Aficionados húngaros en el Puskas Arena de Budapest durante el partido que midió a su selección con Francia. / Franck Fife (Afp)

Eurocopa 2020/2021 Tres partidos a puerta cerrada y multa contra Hungría por sus hinchas

Los ultras profirieron gritos racistas contra jugadores de color de la selección francesa y lucieron pancartas homófobas durante los otros encuentros de la fase de grupos, contra Portugal y Alemania

COLPISA / AFP NYON

La Federación Húngara de Fútbol ha sido sancionada con tres partidos a puerta cerrada (uno de ellos con cumplimiento en suspenso) y con una multa de 100.000 euros por el «comportamiento discriminatorio de sus aficionados» en los tres partidos disputados por su selección en la Eurocopa, ha anunciado este viernes la UEFA.

Gritos racistas contra jugadores de color de Francia fueron proferidos desde la tribuna donde se encontraban ultras húngaros en Budapest el pasado 19 de junio. La UEFA investigó igualmente pancartas homófobas lucidas por aficionados de Hungría durante los otros partidos de la fase de grupos, contra Portugal y Alemania.

El 20 de junio, la instancia que dirige el fútbol europeo había nombrado «un inspector ético y disciplinario» para investigar «potenciales incidentes discriminatorios en el Puskas Arena de Budapest». La investigación fue ampliada tras presuntos cánticos y pancartas homófobas en el Alemania-Hungría del 23 de junio en Múnich.

Este viernes, la instancia de control, de ética y de disciplina ordenó a la Federación Húngara «jugar a puerta cerrada sus tres próximos partidos de competición UEFA en casa. El tercero queda en suspenso en su cumplimiento, sometido a un tiempo de prueba de dos años a partir de la fecha de la decisión». Esta sanción no se aplicará para los partidos de las eliminatorias del Mundial 2022, que organiza la FIFA y no la UEFA, precisó la organización con sede en Nyon.

Además de una multa de 100.000 euros, la Federación Húngara deberá «mostrar una pancarta con la expresión #EqualGame, con el logotipo de la UEFA en la parte superior» en los encuentros que se disputen a puerta cerrada, precisa el comunicado.

En la fase de grupos de la Eurocopa, la UEFA fue criticada por haber rechazado que las autoridades de Múnich (Alemania) iluminaran el estadio Allianz Arena con los colores arcoíris de la comunidad LGBT como protesta contra una ley húngara considera homófoba, con motivo del partido Alemania-Hungría. La UEFA invocó entonces una obligación de neutralidad política, afirmando que tiene un «compromiso firme» en la lucha contra la homofobia.