AJ Slaughter, decisivo</p><p>. / cb gran canaria

AJ Slaughter vacuna en el Arena (85-83)

Un triple antológico a tres segundos del final dio la vuelta al marcador y catapulta al Granca en Europa ante el Hapoel

KEVIN FONTECHA Las Palmas de Gran Canaria

En esos segundos en los que las manos tiemblan, siempre hay que darle la bola al que vive en el alambre. A esos elegidos a los que el pulso nunca les juega malas pasadas. En esas camina con osadía y dedos de seda AJ Slaughter. Cuando al Granca se le escapaba la victoria ante el Hapoel Tel Aviv, el escolta asumió galones y vacunó en el Arena para catapultar al Gran Canaria con un triple a tres segundos del final.

Saltó como un cohete el Granca, con los zarpazos de un Shurna que es líder indiscutible de los claretianos. Los siete primeros puntos con color amarillo fueron suyos. Salvó se unió acto seguido para poner el 9-2 en el electrónico a los tres minutos de juego. Khalifa tampoco quería perderse la tormenta perfecta y levantaba al poco público asistente con un canastón para seguir ampliando la cuenta. Salvó, con un señor triple, ponía la máxima (14-4). AJ se venía arriba, como ya acostumbra. (17-6, a falta de 5:03). Solo era el preludio, los isleños iban a sacar músculo.

Los brazos de los jugadores del Gran Canaria parecían más largos, las piernas más ágiles y en la toma de decisiones también andaba más fino el conjunto dirigido por Lakovic. Hasta que Munford apretó el acelerador y despertó del letargo al Hapoel con un 3+1 para igualar 19-19 la contienda. Tenía que echarle el candado la defensa claretiana si no quería ningún susto. De hecho, si no llega a ser por la respuesta de Ferran Bassas, cerraba el cuarto abajo el Granca (26-24).

En las idas y venidas subían los decibelios, siempre al ritmo de Slaughter y bajo el poderío aéreo de Khalifa Diop, que se hacía el dueño de los rebotes. Shurna distanciaba a los suyos con dos triples marca de la casa de forma consecutiva (40-27) y las dudas se disipaban. Volvía a rugir el Arena ante el buen juego de su equipo. Todo el peligro visitante pasaba por Munford, que a falta de 4:52 para el descanso llevaba ya la friolera cifra de 17 puntos.

Pero el Granca, en todo caso, también tiene en sus filas a un francotirador. Uno de esos que fallan pocas balas y que nunca se esconde: AJ Slaughter. El internacional con Polonia besaba la red desde siete metros y enviaba otro aviso a navegantes. Shurna tomaba el relevo con otro triple y ya llevaba 16 tantos en su cuenta particular. Era un duelo de pistoleros en el que, de momento, mandaba Munford pero con eso no le bastaba al Hapoel, que se marchaba al descanso 52-45.

Khalifa, en plena acción. / efe

El intermedio sentó bien al Hapoel, que reaccionó y giró el marcador gracias al virtuosismo y descaro de Munford (52-63, a 7:24 para cerrar el tercer envite). Se escapaba ya el bicho a los 24 puntos en su haber. Y quería más. Ahora también repartía asistencias para sus compañeros. Su actuación empezaba a ser aplastante y nadie era capaz de frenar sus ofensivas. Encima McRae se unía al baile. Tres arriba los de Tel Aviv. Jaka Lakovic pensaba en banda cómo contrarrestar los 39 tantos que llevaban entre ambos jugadores.

El arsenal de Munford, siempre con buena muñeca, desestabilizó el juego de un Granca que fallaba tiros fáciles y que ya erraba también en la toma de decisiones. Bassas, con un triple, arrojó algo de claridad (57-58 a 3:00 para finiquitar el tercer cuarto). Estaba mejor, bastante, el Hapoel, que hasta se gustaba delante de la treintena de aficionados que se personó en el Gran Canaria Arena. Pero Benite, mientras Ferran dirigía la orquesta, igualaba de nuevo (60-60). Estaba competidísimo el enfrentamiento y saltaban chispas en cada lance del partido. Tres arriba para los amarillos y todo por decidir en el último cuarto (63-60).

Benite e Inglis intentaban marcar el camino (71-68) y exhibir galones, aprovechando que Munford no estaba en cancha. Una falta intencionada que le pitaron a Balcerowski, muy discutida, propinó que la grada estallara en contra de las dediciones arbitrales. Lakovic tampoco daba crédito en el banquillo. Inglis se marcaba un tapón que daba alas y tocaba remar. Sin Munford, Brown ajusticiaba para el Hapoel (73-81, a 4:22 para el término del choque). Inglis dejó el marcador a uno a falta de 35 segundos y, con bola para los claretianos, AJ Slaughter vacunó cuando todo parecía perdido con un triple antológico (85-83).

Ficha técnica

85. Gran Canaria (26+26+11+22): AJ Slaughter (12), Albicy (1), Salvó (8), Shurna (18) y Diop (4) –quinteto titular-; Inglis (14), Bassas (10), Benite (10) y Mutaf (-).

Entrenador: Jaka Lakovic.

83. Hapoel Tel Aviv (24+21+15+23): Horton (5), Munford (24), Ginat (4), McRae (17) y Brown (15) –quinteto titular-; Tokoto (4), Timor (4), Hoard (10), Zalmanson (-) y Onaku (-).

Entrenador: Danny Franco.

Árbitros: Anne Panther (Alemania), Marko Juras (Serbia) y Denis Hadzic (Croacia). Sin eliminados.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la quinta jornada del Grupo B de la fase regular de la Eurocopa de clubes -Eurocup- disputado en el Gran Canaria Arena ante 2.366 espectadores.