Borrar
Santi Aldama. c7
«Antes veía a los mejores por la tele, ahora soy el que los defiende»

Entrevista a Santi Aldama

Jugador de Memphis Grizzlies
«Antes veía a los mejores por la tele, ahora soy el que los defiende»

Baloncesto - NBA ·

El ala-pívot grancanario analiza su soberbia temporada, lo que viene, el Mundial y exhibe amor por sus raíces isleñas

Kevin Fontecha

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 22 de junio 2023, 23:29

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

–¿Qué siente un jugador de 22 años al disputar unos Playoffs en toda una competición como la NBA?

–Mucho orgullo y responsabilidad porque siempre queremos ganar. Mi entrenador solo me dijo que disfrutara. Que llevaba currando toda la temporada, con unos 77 partidos y su frase fue: cuando te llame y entres, solo quiero verte sonreír, disfruta de este momento. La verdad es que así es como lo resumiría. Disfruté mucho y di el máximo porque así es como se ganan los anillos. Aunque esta temporada no se dio el resultado que queríamos, vamos a tener que ganar muchos partidos en el Playoff para poder completar la caza del anillo.

–El simple hecho de estar ahí, con tamaños equipos y tremendos jugadores, congratula su temporada a nivel individual y también colectivo.

–Como te digo, hay grandísimos jugadores y equipos. Poder jugar contra ellos me hace ser mejor jugador, sin duda. Al final, aprendo de ellos cada día. Juego contra jugadores que llevaba años y años viendo por la televisión. Antes los veía y admiraba, ahora los defiendo. No hay mejor entrenamiento que un partido en la NBA. Tener que parar a Stephen Curry o LeBron James... así es como realmente se aprende.

–¿Era algo que desde pequeño ya visualizaba o lo veía como un sueño? Detrás hay un trabajo inmenso, ¿sabe mejor así?

–Siempre ha sido un sueño y, en realidad, si le preguntas a cualquier niño que juega al baloncesto, te va a decir que su sueño es llegar a jugar en la NBA. Pero nunca lo pensé demasiado. Realmente, hasta los dieciséis años, siempre jugué por pura diversión. Y después sí que me di cuenta y dije: puede ser que esto me sirva. Aproveché, fui a College -torneos de baloncesto universitarios- y una vez llegué vi que mi objetivo era estar en la NBA. No sabía cuánto me iba a costar llegar, al final fueron dos años, pero yo quería estar. La receta es currar todos los días al máximo.

–Tuvo una temporada de adaptación y esta ha sido una auténtica explosión la suya, acumulando muchísimos partidos, minutos, puntos y copando las miradas de todos en la élite del baloncesto.

–La temporada rookie es complicada. Hay mucho aprendizaje y te encuentras con un salto muy grande, vengas de donde vengas. Creo que supe tomármelo con filosofía. Tuve minutos limitados con los Griezzlies, después más tiempo con la G League, que ahora es una herramienta que se utiliza bastante y que a mí me vino muy bien. La usamos muchos jugadores para conseguir más minutos porque al final la temporada es muy larga. Vas a acabar jugando minutos con los Griezzlies, pero quieres tener la capacidad de aguantar 35 minutos cuando te llamen para entrar. Poder equivocarte... la suma de todas estas experiencias me han ayudado a verme bien y posicionarme a principio de campaña para poder aportar en todos esos minutos que acabé jugando.

Aldama, firmando autógrafos. efe

–¿Qué jugador le ha impactado más a la hora de enfrentarse?

–Te diría, aunque no lo defendí yo tanto, Stephen Curry, que me tocó cubrir en algún cambio. Es un jugador que debes dejar que te penetre. Casi lo contrario a lo que te enseñan de niño, que tienes claro que no te puede penetrar nadie. Pues con Curry hay que intentar que no tire, que penetre -ríe-. Y, luego, a nivel más en mi posición, Giannis Antetokounmpo. No lo defendemos uno contra uno. Le defiende el que tiene la pelota y básicamente tres jugadores. Son jugadores muy difíciles de parar. El palmarés de ambos habla por sí solo.

–Tras una campaña espectacular, le toca ahora defender a la selección española. ¿Cuál es el objetivo de cara al Mundial que se empieza en agosto?

–Si Dios quiere ahí estaré. La respuesta fácil es una medalla. Queremos ganar, pero yo voy a ser el rookie, el nuevo ahí, y quiero aprender. Voy a estar con grandísimos compañeros y el simple hecho de tener la oportunidad de estar en un Mundial va a ser enorme. Un honor para mí.

–En breve también llega su campus a Gran Canaria. Usted antes iba cuando era niño, ahora le toca montarlos. ¿Qué supone el hecho de fomentar cantera?

–Significa muchísimo para mí. Hace no tanto, yo era un niño que iba a esos campus. Tengo grandes recuerdos de ellos. Me marcó uno del Chacho Sergio Rodríguez. El poder estar con un jugador que yo veía y decía: ¡joder, es el mejor jugador canario, yo quiero ser como él!. Si yo pudiera impactar a los niños de esta manera sería superguay. No solo eso, sino poder impactar en la isla. Yo no estoy cerca porque estoy en Memphis, pero tener esa semanita con los niños para mí es muy importante.

Aldama, en plena acción. efe

Siempre tiene presente a Gran Canaria. Y usted ya es un emblema para la isla.

–Es de donde vengo. Mi madre también es de ahí, toda mi familia. Poder llevar conmigo el nombre de Gran Canaria es guay. Tú lo sabes bien, la gente de las islas siempre estamos muy orgullosos de lo nuestro. No hay nada como las islas. Yo estoy aquí, en Memphis, muy feliz, pero daría lo que fuese por volver.

–¿Ha tenido tiempo para seguir también el curso exitoso del Dreamland Gran Canaria?

–Por supuesto. Y de la UD Las Palmas con el ascenso a Primera. Grandísimas temporadas. Esa victoria del Granca en EuroCup ha sido muy guay y con muchísimos jugadores contra los que yo he jugado de pequeño como Jovan, Olek o Khalifa. Llevo jugando contra ellos toda mi vida y me alegro mucho de verles ganar ahora la EuroCup.

–En un futuro muy lejano, porque todavía le queda carrera en la NBA, ¿le gustaría vestir de amarillo?

–De aquí a allí queda mucho -se le escapa una risa- y nunca se sabe, pero es una posibilidad. Sin duda alguna.

En plena acción defensiva. efe

–¿Meta para el próximo curso?

–Seguir creciendo. Tener un rol más importante, buscar maneras de aportar más, en lo defensivo y también en ataque. Dar mi mejor versión para llegar más lejos y, ojalá, ganar ese anillo que tanto estamos deseando.

–Obviamente en Memphis, ¿no?

–Sí, sí, estoy muy feliz aquí.

–¿Qué es lo que más le gusta de vivir ahí?

–No sé si has estado en Memphis, pero la verdad es que es una ciudad muy pequeña, pero la gente es muy suya. Me recuerda algo a nosotros, a Canarias. Aquí también están orgullosos de su tierra. Toda la ciudad son los Griezzlies. Es como una familia.

–¿Y cómo es eso de jugar con Ja Morant?

–En los entrenamientos es igual que en los partidos. Quizás se calma un poco porque es difícil aguantar el ritmo, pero la primera vez que jugué contra él, el tipo penetra y, cuando voy a saltar, de repente, me paro y mete un brinco... miro a todos lados y mis compañeros me miran riéndose, como diciendo, acostúmbrate. Yo creo que hasta él mismo se sorprende cuando hace los mates.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios