Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este martes 18 de junio
Juanmi Morales, Matías García, Andrew Albicy, Pepe Moriana y Juanra Marrero, en el encuentro que tuvo lugar el martes en El Embarcadero. Fotos: Cober Servicios Audiovisuales

Andrew Albicy gana el Premio CANARIAS7-Pepe Moriana 2024

Baloncesto ·

El base francés del Granca se impuso en las votaciones a sus compañeros Brussino y Happ y recibirá el trofeo este viernes, en la previa del encuentro ante el Girona

Ignacio S. Acedo

Las Palmas de Gran Canaria

Miércoles, 8 de mayo 2024, 09:49

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Andrew Albicy (Sévres, Francia, 1990), cuarta temporada en el Dreamland Gran Canaria, vecino de Arucas, padre de Mateo, que nació en la isla, y, desde este viernes, Premio CANARIAS7-Pepe Moriana Santisteban porque así lo ha querido la afición en las votaciones en las que se impuso a sus compañeros Nico Brussino y Ethan Happ. «Orgulloso y feliz» de haber enraizado en esta tierra («me quedaría muchísimos años más aquí», asegura, mientras mira de reojo el año que todavía le queda de contrato y las posibilidades abiertas que hay de ampliarlo), el base galo recogerá en la previa del encuentro ante el Girona en el Arena, último partido en casa de la fase regular, el motivo artístico que le distingue como el jugador más valioso de la campaña 2023-24, en la que el Granca aspira a dar mucho que hablar con su presencia garantizada en las eliminatorias por el título.

Albicy inscribe su nombre en un galardón en el que figuran nombres emblemáticos en la historia moderna del club, un tal Edy Tavares lo ganó en 2015 como ejemplo de lustre, y tuvo el privilegio de conocer y compartir impresiones en las distancias cortas con Pepe Moriana, alfa y omega del baloncesto y del Granca, un ritual que siempre depara sorpresa y momentos únicos por el carácter entrañable y el magnetismo que desprende el hombre con el que empezó todo.

«Igual que cuando fiché a Greg Stewart le dije que para mí iba a ser Gregorio, me vas a permitir que te llame Andrés«. Así empezó el bueno de Pepe a ganarse a Albicy. El detalle de regalarle su libro biográfico Mis tiempos muertos, epístolas de una pasión, con afectuosa dedicatoria como no podía ser menos, fue el preámbulo de una sobremesa en la que ambos hablaron y respiraron baloncesto en presencia de los ejecutivos de la entidad Juanra Marrero y Juanmi Morales, además de Matías García, director general de Inforcasa, empresa editora de CANARIAS7. El Embarcadero, uno de los templos gastronómicos de la capital, fue el lugar escogido para un encuentro que no será el primero entre uno y otro. El base del Granca recogió el testigo de Moriana de verse, ya sin los apuros del calendario, para compartir «un buen vino tinto».

Orgullo personal

«Es un honor para mí poder recibir un premio así. Me siento muy feliz y mi agradecimiento va para todo el equipo, que es lo realmente importante siempre. A todo jugador le gusta ganar y ser reconocido y, en mi caso, será algo muy bonito que me lo den en nuestro pabellón«, reconocía el director de juego amarillo. Moriana, siempre preciso y certero, le trasladó la mejor felicitación posible: »Eres de los nuestros y espero que Mateo siga los pasos de su papá, pues va a tener al mejor maestro en casa«.

Imagen principal - Andrew Albicy gana el Premio CANARIAS7-Pepe Moriana 2024
Imagen secundaria 1 - Andrew Albicy gana el Premio CANARIAS7-Pepe Moriana 2024
Imagen secundaria 2 - Andrew Albicy gana el Premio CANARIAS7-Pepe Moriana 2024

Sonrisas, gestos cómplices y una sentencia del propio Albicy para ganarse a todos y que, a buen seguro, calará en la grada: «Nunca pensé, cuando vine recién fichado, que aquí iba a sentirme como me siento. Un clima increíble, una isla preciosa... Es que hay todo lo que necesitas para ser feliz dentro y fuera de la cancha. Y yo lo soy. ¿Renovar? Me encantaría...«, desliza sin tapujos.

En un momento del año crucial, con las series finales a la vuelta de la esquina y pendiente de la llamada de Francia para los Juegos Olímpicos de París 2024 («todavía no sé si podré repetir experiencia, pero sería increíble porque en Tokio, por la pandemia, no había público y ahora vamos a competir en casa y eso será impresionante»), Albicy se siente en disposición de ofrecer su mejor versión porque la motivación se dispara en esta estación del calendario. «Llega el momento que llevábamos esperando tanto tiempo, partidos decisivos y estamos preparados, ilusionados con dar alegrías a la gente. Vamos a por todas», asegura.

Elogios ilustres

Moriana le elogia y aconseja: «Me gusta como juegas. Le pones pasión y, como te decía, siento que eres de ese tipo de jugador que nos pertenece por antigüedad y por sentir como sientes los colores. Venimos de perder en el Palau porque nos robaron. Hay que decir las cosas como son. Tuvimos nuestros fallos sí, pero nos robaron. Ahora hay que recuperarse, levantarse y volver a rendir, volver a ganar«.

Romántico como es y siempre fue, apela «al corazón» para que este Dreamland estire al máximo sus posibilidades competitivas. «Lo merece la afición y lo merece la isla entera».

«Cuando yo vine aquí, hace más de sesenta años, jugaban al baloncesto con pelotas cuadradas de cuero«, evoca ante la mirada sorprendida de Albicy, que entiende todo aunque le cueste más expresarse en español. »Así que como comprenderás -prosigue- pocas cosas ya me pillan de sorpresa. Es una pena que no pudiera venir el entrenador porque tenía ganas de preguntarle algunas cosas que no termino de entender, como las desconexiones que a veces tenemos y de las que nunca nos recuperamos durante el mismo partido«.

Sus vivencias anteriores en París, San Petesburgo o Andorra, colgarse una medalla olímpica, esa NBA con otro ritmo inalcanzable, la huella que le han dejado técnicos y compañeros desde que inició su aventura profesional aquí... Hasta de sus orígenes en Martinica. Gana y mucho en el careo Albicy. Y con Moriana las conversaciones son inabarcables.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios