al acuerdo.

Pero lo más importante, aduce la FEF, es que el acuerdo «acrecienta la desigualdad e imposibilita de una manera capital y definitiva una evolución razonable del formato de la competición de fútbol profesional en España, haciendo que en la práctica y en aplicación del acuerdo la competición quede petrificada sin posibilidad de evolución o solo pueda modificar cuando un tercero ajeno a la estructura deportiva así lo decida o acuerde», un hecho, continúa, que «vulnera de manera flagrante la ley y el modelo deportivo europeo».

Además, prosigue la FEF, «olvida a los clubes que disputan competiciones no profesionales que, en el momento de su ascenso a la competición profesional, verán que sus ingresos se encuentran reducidos por la retribución de CVC, sin que hayan obtenido ningún beneficio por la aportación de esa entidad».

Considera la FEF que, «si hay clubes que, con sus derechos inalienables e indisponibles por terceros, quieren endeudarse de manera voluntaria, no hay problema en que lo hagan, tanto si las condiciones se consideran de mercado como si son usurarias, pero no mediante un acuerdo ilegal que obliga a todos, mediante la falsa atribución a favor de la LNFP de derechos que no posee». En este sentido, ve «poco riguroso y muy oportunista, tratar de traspasar las fronteras de la ley para llegar a un acuerdo económico pésimo y lamentable de cara al futuro de todo el fútbol español y, en cambio, fantástico para un fondo y otros posibles beneficiados».

La FEF señala que «no va a consentir que se reduzca durante esos cincuenta años la aportación al fútbol modesto que proviene de esos derechos audiovisuales», y recuerda que el Real Decreto-Ley 5/2015 instauró un modelo de comercialización centralizada «muy beneficioso para la LNFP, estableciendo unos controles y unas aportaciones obligatorias para determinadas finalidades». «Si la LNFP pretende ahora saltarse los controles y disminuir las aportaciones a que el Real Decreto-Ley le obliga, la RFEF se verá obligada a ejercer las acciones legales que procedan para defender sus derechos y los del fútbol no profesional»,continúa.

Además, la FEF denuncia que «se pretende crear una nueva estructura societaria, cuya única finalidad radica en que el presidente de la LNFP se convertirá en el presidente de la nueva entidad, percibiendo además nuevos emolumentos por ello y eludiendo los ya de por si pocos controles que ahora se le imponen».

Es por todas estas razones que la FEF concluye que la operación «excede de lo que se pudiera entender por la comercialización de los derechos audiovisuales a las que se limitan las competencias de la Liga, pudiendo afectar de manera irreversible al futuro de la competición». Por último, se hace eco de «diversas quejas y comentarios que le han hecho llegar diversos clubes de Primera y Segunda División».

Respuesta de LaLiga

La reacción de Tebas al comunicado de la FEF no se ha hecho esperar. «Por fin la FEF saca el esperado comunicado sobre la Superliga apoyando a UEFA y ligas. ¡Ah no! Que sobre un proyecto que liquidaba al fútbol español ni se pronuncian. Eso sí, para atacar a LaLiga no fallan. Hay que seguir instrucciones... ¡si ni se han estudiado los documentos!», ha escrito el presidente de LaLiga en su cuenta de Twitter.

LaLiga, en una nota de prensa, defiende que ha facilitado a la FEF «con total transparencia la documentación íntegra de la operación». Defiende que «CVC ha resultado ser el mejor socio industrial posible tanto por la atractiva valoración a la que se realiza la operación como por su dilatada y exitosa experiencia, en particular, en el sector de derechos deportivos». Lamenta que la FEF «demuestra un escaso análisis de las condiciones del proyecto al realizar afirmaciones carentes de fundamento puesto que, lejos de forzar ninguna institución jurídica, LaLiga Impulso se plantea desde estructuras transparentes y reguladas en el código de comercio sin que en ningún caso se realicen actos de disposición sobre los derechos audiovisuales de los clubes».

La patronal rechaza que «de forma gratuita, se afirme que LaLiga Impulso acrecienta la desigualdad e impida el desarrollo de la competición, pues tal y como se demuestra en la documentación facilitada a la RFEF, el proyecto permite una evolución significativa de la misma sin que afecte o perjudique el ejercicio de las competencias atribuidas a LaLiga por la Ley del Deporte y el Real Decreto-ley 5/2015». Asegura, además, que «LaLiga Impulso se enmarca dentro de las competencias legalmente atribuidas a LaLiga tal y como ha sido ratificada en distintas resoluciones judiciales y que no se corresponde con el que plantea la RFEF en su comunicado».