Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 25 de febrero
Bélgica-Portugal | Eurocopa 2020/2021 Octavos

Bélgica echa a Ronaldo de la Eurocopa

Un disparo de Thorgan Hazard resolvió un duelo tedioso en el que Portugal mereció más y De Bruyne y Eden se lesionaron

Ignacio Tylko

Londres

Domingo, 27 de junio 2021, 00:04

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Avanza Bélgica, que se medirá el próximo viernes a Italia en Múnich en uno de los grandes duelos de cuartos, pero los 'diablos rojos' tampoco meten miedo en esta Eurocopa tan equilibrada.

Decepción enorme de Portugal, que hace cinco años se coronó en París tras acabar tercera la fase de grupos, pero en esta ocasión no le acompañó el físico ni la suerte. Si no marca Cristiano Ronaldo, el insaciable hombre de los récords, no hay paraíso. Se esperaba mucho más de talentos como Bruno Fernandes y Joao Félix, que salieron con el duelo ya muy cuesta arriba.

Bélgica

Courtois, Alderweireld, Vermaelen, Vertonghen, Meunier, Tielemans, Witsel, Thorgan Hazard (Dendoncker, min. 90+5), De Bruyne (Mertens, min. 48), Lukaku y Eden Hazard (Carrasco, min. 87).

1

-

0

Portugal

Rui Patricio, Dalot, Ruben Dias, Pepe, Guerreiro, Moutinho (Joao Félix, min. 55), Palhinha (Danilo, min. 78), Renato Sanchez (Sergio Oliveira, min. 78), Bernardo Silva (Bruno Fernandes, min. 55), Cristiano y Diogo Jota (André Silva, min. 70).

  • Goles: 1-0: min. 42, Thorgan Hazard.

  • Árbitro: Felix Brych (Alemania): Mostró amarilla a Palhinha, Dalot, Vermaelen, Pepe y Alderweireld.

  • Incidencias: Partido de octavos de final de la Eurocopa disputado en La Cartuja. 33º al inicio.

Hasta que el pequeño de los Hazard, en este momento el bueno, levantó de sus asientos la concurrencia con un enorme y lejano disparo que sorprendió a Rui Patricio, la noche era soporífera en La Cartuja. Quizá porque no ocurría casi nada, el portero del Wolverhampton estaba desactivado. Ese gol clave también retrató a Bernardo Silva, vago a la hora de las ayudas defensivas, como ya le ocurrió ante Gosens en la goleada de Alemania.

Suele ocurrir en los duelos más esperados de los primeros cruces que los contendientes se tienen un respeto casi reverencial y todos se preocupan más de no cometer errores que de desequilibrar.

Pocas hostilidades tras una puesta en escena en la que Bob Fernández se decantó por el veterano Vermaelen como tercer central y prefirió los galones del capitán Eden Hazard al trabajo y velocidad de Yannick Carrasco. Enfrente, Fernando Santos demostró que no le gustaba su selección y por eso William Carvalho y Danilo eran titulares y ahora son suplentes. Tiene este equipo mucha más calidad técnica que el que se coronó, pero su veterano técnico antepone siempre la seguridad defensiva. Normal cuando arriba tienes un pegador como Cristiano que suele resolver pero no siempre puede salir cara.

Dominaba algo más Bélgica, pero Portugal disfrutaba de las mejores ocasiones. Casi siempre por las arrancadas de Renato Sanches, el único que rompía líneas, o las pérdidas de balón de Eden Hazard con sus frivolidades. Pero Diogo Jota primero disparó mal y luego Courtois se lució a tiro libre de Cristiano. Cuando mejor se sentían los lusos, llegó el golpe del gol en esa acción aislada al filo del descanso. La alegría de los belgas se truncó con la lesión en el tobillo de De Bruyne tras una dura entrada de Palhinha. Salió en la segunda parte, pero duró tres minutos. Mala suerte para esta figura del City que tampoco pudo acabar la final de la Champions.

Tampoco se volvió loca Portugal tras el descanso, como si confiase en que ya le llegaría algún balón a Cristiano. Movió el árbol Santos y buscó más calidad con el doble cambio de Bruno Fernandes y Joao Félix y luego con André Silva, pero los belgas se sentían felices defendiendo al abrigo de Courtois, con la madera también como aliada. Más intranquilos cada vez que el mayor de los Hazard disputaba un balón, hacía gestos de dolor y se tocaba el tobillo tres veces operado. Psicosis, aunque al final sufrió otra lesión muscular. Tremendo.

No alcanza la talla de la memorable pelea entre Mohamed Alí y George Foreman que el 30 de octubre de 1974 hizo rugir a África y dio la vuelta al mundo, pero al calor de La Cartuja se celebra este domingo una extraordinaria velada que con dos pesos pesados del planeta fútbol como protagonistas: Cristiano Ronaldo, el campeón e insaciable goleador de los récords que sustenta a Portugal, frente a Romelu Lukaku, el legítimo aspirante belga que pone en jaque cualquier defensa con su excelente pegada y notables conceptos de fajador, pero con cierta tendencia a descentrase.

Dos de los favoritos al título se miden muy pronto, en octavos de final de la Eurocopa. La batalla ha adquirido tintes de final adelantada porque los lusos defienden el título obtenido hace cinco años frente a Francia en París y la generación de oro belga que dirige el español Roberto Martínez disfruta quizás de su última oportunidad para culminar su progresión coronando la cima en un gran torneo.

Tras concluir la primera fase como líderes de su grupo B y con pleno de victorias, los 'diablos rojos' confiaban cruzarse en el primer cruce con un rival más asequible, pero se han topado con un coco, superviviente en el 'grupo de la muerte' como uno de los cuatro mejores terceros. Pese a los cinco goles sellados por Cristiano Ronaldo, tres de ellos de penalti, los de Fernando Santos terminaron por detrás de Francia y Alemania, lo que ahora les obliga a una reválida de órdago.

Como siempre desde que el crack de Madeira, con solo 18 años, sustituyó a Luis Figo durante un amistoso ante Kazajistán y escenificó el relevo generacional auspiciado por el brasileño Luiz Felipe Scolari, Portugal apela a su estrella como garantía. El delantero de la Juventus tiene 36 años y disputa su quinta Eurocopa, récord absoluto, pero su ambición permanece inalterada. Es el pichichi del torneo, el máximo artillero histórico del campeonato con 14 dianas y ha igualado al iraní Ali Daeil como mejor goleador de selecciones (109). ¿Álguien da más?

Referentes

«Siempre lo está intentando y lucha por los goles», le agradece el luso Fernando Santos, feliz porque su estrella «está comprometido con el equipo». El exmadridista volverá a ser el referente de un grupo que en algunos momentos estuvo al borde del abismo en la fase de grupos, pero que tras su derrota ante Alemania 4-2 dio una buena imagen en el empate 2-2 con Francia.

«Este equipo sabe que tiene que atacar bien y defender bien; cuando lo hacemos, es difícil para cualquier rival», advirtió el veterano Santos ya antes del choque contra los campeones del mundo. Ronaldo probablemente vuelva a estar acompañado en ataque por Bernardo Silva y Diogo Jota, mientras en el centro del campo el seleccionador podría optar por repetir con Joao Moutinho y Renato Sanches.

El intenso calor de Sevilla beneficia sobre el papel a los lusos, que a priori ya tienen ganado también el duelo en las gradas por la proximidad geográfica. Las advertencias del gobierno belga al reclamar prudencia por la situación del covid-19 en la capital andaluza, desanimará a muchos aficionados. Pero ya sea en La Cartuja, en casa o en los bares, los belgas estarán muy pendientes de una selección que se colgó el bronce en el Mundial de Rusia 2018 y exhibe un recorrido impecable en la Eurocopa.

A vueltas con Hazard

A la espera de una mejor versión de Eden Hazard, Lukaku, autor de tres goles en el campeonato continental, es el hombre a seguir. «Cuando está en el área, es difícil para los defensas pararlo. Con el cuerpo que tiene, su fuerza, controla perfectamente el balón. Y en carrera también es temible», describió su compañero Kevin de Bruyne sobre el imponente campeón de la Serie A con el Inter.

Alineaciones probables

  • Bélgica: Courtois, Alderweireld, Vermaelen, Vertonghen, Meunier, De Bruyne, Witsel, T. Hazard, Carrasco, Lukaku y Eden Hazard.

  • Portugal: Courtois, Alderweireld, Vermaelen, Vertonghen, Meunier, De Bruyne, Witsel, T. Hazard, Carrasco, Lukaku y Eden Hazard.

  • Árbitro: Felix Brych (Alemania).

  • Hora: 21:00 h. La Cartuja.

  • TV: Telecinco

El centrocampista o delantero del City se perdió el primer partido contra Rusia por las fracturas en el rostro sufridas en la final de la Champions, pero ha seguido una línea ascendente en los dos siguientes encuentros, con dos goles y dos asistencias. Roberto Martínez ha evitado adelantar si saldrá desde el inicio. «Somos un equipo dinámico que se construye en el ataque. Pero tendremos que ser pacientes, controlar el juego, ser sólidos, compactos y defender como equipo», advirtió el catalán. Llegados a este punto, la Eurocopa ya no perdona errores.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios