Un monje franciscano, en el pueblo de Ye, en 1950. / JAVIER REYES

Viaje al Lanzarote de mediados del siglo XX

El CCA Gran Canara Centro de Cultura Audiovisual acoge la muestra fotográfica 'Javier Reyes, la mirada artesana'

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

El CCA Gran Canaria Centro de Cultura Audiovisual acoge la muestra fotográfica 'Javier Reyes, la mirada artesana', una peculiar exposición que ofrece el trabajo realizado por el nonagenario fotógrafo Javier Reyes (Haría, 1926) en la isla de Lanzarote desde mediados del siglo XX.

La exposición, que podrá visitarse hasta el día 25 de noviembre, es una delicada mirada a la isla conejera en la que muchos apreciarán también el pálpito de la Canarias humilde y profunda de los años cuarenta y setenta del siglo pasado, con la que Reyes, que cuenta ahora con 96 años, pudo componer un archivo patrimonial de incalculable valor que hoy destaca por la veracidad y humanidad que desprenden sus fotografías registradas en el seno de una sociedad campesina y marinera que, tras siglos de quietud, estaba a punto de desaparecer con la llegada del turismo.

Producida por la Casa Amarilla del Cabildo de Lanzarote y comisariada por el historiador Mario Ferrer, la citada muestra está haciendo un recorrido por las islas de la Macaronesia que se enmarca dentro del proyecto 'Identidades atlánticas,' financiado por la Unión Europea a través del programa Archipel.eu. Este proyecto, promovido por el Cabildo de Gran Canaria a través de la FEDAC, en colaboración con el Cabildo de Lanzarote, persigue poner en valor el patrimonio fotográfico macaronésico a través de muestras originarias. La exposición ya ha podido verse en La Palma, Lanzarote y Azores, para luego viajar a Cabo Verde y Madeira, tras su paso por Gran Canaria.

El fotógrafo Javier Reyes. / rubén acosta

Lejos de pretensiones artísticas y virtuosismos técnicos, Reyes partió de una comprometida concepción artesanal del oficio y de una innata capacidad visual para componer un archivo que hoy destaca por la veracidad y humanidad que desprenden sus fotografías. En su trabajo radiografió los humildes modos de vida de una sociedad campesina y marinera (habitualmente ignorados por la fotografía oficial y artística de la época), no solo de Lanzarote, sino de la pequeña isla de La Graciosa, convirtiéndose en el primer fotógrafo que empezó a acudir de forma regular al pequeño islote.

Reyes congeló con su cámara retratos, bodas, bautizos y todo tipo de encargos, pero asimismo plasmó arduas tareas domésticas y labores pesqueras, relacionándose en eventos religiosos y festividades, fotografiando los ritos y momentos de ocio de la sociedad que lo rodeaba.

Además, Reyes encontró una pequeña fuente de ingresos en los retratos que tomaba de amigos, familias o parejas durante las fiestas populares y bailes. Esta variante de su trabajo muestra un delicado universo de enamorados y parranderos, camareros y músicos, ansiosos pretendientes y madres vigilantes, niños entretenidos y solitarios noctámbulos... Pero, sobre todo, estas fotografías muestran la extraordinaria intuición de Reyes para capturar elocuentes instantes plenos de espontaneidad y naturalidad.