Borrar
Doblete del Liverpool a dos semanas de París
FA Cup / Final

Doblete del Liverpool a dos semanas de París

Los 'reds' se imponen al Chelsea por penaltis y conquistan la FA Cup, pero podrían perder a Salah y Van Dijk para la final ante el Real Madrid

Ignacio Tylko

Ignacio Tylko

Madrid

Sábado, 14 de mayo 2022, 20:04

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Como ocurrió en la Carabao Cup, la final de la FA Cup entre el Chelsea y el Liverpool se resolvió en la tanda de penaltis a favor de los 'reds' después de un duelo a tumba abierta al que solo le faltaron los goles. Tsimikas acertó el tiro definitivo, se convirtió en el héroe inesperado y evitó el lamento de Mané, que había errado una pena máxima decisiva con todo a su favor. Por los 'blues', que caen en su tercera final consecutiva del torneo tras las derrotas frente al Arsenal y el Leicester, fallaron Azpilicueta y Mount.

No hubo en el templo de Wembley ese otro fútbol tan clásico en España, ni protestas, ni pérdidas de tiempo, ni piscinazos, ni búsqueda de penaltitos, solo el deseo de vencer en buena lid de dos contendientes que se conocen casi tanto como sus entrenadores. Por primera vez, dos alemanes en los banquillos de esta cita histórica, dos técnicos, Jürgen Klopp y Thomas Tuchel, estudiantes de la misma escuela.

Klopp ya ha ganado todos los títulos posibles con el Liverpool, que no se coronaba en la Copa inglesa desde que se impuso hace 16 años al Aston Villa. Logra su octavo galardón e iguala precisamente al Chelsea y al Tottenham en el tercer puesto del escalafón, lejos aún de los 14 entorchados del Arsenal y los 12 del Manchester United.

Fue una dura batalla durísima que agradece al Real Madrid pensando en la final del 28 de mayo en París. Nadie mejor que el equipo de Carlo Ancelotti para saber que este deporte es imprevisible, misterioso y tantas veces injusto, pero la situación de los 'reds' es muy delicada. Al desgaste físico y mental que supone una final así y estar aún en plena lucha por la Premier con el City, se suma la lesión en la ingle de Salah, que aguantó poco más de media hora ante el Chelsea, y los problemas físicos de Van Dijk, que no resistió la prórroga. Además, Fabinho fue baja en Wembley y está entre algodones para París.

Chelsea

Mendy, Chalobah (Azpilicueta, min. 106), Thiago Silva, Rüdiger, James, Jorginho, Kovacic (Kanté, min. 66), Marcos Alonso, Mount, Lukaku (Ziyech, min. 85) y Pulisic (Loftus Cheek, min. 106, Barkley, min. 119).

0 (5)

-

0 (6)

Liverpool

Mendy, Chalobah (Azpilicueta, min. 106), Thiago Silva, Rüdiger, James, Jorginho, Kovacic (Kanté, min. 66), Marcos Alonso, Mount, Lukaku (Ziyech, min. 85) y Pulisic (Loftus Cheek, min. 106, Barkley, min. 119).

  • Penaltis: 1-0, Marcos Alonso. 1-1, Milner. 1-1, falla Azpilicueta. 1-2, Thiago. 2-2, James. 2-3, Firmino. 3-3, Barkley. 3-4, Alexander-Arnold. 4-4, Jorginho. 4-4, Mané, para Mendy. 5-4, Ziyech. 5-5, Diogo Jota. 5-5, Mount, para Alison. 5-6, Tsimikas.

  • Árbitro: Craig Pawson. Mostró amarilla a James.

  • Incidencias: Final de la FA Cup disputada en un Wembley abarrotado.

Tras diez años sin aparecer en la final del torneo más antiguo del mundo, que celebró en esta edición su 150 aniversario desde el triunfo de los Wonderers ante los Royal Engineers, salió el Liverpool en modo apisonadora. Con una presión altísima, no dejó ni respirar a los londinenses en el primer cuarto de hora. La consigna estaba clara. Buscar una y otra vez en profundidad al colombiano Luis Díaz por la izquierda para que sacase los colores al sierraleonés Chalobah.

Aguantó el Chelsea ese arreón inicial sin perder la calma tras una gran salida de Mendy que abortó el disparo con marchamo de gol de Luis Díaz, y de forma paulatina fue creciendo en el primer acto. Supo esperar en su terreno a los 'reds' para no dejarles espacios al contragolpe, recuperó más balón y fue equilibrando la final. Avisó el estadounidense Pulisic, que superó la vigilancia de Alexander-Arnold pero lanzó ligeramente desviado, y Lukaku le creó problemas a Van Dijk. Parafraseando al añorado músico Antonio Vega, era una lucha de gigantes.

Dejaba jugar Craig Pawson, que le perdonó a Thiago una amarilla que en España sería de libro e incluso se reclamaría la roja, y llegaban noticias inquietantes para el Liverpool. Alisson se dolió después de que Marcos Alonso le golpease con los tacos en la tibia. Fue una disputa en la que solo el mal control del español y la valentía del portero brasileño evitaron el gol. Se recuperó Becker, pero de pronto apareció tirado Mohamed Salah. Le atendieron en el muslo derecho y fue sustituido. Se marchó por su propio pie saludando a sus aficionados, pero la cara de Klopp era todo un poema. Acusó el Pool ese golpe anímico y apenas volvió a acercarse a los dominios de Mendy antes del descanso.

Alternativas

Tras la reanudación, fueron los 'blues', ayer de amarillo, los que salieron a toda mecha. Tres ocasiones excelentes en apenas cinco minutos. Y en dos de ellas de nuevo protagonismo para Marcos Alonso, que llegó a lanzar una falta lateral al travesaño. Además, emergió la figura de Alisson para evitar el gol de Pulisic. El duelo se desataba y en el otro área sendos disparos de Luis Díaz y de Diogo Jota se perdían cerca del palo. Otro susto para los reds. Thiago recibió una suela de James y por momentos se temió por el tobillo del hispanobrasileño. Pudo seguir.

Crecieron sobremanera los 'reds en el tramo final, pero se les negó el gol que les hubiera ahorrado el desgaste de una prórroga. Luis Díaz, al que todavía le falta pegada para ser un 'crack', lanzó contra la parte exterior de la madera y Robertson erró la ocasión del partido y una de las más claras de su carrera. Con todo a favor, golpeó el balón en semifallo y lo estrelló en poste. Boqueaba, pero resistía el Chelsea.

Y se lamentaba en el banquillo Van Dijk en el banquillo tras ser sustituido. ¿Precaución o lesión? Esa es la clave. Pocas noticias en el tiempo extra, marcado por el agotamiento y el miedo a perder de unos y otros. Y en los penaltis, gloria para Tsimikas, en el guion un actor muyb secundario, y miseria para Azpi y Mount. El fútbol en estado puro.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios