Pau Torres, uno de los llamados a liderar la defensa española. / efe

Un nuevo líder para la defensa de España

Pau Torres y Eric García parten con ventaja para asumir el rol de Ramos

JAVIER ASPRÓN Madrid

Luis Enrique fue el primero en reconocerlo al dar la convocatoria para la Eurocopa: «No es la lista que quería desde el momento en el que hay jugadores lesionados que no pueden estar. Hay bajas notables». El asturiano se refería, especialmente, a las ausencias en defensa, pues daba la sensación de que cojeaban en exceso tanto el lateral derecho como el centro de la zaga. En esta última posición se le habían caído de un plumazo dos de los cinco hombres con los que había contado desde su estreno como seleccionador. Que Sergio Ramos e Iñigo Martínez no estuvieran en condiciones de acudir a la Euro obligó al seleccionador a moverse rápido. Urgió a la Federación a tantear la posibilidad de que Laporte vistiese la camiseta nacional y respiró aliviado al comprobar la disponibilidad del ex del Athletic, porque sentía que así podía completar su nómina de centrales con garantías.

Con todo, hay un detalle que chirría. Si hay algo aún mayor que el ascendiente de Sergio Ramos en el equipo nacional son sus números con la selección. Los datos son de sobra conocidos. Sus 180 partidos, los 23 goles... esas siete participaciones en fases finales (tres Eurocopas y cuatro Mundiales). A falta de saber si volverá o no, el registro del andaluz le deja con 13.735 minutos jugados con la camiseta de la selección. Una auténtica barbaridad y un contraste absoluto con los registros que presentan los cuatro centrales alistados por Luis Enrique para esta Eurocopa.

En el número de partidos hay un triple empate. Pau Torres, Eric García y Diego Llorente suman siete internacionalidades cada uno, aunque gana en experiencia el castellonense por los minutos disputados (569 frente a 514 y 381). Para todos ellos, incluido Laporte, claro está, es su primera participación en una fase final de un torneo de selecciones. Más allá de que no esté Ramos, hay dudas fundadas sobre si cuentan con el cuajo necesario para afrontar a las bravas un torneo de tanda dureza. «Todos los compañeros que estamos aquí rendimos a alto nivel en nuestros clubes y estamos capacitados para jugar cuando el míster decida», decía ayer Pau Torres con una seguridad aplastante. «Presión no tenemos ninguna», insistía poco después. «Cuando vienes aquí y eres joven, intentas aprender con cualquier compañero veterano. Con Sergio he aprendido mucho. Y ahora con el que juegue aprenderemos juntos», añadía.

Ideas claras

Torres, 24 años y flamante campeón de la Europa League con el Villarreal, parece el más indicado para asumir el papel de jerarca de la defensa. Salvo en la convocatoria del pasado marzo, que se perdió por lesión, fue el acompañante de Ramos en todos los partidos oficiales desde el regreso de Luis Enrique. A la espera de lo que dicten los entrenamientos en Las Rozas, el asturiano también parece tener clara a su pareja. Eric García (19 años) fue titular ante Grecia, Georgia y Kosovo, el último test antes de que se decidiera quién acudía a la Eurocopa. «Es un chico muy tranquilo para la edad que tiene. Viene de un gran club como el City y ahora ha fichado por el Barça. Está capacitado para jugar con la selección y tiene unas condiciones ideales», exponía Pau Torres sobre su presumible compañero en el centro de la zaga.

Los cuatro centrales son conscientes de que serán mirados con lupa desde el primer minuto del amistoso ante Portugal y mientras dure la andadura de España. El runrún por la ausencia de Ramos se ha ido apagando en el campo base de Las Rozas, pero cualquier error volverá a recuperar los viejos debates.