Los jugadores del Real Madrid celebran su victoria sobre el Tenerife y el pase a otra final de Copa. . / EFE

Copa del Rey / Semifinal

Tavares y el triple meten al Madrid en la final

Catorce lanzamientos blancos anotados desde más allá del 6,75 y un porcentaje de acierto del 53% condenaron de nuevo al Tenerife en semifinales

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Granada

Se cumplieron los pronósticos y por segunda temporada consecutiva el Real Madrid se metió en la final de la Copa del Rey dejando en el camino al Tenerife en semifinales. Lo hizo convenciendo mucho más que en cuartos contra el Breogán y sustentado en dos aspectos: el incontestable poderío interior de Tavares y un acierto en el tiro de tres estratosférico, con catorce lanzamientos anotados desde la larga distancia y un porcentaje de acierto del 53% brillante. Ante esos argumentos nada pudieron responder los hombres de Vidorreta, a las puertas de la final por cuarta vez en cinco años.

El partido comenzó bajo el dominio absoluto de Tavares en la zona. El caboverdiano monopolizaba el rebote y sacaba tajada de cada balón que pasaba cerca del aro. Importante porque su lucha con Shermadini era una de las claves del encuentro. Por su parte, Taylor le sacaba brillo a su precisa mirilla desde el triple, con tres primeros intentos convertidos que estiraban la ventaja blanca. Con el dominio interior del Madrid ya se cuenta, pero si además está acertado desde fuera, su debe esta temporada, para el rival la misión pasa a ser casi imposible. Hanga, Heurtel y Causeur también se estrenaron desde más allá del 6,75 y el Tenerife aguantó como pudo el arreón madridista, principalmente mediante el loable trabajo en la pintura de Fran Guerra.

El segundo cuarto trajo consigo la irrupción de un protagonista habitual en los grandes escenarios. Lo de Thompkins son las citas importantes y lo demostró con ocho puntos en un visto y no visto para estirar la renta del Madrid hasta la decena (34-24). Rudy, otro amante de los momentos calientes, se sumó al reparto y el idilio blanco con el triple ya era total. Espectacular 10 de 16 al descanso y +12 para los de Laso, bajo la sensación de control total.

94 Real Madrid

Causeur (5), Abalde (7), Taylor (12) Yabusele (5) y Tavares (15) –quinteto inicial–; Heurtel (12), Llull (2), Rudy (8), Deck (2), Hanga (3), Thompkins (11) y Poirier (12).

74 Lenovo Tenerife

Marcelinho (12), Salin (6), Todorovic (12), Doornekamp (2) y Shermadini (14) –quinteto inicial–; Borg (7), Sastre (6), Sergio Rodríguez (-), Sulejmanovic (-), Wiltjer (9) Smith (-) y Guerra (6).

  • Árbitros: Peruga, Jiménez y Perea.

  • Parciales: 26-20, 24-18, 23-17 y 21-19.

  • Incidencias: Primera semifinal de la Copa del Rey disputada en el Palacio de Deportes de Granada.

El tercer cuarto pareció traer consigo algo de luz canaria, con esa eterna conexión entre Marcelinho y Shermadini, la fórmula mágica de Vidorreta. Sin embargo, el georgiano se sentó con tres faltas en la mochila y Abalde y Taylor siguieron sacándole brillo al lanzamiento exterior del Madrid para llevar el duelo a un +18. Jaque a los canarios, que se agarraron inútilmente a la aparición de Todorovic.

Tavares exhibió de nuevo músculo y Poirier asumió el testigo cuando Laso decidió dosificar al caboverdiano, pensando ya en una final que el Madrid conquistó de principio a fin, afilando las garras justo en el momento oportuno.