Llegada de la primera etapa. / Anne-Christine Poujoulat (Efe)

Van Aert, primer líder del Dauphiné

El belga se impone en la etapa disputada entre Clermont-Ferrand y Saint-Christo-en-Jarez, en la que Alejandro Valverde terminó cuarto

COLPISA / AFP

El belga Wout Van Aert (Jumbo) se impuso este miércoles en la primera etapa del Critérium del Dauphiné, con llegada en Saint-Christo-en-Jarez, en la periferia de Saint-Etienne (centro), cuatro días después de su victoria en la Milán-San Remo.

Van Aert se enfundó así el maillot amarillo de esta prueba reducida a cinco días después de su aplazamiento de dos meses debido al coronavirus.

El belga de 25 años superó en el esprint al sudafricano Daryl Impey y al colombiano Egan Bernal, ganador del último Tour de Francia, quien se benefició de cuatro segundos de bonificación. El español Alejandro Valverde fue cuarto.

Lanzado por sus compañeros de lujo, el esloveno Primoz Roglic y el holandés Tom Dumoulin, Van Aert se adjudicó su tercer triunfo de etapa en el Dauphiné.

Froome flojea

El Jumbo dominó en el final, confirmando su buen momento después del Tour de l'Ain, pero Bernal consiguió una pequeña ventaja sobre Roglic. «Estoy contento por encontrarme en esta posición. Estoy recuperando mi nivel para el Tour (de Francia)», declaró Bernal, que rechazó limitar el pulso a un duelo Ineos-Jumbo. «Hay otros equipos muy fuertes y otros corredores muy fuertes», apuntó. «Sabíamos que hoy sería un día largo sobre la bicicleta, una etapa dura con un final explosivo. Yo estaba bien situado e hice el esprint», explicó.

Al contrario que Bernal, su compañero británico Chris Froome no se mostró fuerte. El cuatro veces vencedor del Tour de Francia quedó en la parte retrasada del pelotón. Los velocistas, salvo Van Aert, también quedaron distanciados antes del final. Fue el caso del eslovaco Peter Sagan, desfondado antes de los diez últimos kilómetros de un recorrido largo (218,5 kilómetros).

Van Aert, de 25 años, elevó a tres sus victoria de etapas en el Dauphiné después de dos triunfos el año pasado, uno de ellos contrarreloj. «No había llevado todavía el maillot de líder en una carrera por etapas del WorldTour», señaló Van Aert, consciente de la dificultad para el resto de la ronda. «Voy a tratar de ayudar al equipo lo mejor que pueda», afirmó.

El jueves, la segunda etapa, de 135 kilómetros, une Vienne (Isère) con el col de Porte, con una ascensión final de 17,5 kilómetros al 6,2%.