El pívot ucraniano Artem Pustovyi machaca el aro del Barcelona en el primer encuentro. / acb Photo - V Salgado

El Arena como pilar para alargar la serie y agitar el Playoff

El Granca persigue tumbar al Barca este domingo (20.00 horas) para forzar el tercer partido. La marea amarilla jugará un papel trascendental para contrarrestar el potencial azulgrana

ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria

La hora de los valientes. Ahora o nada más, se acabó. Ganar para soñar y creer. El Playoff no da tregua y llega el momento de demostrar y reivindicarse. El Club Baloncesto Gran Canaria recibe este domingo (20.00 horas, Movistar Deportes -dial 53-) al Barça en el segundo compromiso de la eliminatoria de cuartos de final por el entorchado de la Liga Endesa.

Tras caer en el primer partido por 93-82 en el Palau Blaugrana, el combinado claretiano se encomienda al fortín del Gran Canaria Arena para empatar la serie de cuartos y forzar el tercer encuentro, que se disputaría este martes, a partir de las 20.30 horas, en el recinto de la Ciudad Condal. La misión adquiere tintes épicos por la solidez y fiabilidad del cuadro azulgrana, mientras que los amarillos se aferran a sus señas de identidad y a la fuerza de su afición para llevar a cabo la hazaña.

El plantel de Porfi Fisac, que descartó al director de juego grancanario Javi López en el Palau Blaugrana y tendrá que hacer lo propio hoy al proseguir los 13 jugadores disponibles, aguantó el pulso a un trasatlántico hasta el ecuador del último cuarto en el fortín culé (72-70), momento en el que el Barça castigó los desajustes en la defensa zonal insular, al tiempo que los claretianos colapsaron en ataque también.

Por su parte, la escuadra de Sarunas Jasikevicius, que no desplazó a la isla al pívot turco Sanli -ya recibió el alta después de pasar la noche en observación en el hospital tras un golpe de Shurna en la cabeza- ni al exterior balear Abrines -ausente en el primer choque también por un esguince en el tobillo derecho que se hizo durante la Final a Cuatro de la Euroliga y todavía arrastra molestias-, pero sí formó parte de la expedición el alero norteamericano Hayes -deberá realizar un descarte extracomunitario-, no quiere sustos y tiene el propósito de finiquitar el cruce por la vía rápida.

« Tenemos que cerrar la eliminatoria. Será un partido difícil fuera de casa. El Gran Canaria es un equipo muy talentoso, pero tenemos que seguir jugando como nosotros sabemos», aseguró el exjugador del Granca y escolta del Barça Kyle Kuric al aterrizar en la isla.

Sin duda alguna, una nueva oportunidad para hacer historia y tumbar a una entidad inalcanzable en tiempo de Playoff. La comunión equipo-afición se antoja determinante para perseguir la hazaña de alargar la serie y soñar con unas nuevas semifinales.