Álvaro Morata, en el amistoso ante Portugal previo a la Eurocopa. / Efe

Morata: «Han insultado a mi familia, que ojalá se mueran mis hijos...»

El delantero de la selección lamentó las críticas que recibe y confiesa que «ojalá la gente se pusiera más en mi piel»

J. VARELA Madrid

Álvaro Morata no se esconde. El delantero de la selección está siendo el jugador más criticado en esta Eurocopa. Un par de fallos en los partidos ante Suecia y Polonia y un penalti fallado ante Eslovaquia le han puesto en el punto de mira de la afición. El futbolista reconoció en los micrófonos de 'El partidazo' de la cadena COPE que no han sido días fáciles para él y su familia. «Estuve 9 horas sin dormir tras el partido ante Polonia».

Además, lamentó los ataques sufridos y confesó haber «recibido amenazas, insultos a mi familia, que ojalá se mueran mis hijos... pero estoy bien, quizás hace unos años hubiese estado jodido. He pasado unas semanas aislado de todo».

«Quizá no he hecho mi trabajo como debería. Entiendo que se me critique porque no he metido gol, pero ojalá la gente se pusiera en el lugar de lo que es recibir amenazas

Morata

El delantero reconoce eso sí que no ha estado al nivel que él mismo esperaba de cara al gol y asume las críticas siempre que sean constructivas. «Quizá no he hecho mi trabajo como debería. Entiendo que se me critique porque no he metido gol, pero ojalá la gente se pusiera en el lugar de lo que es recibir amenazas, que te digan que se mueran tus hijos... cuando pasa alguna tragedia dirían este es buen chaval». Morata desveló lo que hace para evitar que esas críticas y los comentarios de los aficionados le afecten en su día a día: «Cada vez que llego a la habitación, mi teléfono a otro sitio». Eso sí, dejó claro le molesta «es que se lo digan a mi mujer, que les digan a mis hijos. Les dicen de todo», lamentó.

Explica su frase «opinar es gratis»

Morata asume de buen grado las críticas cuando no le salen las cosas, pero echa en falta un poco de respeto por parte de los aficionados: «La gente me pita porque es lo que escucha, pero yo lo doy todo. Doy la vida por la selección». Además, reconoce que «si ante Suecia o Polonia hubiésemos ganado 3-0 el estadio hubiese hecho la ola». El delantero lamentaba que «cada cosa que digo o no digo es interpretada... Ojalá la gente se pusiera más en mi piel». Unas palabras con las que se refiere a su famosa frase tras el partido ante Polonia de «opinar es gratis». «Lo dije con rabia por haber empatado en una Eurocopa. No me voy a poner chulo delante de toda España», reconoce con tranquilidad.

«Lo dije con rabia por haber empatado en una Eurocopa. No me voy a poner chulo delante de toda España»

Morata

Es más, el delantero de La Roja va más allá y plantea que «ojalá la gente se pusiera en el otro lugar. Lo que me toca a mí... la gente pita porque es lo que escuchan, hay mucha gente que incita a eso». Sin embargo, Morata sí lamentó no recibir el mismo trato que oros futbolistas y compañeros de la selección: «Yo lo doy todo. No me dan los mismo palos que a otros. Cada cosa que digo es interpretada de un modo y otro. Tengo dos opciones, o callarme o venir aquí a explicarme«.

Álvaro Morata falla el penalti ante Eslovaquia. / Efe

El penalti ante Eslovaquia

Lo que sí demostró Álvaro Morata es que no se arruga ante nada y que si tuviera que volver a lanzar un penalti, como ante Eslovaquia, lo haría sin dudarlo. «Estoy muy orgulloso por tirar un penalti después de que me pitasen. Yo vi que nadie cogía el balón, lo cogí yo y lo tiré. Miré a ver si alguien quería... tiré yo y fallé«, reconoce. Un momento complicado por lo que suponía tras las críticas recibidas, pero que Morata supo gestionar: »No se me vino e mundo encima«. »Todo el mundo falla. Casillas, Raúl y Reina y muchos más me han dicho que no le dé importancia a las críticas«, desveló.

El delantero explicó el trabajo con el psicólogo de la selección y la importancia del trabajo diario con él para todos los futbolistas. «Joaquín nos ayuda mucho. Está muy bien tener una persona que te entienda y te escuche cada vez que lo necesitas». Eso sí, Morata reconoció que tiene miedo a volar y que sus compañeros le «hacen bromas con ello y poder hablarlo con él está muy bien».

Reivindica a sus compañeros

Y sobre las opciones de España en la Eurocopa, Morata fue valiente y apostó por España. «No creo que estemos un peldaño por debajo de Alemania, Francia o Portugal», confesó aunque insistió en que hay que tener los pies en el suelo porque «tampoco tenemos que pensar que somos mejores que nadie». Además, demostró poner a la selección por delante de sus intereses individuales al confesar que «firmo no jugar más, ni marcar, y ser campeones de Europa».

Lo que sí quiso fue reivindicar a la selección y a sus compañeros. «Tenemos estrellas. Jordi Alba, Koke, Gerard Moreno... Koke ya se ha pasado el juego», dijo entre risas. «Para mí son estrellas. Lo que tenemos que hacer es currar. Ojalá no meta ni un gol más, pero seamos campeones de Europa. O no jugar ni un minuto más», repitió. Por último, confesó que lo conseguido por la selección en anteriores torneos es historia de España y que deben asumir que siempre se les compare con ellos: «Hemos crecido viendo a la otra generación, estuve en Colón. En la de 2008».