Borrar
Los jugadores y el cuerpo técnico del Real Madrid celebran la conquista de la Supercopa de España. Juan Carlos Cárdenas (Efe)
El Madrid humilla al Barça y pone en la cuerda floja a Xavi
Supercopa de España

El Madrid humilla al Barça y pone en la cuerda floja a Xavi

Un triplete de Vinicius y un gol de Rodrygo le dan su decimotercera Supercopa de España a los blancos ante un rival que acabó desquiciado

Óscar Bellot

Madrid

Domingo, 14 de enero 2024, 21:06

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Aseguró Carlo Ancelotti en la previa de la final de la Supercopa de España que el objetivo del Real Madrid no era tomarse la revancha por la estrepitosa derrota que el Barça le infligió a los blancos doce meses atrás en Riad, sino que perseguían otro título porque esa es la idiosincrasia del club de Chamartín. Logró una y otra cosa su equipo, que levantó por decimotercera ocasión en su historia el trofeo que otrora se dirimía solo entre el campeón de Liga y el de Copa y se cobró además cumplida venganza en un partido en el que dio un repaso monumental a su adversario que pone aún más en la cuerda floja a Xavi.

El preparador catalán se vio superado de principio a fin por el planteamiento de Ancelotti, que tomó la debida nota de lo sucedido el pasado año en el Estadio Rey Fahd y demostró la sideral distancia que hoy por hoy existe entre un equipo que navega viento en popa a toda vela y otro que no logra salir del puerto.

Un 'hat-trick' de Vinicius, descomunal MVP hasta el punto de desnortar a su habitualmente inexpugnable alguacil Araujo, decantó en la primera parte un encuentro que el Real Madrid sentenció en la segunda mitad con un gol de Rodrygo. El Barça, superado por los acontecimientos, apenas sacó brevemente la cabeza gracias a un tanto de Lewandowski que enseguida quedó en papel mojado, pero finalizó el pleito en inferioridad numérica a raíz de una doble amarilla de Araujo que personificó con su expulsión el apagón colectivo de un bloque sin capacidad de respuesta que acabó desquiciado.

Real Madrid

Lunin, Carvajal, Rüdiger, Nacho, Mendy, Valverde (Ceballos, min. 86), Tchouaméni, Kroos (Modric, min. 81), Bellingham (Joselu, min. 86), Rodrygo (Brahim, min. 77) y Vinicius (Camavinga, min. 81).

4

-

1

Barcelona

Iñaki Peña, Araujo, Koundé, Christensen, Balde, De Jong, Sergi Roberto (Fermín, min. 61), Gündogan, Pedri (Lamine Yamal, min. 61), Ferran Torres (Joao Félix, min. 61) y Lewandowski.

  • Goles: 1-0: min. 7, Vinicius. 2-0: min. 10, Vinicius. 2-1: min. 33, Lewandowski. 3-1: min. 39, Vinicius, de penalti. 4-1: min. 64, Rodrygo.

  • Árbitro: Martínez Munuera (Comité Valenciano). Amonesto a Sergi Roberto, Bellingham y Rüdiger. Expulsó a José Ramón de la Fuente, entrenador de porteros del Barça, con roja directa, y a Araujo (min. 71) por doble amarilla.

  • Incidencias: Final de la Supercopa de España, disputada en el Al-Awwal Park de Riad ante unos 25.000 espectadores.

Ancelotti fue consecuente al introducir dos variantes en su once respecto al que presentó en la semifinal contra el Atlético: Kroos por Modric y Lunin por Kepa. Especialmente significativo resultó el cambio de guardia en la portería, puesto que el vasco venía de protagonizar una aciaga actuación en el derbi y una suplencia en la final podía ser interpretada como un castigo a un guardameta de moral quebradiza. El italiano, sin embargo, no tuvo reparos a la hora de sentarle en un partido de tronío, una decisión que aseguró tener tomada de antemano, lo que denota que el ucraniano ha adelantado al vizcaíno en las preferencias del cuerpo técnico del Real Madrid. Sus prestaciones en la final, de nuevo notables, refuerzan el nuevo escenario.

En el bando azulgrana, la principal incógnita residía en saber cuánto se atrevería Xavi a estirarle el carrete a Pedri, un talento diferencial maltratado por las lesiones. De haberse tratado de una noche corriente, posiblemente hubiese colocado la venda antes de la herida. Pero dada la excepcionalidad que supone cualquier clásico, máxime cuando hay un título en juego, el egarense entregó la batuta desde el inicio al canario y reforzó así la medular con un cuarto jinete. El Barça trataba de repetir de este modo la fórmula que le dio éxito el año pasado en la final celebrada también en Riad, pero el Real Madrid demostró tener la lección bien aprendida.

Xavi había enarbolado la bandera del 'cruyffismo' en la previa, sabedor de que cualquier alusión al venerado estilo que impuso el holandés volador puede servir como parapeto en tiempos de tormenta. Mas este Barça no tiene, ni mucho menos, los peones necesarios para moverse sobre el tablero con semejante elegancia. Quedó de manifiesto en un descorche de partido tan apabullante por parte de la vanguardia del Real Madrid como deficiente por la retaguardia azulgrana. Dos mano a mano de Vinicius, el primero facultado por un extraordinario pase en profundidad de Bellingham y el segundo habilitado por Rodrygo tras una carrera supersónica del paulista desde la divisoria, sirvieron para sellar otros tantos goles blancos cuando no se había alcanzado el minuto 10.

Rapapolvo de época

El severo rapapolvo planteaba un desafío mayúsculo para el Barça, que estuvo cerca de acortar distancias con una volea de Ferran Torres que repelió el travesaño, antes de que Lunin sacase una gran mano para evitar que Lewandowski convirtiese en gol el rechace. A los hombres de Xavi no les quedaba más remedio que volcarse sobre la portería del eslavo, pero el Real Madrid se protegía sin excesivos apuros y superaba líneas con una facilidad pasmosa en cuanto robaba el esférico.

Los blancos, encendidos y oliendo sangre, pugnaban con más ardor que un oponente que solo logró salir de su atoramiento gracias a un despeje defectuoso de Mendy y un latigazo inapelable de Lewandowski desde la frontal.

La reacción del Barça, en cualquier caso, resultó un espejismo porque el Real Madrid volvió a encontrarle enseguida las cosquillas a la permeable defensa culé con un centro de Tchouaméni desde la derecha persiguiendo la carrera de Vinicius, al que Araujo frenó en seco con un claro agarrón que Munuera Montero no dudó en sancionar señalando el punto de castigo. El penalti lo ejecutó Vinicius, que había fallado uno en el clásico de pretemporada disputado en Dallas pero que resolvió esta vez con buena letra a través de un golpeo ajustado al palo tras una paradinha previa que no engañó a Iñaki Peña.

El 'hat-trick' del fluminense puso en volandas a un Real Madrid que había hecho alarde de clarividencia frente a un Barça tremendamente poroso y en clara inferioridad física. El plan de Xavi hacía aguas y el de Ancelotti funcionaba como un reloj suizo. Pese a ello, el catalán eludió meter el bisturí con cambios al descanso y su equipo fue presa del mismo atasco ante un Madrid muy cómodo en su repliegue sobre el área de Lunin que fiaba la sentencia a una contra.

Así acabaron matando definitivamente los blancos un partido en el que todo les salió de cara, pese al triple cambio a la desesperada con el que Xavi, tarde y mal, trató de girar el rumbo. Activó Carvajal a Valverde con un envío magistral de zurda, percutió el uruguayo por la derecha, conectó al segundo palo con Vinicius, este buscó el pase definitivo que rechazó Koundé y Rodrygo recogió la bola para ponerla en la red con un disparo sedoso, muy al estilo de Kroos. Aún buscó el Real Madrid el quinto, determinado a ahondar en la herida. Estuvo cerca de conseguirlo, pero en realidad poco importaba porque el Barça no fue un adversario digno.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios