Pogba muestra su poderío ante Alemania. / Efe

Eurocopa 2020/2021

El coloso 'pulpo Paul'

Pogba, un tipo comprometido con las causas sociales, impartió una lección magistral de versatilidad ante Alemania y demostró por qué Zidane siempre lo quiso en el Real Madrid

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Madrid

Las poderosas arrancadas de Kylian Mbappé no dejan de asombrar al mundo, pero el jugador más valioso del triunfo ante Alemania en Múnich fue Paul Pogba, criticado por su intermitencia, cierta indisciplina y un perfil discreto en el Manchester United, pero un coloso con su país. En el brillante estreno del campeón del mundo ante Alemania en Múnich, dejó patente que Zinedine Zidane no era ningún lunático ni se movía por capricho o paisanaje cuando reclamó una y mil veces su fichaje para el Real Madrid. Músculo, zancada, poderío aéreo con sus 191 centímetros de estatura, calidad, visión de juego y presencia ofensiva. El pase con el exterior que le brindó a Lucas Hernández en el preludio del autogol de Hummels fue una maravilla.

Todo es más fácil si uno está escoltado por el incansable N'Golo Kanté, pero el versátil centrocampista de origen guineano se hartó de robar balones y cerrar los espacios a la 'Mannschaft'. Entre los dos, con la ayuda de Rabiot, evitaron que Kroos y Gundogan hallaran rendijas en la retaguardia 'bleu'. Pogba acabó el choque con una hoja de servicios que da fe de su exhibición. Completó con tino 40 pases de 50, no precisamente cortitos y al pie sin asumir riesgos, acertó en sus tres regates, recibió cuatro faltas y ganó 13 de los duelos que protagonizó. Recorrió 10,6 kilómetros y su velocidad máxima fue de 28 km/h.

Números al margen, siempre fríos y no muy fiables en el fútbol, Pogba se manejó con la personalidad de un 'crack' en un clásico de tronío. En el despliegue ofensivo, Alemania no pudo echarle el lazo. Rompió líneas de pase con sus conducciones y profundizó para aprovechar la velocidad de los delanteros. Fue clave en la acción del gol y también asistió en dos bellas jugadas que terminaron con el balón dentro de la portería de Neuer, anuladas por fueras de juego justitos de Mbappé, tan veloz que es difícil no caer en 'offside', y Karim Benzema.

Pogba cobra 18 millones al año, tiene contrato con el United hasta el 30 de junio de 2022, y muchas novias. A través de su representante, un tipo tan hábil para los negocios como Mino Raiola, se deja querer. El 'pulpo Paul' es un tipo comprometido dentro y fuera del campo. Le sobran agallas y personalidad para seguirle el juego a Cristiano Ronaldo. Nada más recibir el trofeo de la UEFA al MVP del partido, retirar de la sala de prensa la botella de cerveza de un patrocinador. El alcohol no es un buen ejemplo para la juventud, y punto.

Apoyo a Palestina

Hace apenas un mes, tras un partido contra el Fulham en la penúltima jornada de la Premier, Pogba mostró su apoyo a los palestinos coincidiendo con un nuevo ciclo de violencia con Israel en Gaza. Junto a su compañero marfileño Amad Diallo, dieron una vuelta a Old Traford con una bandera palestina aplaudiendo a las tribunas, con 10.000 espectadores allí congregados.

Recibió críticas, pero le defendió su técnico Ole Gunnar Solskjaer. «Tenemos jugadores de diferente procedencia social, cultura y países y debemos respetar sus opiniones si difieren del resto», declaró el preparador noruego. «Si mis jugadores piensan otras cosas más allá del fútbol, es positivo», añadió el mítico exjugador y ahora entrenador de los 'diablos rojos'. Y recordó el ejemplo del delantro Marcus Rashford, convertido en portavoz de la lucha contra la pobreza infantil.

Su rendimiento con Francia, donde ya ha sido campeón del mundo sub-20 y absoluto, es superlativo en comparación con el centrocampista mucho menos relevante en su club. Este curso, Pogba ha participado en 42 partidos, de ellos 26 en el torneo de la regularidad, con unas estadísticas de seis goles y nueve asistencias, aprobado raspado para un jugador de su nivel.

En agosto de 2016, Pogba regresó al Manchester United, procedente de la Juventus, por 120 millones de euros, convirtiéndose en el fichaje más caro de la historia en ese momento. Y en estos cinco años solo ha conseguido dos títulos, ambos en su primera campaña, una Liga Europa y una Copa de la Liga inglesa.

Con los gallos, 79 partidos y diez goles desde que debutó en 2013, con 20 años recién cumplidos, de la mano de Didier Deschamps. No le asusta la presión del favorito. «Ante Alemania dimos un espectáculo que nuestros rivales pueden temer. Sabemos que tenemos que hacer honor a nuestra etiqueta de campeones del mundo y salir al campo con humildad. Cuando hay que sufrir, lo hacemos juntos y cuando atacamos, lo hacemos juntos». Palabra de Pogba tras su primera exhibición.

El reto de Bruno presbicia

El portugués Bruno Fernandes lanzó un mensaje en redes a su Pogba, compañero de equipo, después de el éxito del galo ante los teutones. «Estoy feliz por ti, pero (el MVP) es solo hoy», le dijo en tono de broma al colega con el que comparte la zona de mediocentros en el Manchester United. El mensaje fue publicado en Instagram después de que Pogba subiera un post en el que se le podía ver como mejor jugador en Múnich. Serán rivales en la tercera jornada del grupo, cuando se celebre la revancha entre los vigentes campeones continental y universal.