Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este viernes 21 de junio
Robert Lewandowski cabizbajo, mientras los eslovacos celebran el triunfo. reuters
Polonia atiza a Lewandowski
Eurocopa 2020/2021

Polonia atiza a Lewandowski

Al Bota de Oro con el Bayern se le acusa de no dar la talla con su país, con solo dos goles firmados en los grandes campeonatos

Ignacio Tylko

Madrid

Martes, 15 de junio 2021, 17:38

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La vieja guardia polaca, patriotas con un exacerbado sentimiento nacionalista que disfrutaron de esa edad de oro en la que la selección blanquirroja de fútbol logró el tercer puesto en los Mundiales de Alemania-74 y España-82, clama al cielo al tras la derrota sufrida por su país frente a la vecina y pequeña Eslovaquia en San Petersburgo, la antigua Leningrado para mayor desazón de un pueblo tan anticomunista como el polaco. No tiene la actual selección el nivel general de los Tomaszewski, Zmuda, Deyna, Lato, Szarmach o Gadocha, tampoco la talla de la Polonia que fue plata olímpica en Barcelona-92 tras perder la final contra España, pero sí dispone del mejor futbolista de su historia. De ahí que las críticas tras la debacle ante los amigos eslovacos se focalicen en Robert Lewandowski, al que se le acusa de haber marcado solo dos goles con su selección en los grandes torneos.

Polonia carga con inusitada dureza contra el veterano delantero del Bayern de Múnich, que llegó a la Eurocopa con la vitola de ser el último Bota de Oro europeo y de haber superado el récord de goles (41) en la Bundesliga que ostentaba el mítico 'Torpedo' Müller desde 1972. De nuevo, el ariete de Varsovia comprobó el lunes lo que sufre un punta al que apenas le llegan un par de balones en condiciones en todo un partido. Y si encima los remata en semifallo, arrecian los reproches. «El nombre Lewandowski es el séptimo más popular en Polonia, y después de lo ocurrido en San Petersburgo, es difícil no preguntarse si hizo lo correcto saltando al campo. Claro, no podía contar con buenos pases de sus compañeros, pero incluso después de que el balón le llegara dos veces, lo jugó mal. Escaso rendimiento», escribió el diario deportivo 'Przeglad Sportowi'.

Mientras que rodeado de los Gnabry, Müller, Coman o Goretzka domina con puño de hierro las estadísticas goleadoras en Europa, en Polonia sufre las carencias de un grupo que no se amolda a su juego, desaprovecha un filón y le deja como un islote. Su aportación frente a Eslovaquia, tanto antes de la expulsión clave del exsevillista Krychowiak como después, fue prácticamente nula. De nuevo, acusó la ausencia de jugadores con un nivel parejo a sus compañeros del Bayern para asociarse. Salvo Zielinski, interesante centrocampista 'box to box' del Nápoles, el resto mantiene un perfil más combativo que técnico. Lewandowski está preocupado. «No estuvimos lo suficientemente bien ante Eslovaquia como para crear situaciones claras. Espero que contra España, un rival más fuerte, consigamos arreglar lo que no ha funcionado y seamos mejores, apuntó el matador del Bayern Múnich a la televisión polaca TVP.

Jugador franquicia

El jugador franquicia de Polonia se atasca en los grandes torneos. Aunque sea su mayor goleador histórico con 63 tantos y 17 asistencias en sus 116 encuentros internacionales, desde que debutó en 2008 su rendimiento no es acorde con su perfil. Sus números no son ni de lejos los que históricamente ha firmado en sus clubes. Lewandowski jugó la Eurocopa de Polonia y Ucrania en 2012 y la de Francia 2016, así como el Mundial de Rusia 2018. Pero no consiguió llevar a su selección a los Mundiales de Sudáfrica y Brasil. En total, ha disputado doce partidos en citas cumbre. Nunca fue sustituido, acumula 1.140 minutos, incluidas dos prórrogas pero solo le marcó a Grecia en 2012 y a Portugal hace cinco años.

Las críticas polacas apuntan también a otro jugador de primer nivel, su guardameta Szczesny. «El primer gol es un error defensivo de Bereszinsky y Glik, pero el portero de la Juve pasará a la historia por ser el primer futbolista polaco en marcar un autogol en la Euro, algo lamentablemente contraproducente», destaca la prensa deportiva. También Paulo Sosa, el técnico portugués llegado a la selección en enero, recibe lo suyo: «Sousa sorprendió desde el principio por su método de trabajo. En marzo estaba justificado. Si hubiera seguido esta idea en el club, trabajando con jugadores durante semanas, meses, probablemente habría tenido posibilidades de éxito. Pero ha resultado ser un completo fracaso hasta ahora y en San Petersburgo se produjo una derrota muy lógica».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios