El francés Guerschon Yabusele defiende un ataque del Río Breogán. / EFE

Copa del Rey / Cuartos

El Madrid sofoca la rebelión del orgulloso Breogán

El conjunto blanco avanza a semifinales pero no termina de despejar las dudas ante la revelación guiada por los balcánicos Mahalbasic y Musa

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Granada

No hubo cuento de hadas en la mágica Granada. La experiencia del modesto Breogán de Lugo en la Copa fue intensa pero breve. Todo apuntaba a ello desde que el sorteo le deparó al temible Real Madrid como rival en cuartos, pero lo cierto es que más allá de un desenlace previsible, el conjunto gallego eligió el cómo: peleando y con el orgullo intacto. Es un recién ascendido, sí, pero por algo también la revelación de la temporada y un ejemplo para muchos otros clubes que pretenden crecer paso a paso desde la LEB Oro.

Y es que Breogán presume del bosnio Dzanan Musa como el hombre capaz de guiar a esta cenicienta, un modesto con muy mala leche. Por su figura de jugador sorpresa de la temporada pasaba cualquier opción de desafiar todos los pronósticos. Afinó pronto su tiro de tres pero fue de lo poco que pudo anotar el conjunto gallego en los primeros minutos ante un Madrid arrollador de inicio (16-3). Nada que ver con lo visto poco antes en el mismo escenario, en el primer partido de cuartos. Esta vez alto ritmo anotador e intercambio de golpes, una fórmula arriesgada con el coloso madridista enfrente.

Lugo viajó a Granada para disfrutar y ser valiente y así lo estaba dejando claro sobre el parqué. Sufría eso sí el acierto de tres de Yabusele, capaz de intimidar por dentro pero también de exhibir mano de seda. Mahalbasic tiraba del carro lucense junto al de siempre, Musa, pero siempre alrededor de la decena de puntos abajo. El ritmo ya no era tan alegre, con alternancia de buenos y malos ataques. El atasco blanco daba alas a la entusiasta afición gallega, que recorrió España entera para disfrutar de su equipo en la Copa más de tres décadas después. La marea azul rugió con fuerza con su equipo a ocho (36-28) y soñó al descanso después de llevarse el segundo parcial.

73 Real Madrid

Heurtel (10), Causeur (6), Abalde (11), Yabusele (17) y Tavares (11) –quinteto inicial–; Williams-Goss (3), Núñez (2), Llull (6), Taylor, (-) Hanga (5), Thompkins (-) y Poirier (2).

67 Río Breogán

Bell-Haynes (7), Lukovic (12), Musa (13), Jankovic y S. Quintela (2) –quinteto inicial–; Kacinas (-), E. Quintela (-), Cruz (3), Kalinoski (6), Mahalbasic (16) y Sakho (8).

  • Parciales: 27-16, 14-15, 16-19 y 16-17.

  • Árbitros: Hierrezuelo, Peruga y Aliaga.

  • Incidencias: Segundo partido de cuartos de final de la Copa del Rey disputado en el Palacio de Deportes de Granada.

Acento balcánico

Mahalbasic sostenía las aspiraciones gallegas frente al acierto de Abalde y Yabusele, con un mayúsculo 4 de 5 desde más allá del 6,75. Sin embargo, la muralla de Tavares en su zona comenzaba a pesar y mucho. Nadie defiende como él las cercanías del aro, donde la presencia del caboverdiano oscurece las ideas del atacante. Los cauces del duelo transcurrían allá por donde le interesaba a Laso hasta que el tramo final del tercer cuarto ajustó el partido en siete puntos de distancia con técnica incluida al entrenador madridista. Otro parcial ganado por el Breogán (16-19) y un aviso serio de que el Madrid tenía aún mucho trabajo por hacer sobre el parqué nazarí.

Sakho cuestionaba el inmenso poderío interior blanco, Lukovic acertaba desde el exterior y el desafío lucense crecía y crecía. La Copa es la Copa, nadie está a salvo. Una antideportiva a Tavares y un triple al tablero del afortunado Williams-Goss parecían darle el oxígeno necesario al Madrid para solventar el entuerto, pero Mahalbasic no estaba por la labor de asumir la derrota. Acento balcánico. Musa tuvo incluso un tiro de tres para darle ventaja al Breogán en los últimos minutos (62-60). Saltaron entonces las alarmas en el conjunto blanco, capaz de meter un par de marchas más en defensa y sofocar definitivamente la rebelión del rebelde Lugo mediante el acierto en el lanzamiento de Heurtel.