Borrar
Jaka Lakovic atendió a Canarias7 en el Gran Canaria Arena este jueves. Cober

Jaka Lakovic

«Hemos fallado en varios momentos, son esos detalles que te cuestan una clasificación histórica»

Liga Endesa-EuroCup ·

El entrenador del Dreamland Gran Canaria analiza la participación en la edición 2023-2024 de la Liga Endesa y de la BKT EuroCup, al tiempo que habla en clave de futuro | «Queremos dar continuidad a nuestro proyecto, eso es muy importante porque se demuestra durante las temporadas que los equipos que tienen continuidad cuentan con más éxito normalmente», destaca

Óliver Suárez Armas

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 23 de mayo 2024, 16:48

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La hora del análisis y de la reflexión en el Dreamland Gran Canaria. Tras finalizar su participación en la edición 2023-2024 de la Liga Endesa, donde fue cabeza de serie en la Copa del Rey de Málaga -cayó ante el Valencia Basket en los cuartos de final- y concluyó la fase regular en la séptima plaza con un balance de 20 victorias y 14 derrotas, siendo eliminado por el Real Madrid en el cruce de cuartos de final del Playoff por el título, y no pasar de los octavos de final en una BKT EuroCup en la que defendía una corona que hizo vibrar al Gran Canaria Arena el pasado curso, la entidad claretiana valora los resultados antes de acelerar en la planificación de la próxima campaña 2024-2025 en la Liga Endesa y en la BKT EuroCup.

El máximo responsable técnico amarillo, Jaka Lakovic, atendió este jueves a Canarias7 para analizar este ejercicio y hablar en clave de futuro. Cumplió su segundo curso en la isla y tiene uno más de contrato. Se muestra autocrítico con los tropiezos en citas trascendentales y con ambición para proseguir peleando para mejorar los resultados.

-¿Qué valoración hace de la temporada 2023-2024 en la Liga Endesa y en la BKT EuroCup?

-Creo que, en líneas generales y pensando primero en la ACB, la temporada iba de forma ascendente. Hemos empezado mal, con dudas y con varios jugadores nuevos a los que les costaba adaptarse a una nueva filosofía y a un nuevo equipo. Hemos tenido un comienzo difícil, pero con trabajo, con la implicación de todos los jugadores, incluso con los que necesitaban adaptarse, y con creer en lo que hacemos, hemos ido siempre a mejor. Creo que hemos despegado en diciembre o en enero con muchas victorias seguidas, lo que nos ha puesto en la lucha para primero ser cabeza de serie en la Copa del Rey, que era un éxito, y también para serlo en el Playoff. Unas cosas que no se han hecho nunca aquí y valoramos mucho estar en esta situación. Es un factor muy importante a la hora de analizar nuestra temporada y, por eso, creo que la temporada era buena en la ACB, pero como profesionales queremos ganar cada partido y competir al máximo siempre.

Somos autocríticos y hubo un momento en el que no lo hemos hecho tan bien como queríamos. Estos momentos lo hemos pagado caro, especialmente en la posición que nos pusimos, que era pelear por ser cabeza de serie en el Playoff, incluso con una opción de pelear por ser terceros. En general, esto hace una valoración positiva, pero siempre siendo autocríticos porque hemos fallado en varios momentos. Son detalles que te cuestan una clasificación histórica. Podríamos decir que es un saque de fondo o un rebote ofensivo, pero son muchos detalles que te hacen estar muy arriba o perder puestos dentro de la pelea de Playoff más cara de los últimos 20 años en la ACB.

-¿Y en el certamen continental?

-Hemos empezado muy bien con un 10-0, pero creo que nos hemos relajado, especialmente en algunos partidos que hemos perdido en casa y que nos costó un camino totalmente diferente. Analizándolo bien y con la cabeza fría, el partido contra el Cluj era clave para ponernos en un camino totalmente diferente y que nos ponía en la situación de jugar unos cuartos de final directos en casa y contra el London en este caso. Nunca sabremos qué podría ser, pero creo que con este partido nuestro destino habría sido diferente. No lo fue y, por eso, no estoy satisfecho con el resultado final. Al final, en octavos es un partido a cara o cruz, que puedes ganar o perder, pero partidos decisivos como el de Cluj nos marcó la temporada en la EuroCup y no podemos calificarla como positiva.

-Sobre esa autocrítica como comenta y, teniendo en cuenta la derrota ante el Valencia Basket en la Copa del Rey, no quedar entre los dos primeros en el grupo B de la EuroCup para acceder a los cuartos de final directamente y perder tres partidos seguidos en la recta final de la fase regular de la Liga Endesa cuando disponía de ventajas importantes en el marcador, ¿tiene la sensación de que se falló en los momentos importantes de este curso?

-Sí. Creo que había más partidos importantes que ganamos también, pero, cuando los ganas y te pones en una posición muy favorable ya, no los aprecias tanto como las derrotas que haces más autocrítica o te castigas más incluso. Por ejemplo, fuimos a Andorra después de ganar al Bilbao en casa y sabíamos que si no ganábamos, teníamos que hacerlo sí o sí en Valencia para ir a la Copa del Rey. Ganamos con contundencia en un partido que sabemos que es difícil por el viaje siempre y nos dimos el lujo de jugarnos en Valencia ser cabeza de serie en la Copa del Rey, y que lo hemos ganado también. Nos hemos puesto en una situación muy favorable para perder en la prórroga contra el Valencia, que sí que podíamos ganar y estuvimos la mayoría del partido jugando mejor baloncesto y en una situación favorable, pero lo pierdes por mérito del Valencia al final porque es una plantilla de Euroliga y, con días descanso, ellos estaban preparados también. Hay que dar crédito siempre al otro equipo.

En Barcelona jugamos muy bien durante 35 minutos y duele perder, haces autocrítica analizándolo tras perder una oportunidad grande, pero por otro lado tienes que saber que el Barça juega también. Vas diez arriba en los últimos cinco minutos, pero el Barça es capaz de remontar. Al final, una pérdida de saque de fondo o tres rebotes no cogidos, tirando de tres con el Barça queriendo remontar. Duele muchísimo y es culpa nuestra exacto, pero la falta de violencia que pitaron a Ethan -Happ- también, que normalmente está lejos de serlo. Eso te castiga, lo piensas y te afecta mentalmente, eso es verdad. No pensaba que este partido afectara tanto al equipo, pero tras analizar todo, juego, estadísticas, números, todos los detalles y conceptos defensivos y ofensivos, hemos llegado a una conclusión y es que puede ser que este partido del Barça nos afectara más mentalmente de lo que yo pensaba, que nos afectó ante el Girona y el Granada, que son partidos que se deberían ganar porque estábamos en una posición muy favorable para ser cabeza de serie en el Playoff.

Por desgracia, con 20 victorias y una menos que el cuarto clasificado, nos hemos clasificado séptimos y nos hemos cruzado contra el Real Madrid. Creo que dormir en el cuarto puesto y pelear por el tercero durante gran parte del mes de mayo, es para poner las cosas en contexto. Estamos enfadados por eso, pero creo que la razón por la que estamos así es porque el equipo estuvo en posición de pelear por ser tercero o cuarto. Estamos enfadados porque conseguimos 20 victorias, algo que no se había conseguido en los últimos seis o siete años. Ojalá estemos enfadados cada año por eso. Hay muchas cosas positivas, pero siempre hay análisis, autocrítica y razón para estar enfadados, nosotros más, pero también hay que relativizar y poner las cosas en contexto.

Cober

-Esta campaña deja noticias positivas como el paso adelante de Jovan Kljajic cuando AJ Slaughter estuvo ausente por motivos personales, pero no encontró encaje para Sylven Landesberg, Roko Prkacin o Amar Gegic. Habla del tema mental tras caer en el Palau Blaugrana, pero ¿considera que influyó el físico también al no contar con una mayor rotación?

-Sí, Jovan ha dado un paso adelante cuando AJ estuvo ausente por temas familiares. Sabíamos que estaba entrenando bien y luego confirmó su trabajo de cara a él y a todos. Podemos contar con él como un jugador activo y real que nos puede ayudar dentro de un rol, y es una cosa muy positiva. Sylven ha entrenado bien, siempre muy profesional y correcto a pesar de su decepción por no jugar tanto. Era decisión mía siempre por una cosa, por rendimiento, por encaje o por emparejamientos en los partidos. Sus minutos han afectado a AJ porque tenía que tener más minutos, más cargas y, al final, AJ lo ha notado. En algunos momentos determinados de la temporada le costó, esto era por el desajuste.

A Amar lo hemos fichado para ayudarnos en caso de alguna lesión o por tener ventaja en la clasificación en la EuroCup, para poder rotar y guardar energías para otros jugadores. Por desgracia, en ese tramo en el que hemos perdido varios partidos nos pusimos en la situación de tener que ganar, y aquí no hemos encontrado esas rotaciones que darían a Amar tiempo para coger ritmo. No se pudo hacer, mientras que en la ACB es más difícil por el tema de los cupos. Se ha quedado más fuera que dentro y, cuando le tocaba, era muy difícil para él porque entraba con muy poco ritmo y pocas sensaciones a pesar de estar entrenando bien. Era entendible su bajo rendimiento a pesar de entrenar bien y ayudar al equipo en los entrenamientos. Roko estaba limitado con minutos por ser el quinto pívot. Cuando John -Shurna- se lesionó durante ocho semanas, se demostró que era un jugador muy capaz de cumplir y no teníamos que ir al mercado. Cumplió con excelencia, pero ya no tenía tantos minutos cuando estaban todos sanos. Podría tener el sentimiento de que se ha merecido más, pero como éramos cuatro y hemos funcionado bien, lo hemos utilizado menos.

-Andrew Albicy, Jovan Kljajic, Nicolás Brussino, Miquel Salvó y John Shurna cuenta con contrato en vigor, mientras que Ferran Bassas, Sylven Landesberg, AJ Slaughter, Amar Gegic, Pierre Pelos, Roko Prkacin, Ethan Happ, Ben Lammers y Rubén López de la Torre concluyen su vinculación. Este periódico publicó que Happ jugará en el Valencia Basket las próximas dos temporadas. ¿Habrá muchos cambios en el plantel de cara a la temporada 2024-2025 en la Liga Endesa y en la BKT EuroCup?

-Sí, cambios habrá. Estamos haciendo todos los análisis y, en primer lugar, tenemos que cumplir con el número de cupos -la normativa de la Liga ACB exige un mínimo de cuatro- y sabemos que la situación es my limitada y muy difícil en el mercado. Tenemos que atender esto primero y, posteriormente, vamos a reforzar nuestro equipo, pero siempre con análisis y con la cabeza fría. Queremos dar continuidad a nuestro proyecto, eso es muy importante porque se demuestra durante las temporadas que los equipos que tienen continuidad cuentan con más éxito normalmente. Tenemos que procurar mantener la mayor parte del grupo junto y añadir las piezas que pensamos que podrían mejorar el equipo. Al mismo tiempo, hablamos del Joventut que hizo tres semifinales y tuvo una muy buena pasada temporada, y seguramente que su idea era mejorar el equipo, pero no se consiguió por varias razones que no sabemos. Buscar la mejora en contra de la continuidad es muy delicada y tienes que hacerlo bien y con la cabeza fría.

-En esa continuidad que propone, ¿qué posiciones considera vital cubrir o reforzar?

-Seguramente vamos a tener que cubrir nuestra posición de pívot, eso está claro. Vamos a buscar en la posición de dos también, y en el resto de posiciones vamos a analizarlo bien y a intentar hacerlo muy bien. Ahora mismo a la hora de analizar y ver ajustes, no estamos decididos al 100%. Es un proceso que lo llevamos hace tiempo ya, pero necesita dar vuelta tras vuelta y a día a día, especialmente como soy yo. Hay que discutirlo diez veces al día si es necesario para llegar a una conclusión que tampoco nos dará garantías, pero nos dará más seguridad.

-¿Y con qué perfil de jugadores? Se lo digo porque el presidente Sitapha Savané destacó en algunas intervenciones públicas que quizás faltó físico y ahí están trabajando...

-Sí claro, siempre buscas físico. En líneas generales, la tendencia de la evolución del baloncesto va en esa línea, pero siempre digo que un físico sin cabeza no hace nada y no vas a ningún lado. Hay que buscar este balance siempre, donde aparte de físico hay baloncesto también. Un equilibrio de los dos te hace ser exitoso y, por eso, hay que estar bien seguros en cómo analizas y cómo construyes.

-Tiene contrato con la entidad claretiana hasta 2025, pero dispone de una cláusula de salida unilateral por 300.000 euros este verano para un conjunto que compite o lo haya hecho en la Euroliga. ¿Hasta qué día puede ejecutarla?

-Ni yo estoy seguro, pero será unas semanas después de la temporada. Es una cláusula y una opción, pero lo más importante es que tengo contrato y, por ahora, no hay nada concreto. Como hemos hablado, estamos haciendo análisis y tengo la cabeza puesta aquí para crear el equipo para el próximo año. Estoy 100% implicado en esto. No sabemos qué vendrá, ya lo comentaremos si viene y cuándo viene, eso no lo sé. Por ahora, estoy totalmente implicado en la planificación de la temporada que viene aquí.

Cober

-Habla en clave de futuro. ¿Qué metas se marca para su tercer curso como máximo responsable técnico del Dreamland Gran Canaria?

-Mis metas van en la línea de las del club siempre, pero con la experiencia del año pasado y de este queremos ser muy competitivos, como se ha visto, y nos hemos quedado a las puertas del paraíso. Personalmente me gustaría, y estoy seguro de que a los jugadores también, volver a pelearlo como este año y en la EuroCup hacerlo mucho mejor y llegar más lejos que este año, que no es fácil, pero estoy convencido de que se puede.

-No es su primer proyecto como entrenador jefe, pero puede que sea el más importante y en la Liga Endesa. A nivel personal, ¿en qué ha crecido como técnico en este periodo en el Dreamland Gran Canaria? ¿Y qué cree que le falta por perfilar?

-Cada año coges nuevas experiencias y situaciones a las que estás expuesto. Trabajas con jugadores de élite ya, peleas por puestos que son de élite... Todas estas situaciones te hacen crecer como entrenador, y no solo esto. Las situaciones que te encuentras día a día dentro y fuera de la pista, en los viajes, cuando hay que solucionar problemas creces como entrenador, cuando hay que crear una relación entrenador y jugadores con diferentes egos, pensamientos, expectativas... Ahí creces como entrenador y creo que en estos dos años he tenido muchas experiencias de estas que me han hecho crecer como entrenador. Gracias a nuestros jugadores y a las situaciones que nos hemos puesto y ha puesto el club, me considero mucho mejor entrenador que hace dos temporadas que llegué a la isla.

-¿Qué destaca de su equipo de trabajo? ¿Seguirán a su lado?

-No podría estar mas contento con todos los integrantes del staff técnico. Víctor -García-, Albert -Oliver-, Asier -Setién-, el staff médico con el preparador físico Lander -Castro-, con los fisioterapeutas Gabri -Torres- y Lionel -Montelongo- y con los doctores que han hecho un gran trabajo para que este equipo durante la temporada haya sufrido cuatro lesiones musculares, que lo pones en perspectiva y es muy poco lo que está pasando ahora en el baloncesto actual. Por eso, gracias a todos hemos podido tener la mayor parte de la temporada a nuestros jugadores en la pista y no en la cama. Son cosas muy importantes y, por eso, estoy muy agradecido por el trabajo de todos y puedo confirmar que todo el staff técnico se va a quedar.

-Usted es el líder de este proyecto deportivo. ¿Se siente querido y respetado en la isla?

-Sí, me siento muy querido y respetado por parte del club, por mi staff técnico y por parte de la afición. Lo siento así y esto me gusta, pero más que eso me llena de responsabilidad de poder devolverles este amor y respeto con el juego que propone el equipo. Al final, queremos hacer el mejor juego y devolverles con resultados, esto es para que ellos puedan sentirse orgullosos del equipo y del juego que propone, y al final los resultados.

Noticia relacionada

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios