Giorgi Shermadini defiende un ataque del Joventut en el primer partido de cuartos. / EFE

Copa del Rey / Cuartos

El Tenerife frena la heroica del Joventut en la orilla y repite semifinal

La 'Penya', muy desacertada de partida, remontó hasta 17 puntos de desventaja, pero los canarios jugaron mejor los minutos finales

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Granada

No fue un manual de virtudes en el baloncesto, pero el primer partido de la Copa del Rey tuvo tanta épica como errores para deleitar con ingentes dosis de emoción al público de Granada. Joventut de Badalona echó de menos el tiro de tres –4 de 17 desde la larga distancia para un nefasto 15 % de acierto–, pero al menos le echó arrestos para pelear hasta el final un partido que Tenerife llegó a tener encarrilado con una ventaja de 17 puntos (34-51). Murió ahogado en la orilla cuando incluso había logrado voltear el marcador, y permite así que los canarios disputen su cuarta semifinal en cinco años.

El total desacierto inicial de la 'Penya' no presagiaba nada bueno para el equipo catalán. Solo el veterano Ante Tomic rompió el hielo en uno de sus habituales bailes en la pintura, pero ya habían transcurrido tres minutos de juego y el Tenerife ya mandaba cómodamente en el marcador. Solo el juego interior sostenía al equipo de Carles Duran, absolutamente negado desde la distancia. Los cinco triples del cuadro de Vidorreta terminaron por rematar un primer parcial para el olvido en Joventut, once abajo con los primeros diez minutos de juego consumidos.

La dinámica no varió tras la breve pausa, pues el fallo de Pau Ribas y otro acierto desde más allá de 6,75 de Borg seguían incidiendo en la sangría catalana. Solo otros minutos de sequía ofensiva tinerfeña mantenían a la 'Penya' en partido. Dos canastas en cuatro minutos, gris puesta en escena para la Copa. Ni por esas los verdinegros, cargados de faltas y en situación límite con el 15-31 a tres minutos y medio del descanso.

62 Joventut

Vives (-), Paul (2), Parra (14), Willis (12) y Tomic (15) –quinteto inicial–; Bassas (-), Feliz (-), Pau Ribas (6), Ventura (-), Busquets (-), Brodziansky (11) y Birgander (2).

64 Lenovo Tenerife

Marcelinho (8), Salin (4), Todorovic (6), Doornekamp (8) y Shermadini (12) –quinteto inicial–; Fitipaldo (-), Sastre (4), Borg (8), Sergio Rodríguez (-), Sulejmanovic (2), Wiltjer (8) y Guerra (4).

  • Parciales: 10-21, 13-15, 16-15 y 23-13.

  • Árbitros: Pérez Pizarro, Calatrava y Caballero.

  • Incidencias: Primer partido de cuartos de final de la Copa del Rey de baloncesto disputado en el Palacio Municipal de Deportes de Granada.

En las duras apareció el orgullo para apretar las cosas con un parcial de 6-0. Sirvió para maquillar la ventaja canaria al descanso, de trece puntos y basada en la diferencia de acierto en el triple, con un escasísimo 1 de 10 en la 'Penya' y el gran 7 de 14 del Tenerife. Demasiada desventaja a pesar del buen hacer de Joventut en las posiciones interiores, la fábrica de más de la mitad de sus 23 puntos al descanso, una anotación propia de minibasket.

A tirones continuó el partido tras la pausa. Típicos nervios del debut en un torneo corto, donde se gana o se hacen las maletas a las primeras de cambio. Fallo por aquí y fallo por allá, ya fuera en el tiro o en el pase. El caso es que la distancia se mantenía y los minutos seguían pasando para desesperación de la siempre fiel afición verdinegra. Un arreón final de Joventut le permitió llevarse el tercer cuarto (16-15) y encarar los diez minutos decisivos doce abajo y con la sensación de que pese a todo aún había partido.

Salin, un triple decisivo

Sufría el Tenerife con Marcelinho, su director de juego, desacertado en el tiro y acumulando pérdidas. Mientras, la 'Penya' se aferraba a la esperanza a lomos de Tomic, el mejor en anotación y rebote. Menguaba la renta amarilla y rugía una grada contagiada de la épica verdinegra. Brodziansky asumió el testigo con Tomic en el banco y el parcial se fue al 15-5 en el último cuarto. El partido en un pañuelo de dos puntos. Así es el baloncesto.

Tocaba ponerse el mono de trabajo para Tenerife y defender su mínima renta como si de un imperio se tratase. Falló más de la cuenta desde el tiro libre, demasiado para resistir el empuje de Joventut, por delante en el marcador por primera vez a falta de un minuto para el final. Sin embargo, ahí se quedó la 'Penya'. Salin anotó su única canasta en juego del duelo, un triple decisivo. Siempre lo cualitativo por encima de lo cuantitativo. Intentó responder Bassas pero falló y otra pérdida verdinegra finiquitó el primer envite copero.