El sueño interminable de Maite Cazorla

16/06/2019

La base grancanaria, que cumplirá mañana 22 años, disfruta de una temporada inolvidable en la que hizo historia al convertirse en la primera española en disputar la ‘Final Four’ de la liga universitaria norteamericana y, junto a la también isleña Leticia Romero, tener la oportunidad de debutar en la WNBA, la mejor del mundo.

ETIQUETAS:

«Soy afortunada de haber tenido una gran experiencia en Oregón durante cuatro años y ahora tener la oportunidad de estar en la WNBA», reconoce la directora de juego grancanaria Maite Cazorla, quien mañana cumplirá 22 años y prosigue cumpliendo un sueño interminable después de triunfar durante su etapa en el baloncesto universitario estadounidense, guiando a los Ducks a su primera Final Four este curso y, merced a la confianza de la franquicia Atlanta Dream, haber cumplido el sueño de debutar en la mejor liga del mundo.

Cazorla, hermana de los exjugadores del Baskonia -entre otros equipos- Juan Pedro y Carlos, se formó en el Segle XXI catalán desde los 14 años tras comenzar en las categorías inferiores del Teresianas y del Club Baloncesto Islas Canarias, justo antes de incorporarse a la Universidad de Oregón Ducks, donde hizo historia llevando a su equipo a la lucha por el título universitario y acabó con un promedio de 10.1 puntos (38.9% de acierto en triples), 1.9 rebotes, 4.7 asistencias y 1.4 recuperaciones por compromiso, y a nivel colectivo con un balance de 113 victorias y 35 derrotas.

«La verdad que esta temporada ha sido increíble. Me hubiese encantado jugar la final de la NCAA y ganarlo todo, pero la verdad es que no me puedo quejar de todo lo conseguido», relata la base isleña, al tiempo que puede presumir de haber debutado en la mejor competición del mundo el pasado 31 de mayo, habiendo jugado tres choques ya con Atlanta Dream y convirtiéndose en la segunda jugadora canaria que dispone de minutos de forma oficial en la WNBA, tras haberlo logrado la también exjugadora del Islas Canarias Leticia Romero y la pívot senegalesa Astou Ndour, quien se unió ya a la selección y no coincidirá sobre el parqué con Cazorla cuando se mida con la franquicia de Chicago.

«Estaba nerviosa, pero orgullosa y contenta de haber debutado en la mejor liga del mundo. La experiencia está siendo increíble, estoy disfrutando de cada momento y trabajando para mejorar cada día. Estoy orgullosa porque no es nada fácil acabar en el roster de un equipo de la WNBA y tener la oportunidad de debutar», argumenta.

Competir con España.

La directora de juego grancanaria integró la generación de oro del baloncesto femenino en las categorías inferiores del combinado nacional, coleccionando seis medallas, siendo campeona de Europa en todas las categorías: sub-16, sub-18 y sub-20.

«Me encantaría jugar en la selección absoluta, ya sea tomar parte en un Europeo o en un Mundial. Siempre ha sido un placer y un honor representar a España, así que ojalá que tenga la oportunidad algún día de volver a hacerlo, pero al máximo nivel», manifiesta una jugadora que no tiene límites por su enorme talento para jugar a este deporte y por su capacidad de liderazgo para imponer su criterio y sus buenas decisiones en la pista.

El histórico Perfumerías Avenida se adelantó a otros equipos en la carrera por atar a una de las más firmes promesas del baloncesto continental. Maite Cazorla jugará las próximas dos temporadas en el cuadro salmantino tras deslumbrar durante su etapa universitaria en Oregón y disponer de minutos en la mejor liga del mundo. «El hecho de volver a España y jugar en un equipo como el Perfumerías Avenida es una gran oportunidad. Tengo muchas ganas de llegar a Salamanca, de mejorar como jugadora y de seguir disfrutando de este deporte», asegura la isleña.

El Perfumerías Avenida, el gran dominador del baloncesto nacional en las últimas campañas, pero que vio como el Spar CityLift Girona acabó con su dinastía en el presente ejercicio, pretende recuperar su dominio de cara a la próxima Liga DIA.

«Me convenció que Miguel (entrenador) contara conmigo, además de tener buenas jugadoras con experiencia. Está claro que la NCAA, la WNBA, la Liga Día y Europa tienen distintos ritmos, pero seguro que con la ayuda de todos podré adaptarme rápidamente», argumenta Cazorla.