Alejandro Valverde sale a entrenar a primera hora de la mañana, ayer. / ROS CAVAL / AGM

Valverde vuelve a entrenar tras su atropello

El ciclista, que fue arrollado el sábado cuando iba en bicicleta, está muy recuperado y quiere llegar a tope a la Vuelta a España

PACO LASTRA / RAÚL HERNÁNDEZ

Alejandro Valverde está hecho de otra pasta. Apenas dos días después del revolcón que sufrió el sábado, tras ser atropellado por un coche cuando entrenaba junto a otros ciclistas, el de Las Lumbreras ya vuelve a ir en bicicleta. No quiere que se tuerza su última temporada en activo como ciclista profesional y ya se ha puesto manos a la obra para preparar sus próximos compromisos, en los que quiere disfrutar del deporte en el que ha sido el gran protagonista español de los últimos años.

El propio Valverde lanzó un mensaje tranquilizador el mismo sábado desde la habitación del hospital de La Arrixaca en el que fue ingresado tras el incidente: «Todo se ha quedado en un susto y estoy bien», dijo.

El corredor del Movistar, con algunos rasguños y molestias en el glúteo, se recupera en casa de las lesiones y estará disponible para disputar la Vuelta a España que arranca el 19 de agosto en la ciudad neerlandesa de Utrecht. Lo que no está tan claro es que vaya a tomar la salida en la Clásica de Ordizia, el próximo día 25. La prueba que sí parece que va a correr antes de afrontar la Vuelta es la Clásica de San Sebastián, prueba en la que Valverde se siento muy a gusto. La ha ganado en dos ocasiones [2008 y 2014], ha sido una vez segundo y otras dos cruzó la meta en tercera posición.

El detenido por atropellar al ciclista murciano y a sus acompañantes el pasado sábado en la carretera que une Javalí Nuevo con Alcantarilla declaró ante la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Murcia, en funciones de guardia. Cristóbal, de 69 años, vecino de la pedanía de La Ñora y Guardia Civil jubilado, expuso a la jueza su versión de lo que ocurrió esa mañana de sábado.

En torno a las 12.30 horas, el hombre viajaba en su coche, un Citroën, modelo Xsara, junto a su esposa y su cuñada, por la RM-560, cuando se encontró con un grupo de unos veinte ciclistas. Esperó varios minutos detrás de la grupeta hasta que vio el momento de rebasar a los deportistas.

Insultos

Lo hizo, indican fuentes cercanas al acusado, ocupando todo el carril contrario para dejar la distancia de seguridad. Al completar la maniobra y regresar al carril del sentido de la marcha, algunos de los ciclistas le increparon e insultaron. Cristóbal frenó para preguntar el motivo de los improperios y, según declaró, los deportistas comenzaron a lanzarle botellas de agua al coche, provocando daños en la carrocería y ventanas.

Cuando reanudó la marcha del vehículo para huir y evitar que continuaran lanzándole objetos y ser agredido, «pude desestabilizar a alguno de ellos de la bici y por eso cayeron al suelo, pero no di marcha atrás al coche ni arrollé a nadie», manifestó.

Lo relatado por el acusado, que confirma la abogada que lo defiende, Ariane Santiago, dista mucho de lo que contaron los afectados por el atropello. Según denunciaron, el vehículo embistió de manera deliberada a los ciclistas tras detenerse y dar marcha atrás, arrollando a algunos corredores, entre ellos, a Alejandro Valverde y a su amigo Pedro Moya. Un motorista que vio toda la secuencia fue tras el coche y fotografió la matrícula. Pero no hizo falta establecer un dispositivo de búsqueda, ya que el ex guardia civil se entregó a primera hora de la tarde del sábado en el cuartel que la Policía Local de Murcia tiene en La Alberca. Desde allí, fue trasladado a la comisaría del distrito del Carmen, donde declaró ante los agentes, a los que ofreció el mismo testimonio que el que mantuvo en el juzgado.

La magistrada que instruye la causa entiende que, aunque hay indicios de posible delito contra la seguridad vial, lesiones y de abandono del lugar del siniestro, «no se aprecia que concurran los requisitos que justificarían la prisión provisional, como riesgo de fuga, ocultación o destrucción de pruebas o evitar que reiteración delictiva». También acordó la intervención del vehículo que conducía y la retirada del permiso de conducir de forma cautelar.

En libertad con cargos

El acusado, que estuvo destinado varios años en el País Vasco y ejerció también un tiempo como auxiliar en el Instituto de Medicina Legal de Murcia, quedó el lunes en libertad con cargos tras declarar ante la titular del juzgado de Instrucción número 3 de la capital murciana, quien le impuso la obligación de comparecer los días 1 y 15 de cada mes y ordenó la retirada del carné de conducir y la intervención del vehículo al advertir indicios de posible delito contra la seguridad vial, lesiones y abandono del lugar del siniestro.