Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 21 de abril
Cheikh Kane Sarr agarró a un aficionado en Sestao. RC
Sarr: «Si todos fuésemos como Vinicius, el racismo se acabaría»
Insultos racistas

Sarr: «Si todos fuésemos como Vinicius, el racismo se acabaría»

El portero del Rayo Majadahonda, que el sábado recibió insultos racistas en Sestao, considera que «antes de sancionar a alquien deberías saber si es víctima»

Javier Varela

Madrid

Martes, 2 de abril 2024, 07:50

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Cheikh Kane Sarr ha sido el protagonista involuntario del fútbol español este fin de semana. El portero del Rayo Majadahonda reaccionó ante los insultos racistas que le profirieron desde la grada del estadio Las Llanas de Sestao este sábado, durante el encuentro entre el Sestao River y Rayo Majadahonda de la Primera Federación, y que terminaron con su expulsión y la retirada de su equipo del partido. El portero senegalés del equipo madrileño se encaró con un pequeño grupo de aficionados que seguían el partido detrás de su portería tras recibir un gol y después de escuchar durante el partido expresiones como «puto mono» y «negro de mierda».

El portero, nacido en Dakar, fue expulsado por saltar la valla perimetral del campo de Sestao, abandonar el terreno de juego y agarrar a uno de los aficionados que le insultó antes de ser sujetado por sus compañeros. Después de ver la tarjeta roja se revolvió contra el colegiado y el Rayo Majadahonda se negó a seguir jugando después de ese incidente racista y el partido fue suspendido. Tanto el portero, que puede quedarse sin jugar de cuatro a doce partidos según el código disciplinario de la Federación. como el club se exponen a una dura sanción.

Ahora, Cheikh Kane Sarr ha roto su silencio y ha confesado, primero en declaraciones al El Mundo y la Cope y este martes ya en conferencia de prensa, que, «en la segunda parte cuando cambiamos de campo, ya empecé a notar algunos gritos. En el minuto 50 empezaron a hacer los sonidos del mono, del simio. En el 82, después de recibir el segundo gol, fui a coger agua para beber. Entonces escuché de todo: «Negro de mierda, puto negro». Antes de esto había mucha otra gente que insultaba, no sólo a mí, también insultaban a los españoles, mucha gente. Pero entonces escuché a este señor».

«Le agarré por la bufanda pero no quería agredirle»

El portero del Rayo Majadahonda reconoció que cuando decidió subir a la grada para agarrar al aficionado que le insultaba iba sin intención de agredir: «No podía más. Estaba muy nervioso. Había escuchado los gritos. Estoy en Ramadán...». «Quería preguntarle por qué me trataba así, si tenía o no familia y podía comprenderme. No tenía intención de agredirle para nada, en absoluto. Por eso le agarré por la bufanda. ¿Cómo iba yo a pegarle? Jamás he agredido a nadie. Si me sancionan, ésta será la primera sanción que tenga en mi vida», continuó con el relato.

Sarr ha confesado que ha recibido el apoyo de sus compañeros durante las horas posteriores y en el momento en el que subió a pedir explicaciones a la grada. «Cuando intentaba hablar con este señor que me había insultado, llegaron y me empujaron. Entonces fue cuando llegaron mis compañeros. Han hecho mucho por mí estos días y me han tratado con cariño, también en el club, todos», reconoció.

La actuación arbitral

Lo que no entiende el portero del Rayo Majadahonda es la actuación del árbitro, porque «no puede ser que al que insultan y sufre, además lo sancionen». «No se qué pasará con la decisión del Comité de Competición, pero me gustaría que pensaran en esto. A nadie al que insulten se puede sancionar por reaccionar. Antes de sancionar a alquien deben de comprobar si es víctima. Insisto, no fue violencia, fue querer dialogar». Además, el meta confesó que «el árbitro ni siquiera se acercó a preguntarme a mí qué había pasado. ¿Cómo puede ser eso? La verdad, pensé que lo primero que iba a hacer era protegerme a mí, pero no. Lo que hizo fue expulsarme».

Vinicius y su apoyo

Sarr sí ha querido reconocer el apoyo que ha recibido por parte de Vinicius: «Voy a muerte por él porque él lo ha vivido. No hay sentido que haya racismo. Estoy muy orgulloso de él. Le doy las gracias por apoyarme. Le he dado las gracias por su publicación en Instagram». Y el portero del Rayo Majadahonda va más alá al reconocer que «si todos los jugadores de color fuésemos como Vinicius, el racismo se acabaría».

Lo que no cree Sarr es que España sea racista, aunque sí reconoció que «hay racismo en todos los países, pero no eso no significa que los países lo sean en su conjunto». «Es a esas personas a quienes hay que sacar de los campos y castigar en la sociedad y proteger a quienes lo hemos podido sufrir», dice en clara alusión a lo ocurrido este fin de semana en Sestao y también en otros partidos del fútbol español. 

Perdonaría al aficionado que le insultó

El meta del Rayo Majadahonda reconoció que la decisión de retirar al equipo el sábado tras lo ocurrido «fue decisión del capitán y se lo agradezco mucho». «No lo habló conmigo, pero en ese momento yo no podía ni hablar, no lo entendía. Yo no hubiera querido seguir jugando si no me hubieran expulsado. No hice un gesto agresivo, fui a hablar con él». Y al ser preguntado por si perdonaría al aficionado que le insultó, Sarr se sinceró al señalar que «todas las cosas en la vida se puede perdonar; hay que tener cojones para pedir perdón. La verdad: lo perdonaría. Desde el fondo de mi corazón, le perdonaría.»

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios