El muro, el 22 deagosto de 1965, a la altura de la calle Bernauer, donde se excavó el túnel 29. / K. giehr

El túnel bajo el Muro de Berlín

La periodista de la BBC Helen Merriman publica 'El túnel 29', la crónica de una fuga desde el Berlín Oriental que llega a las librerías tras su éxito como podcast

VÍCTOR VELA

Aquel día de octubre de 2018 en que la periodista Helena Merriman conoció a Joaquim Rudolph en Berlín, supo que había dado con una voz potente, poderosa, inmejorable, para contar uno de los episodios clave en la historia del siglo XX. Joaquim -que rondaba entonces los 80- había dedicado medio año de su juventud a excavar un túnel pensado con un único objetivo: rescatar a 29 desconocidos. Y lo mejor, explica Helena, es que al rememorarlo no desgranaba sus recuerdos con palabras huecas.

«Durante mi carrera como periodista, me he acostumbrado a que la mayoría de mis entrevistados generalicen y resuman su experiencia apelando a las emociones», dice la reportera. En el caso de Joaquim no era así. Su relato estaba lleno de detalles. «Recordaba olores, sonidos, medidas, colores». Y eso era clave, lo que Merriman buscaba para su proyecto periodístico: un podcast para la BBC que reconstruyera aquellas semanas de 1962 en las que Joaquim y un grupo de compañeros excavó un túnel bajo el Muro de Berlín por el que huirían 29 personas que querían escapar de la Alemania comunista.

Aquel podcast se convirtió en exitazo, adoptó forma de libro y llega ahora a las librerías de la mano de Salamandra, que publica 'El túnel 29', la crónica de una fuga «extraordinaria».

El Muro de Berlín se construyó (al principio era solo una alambrada) la noche del 12 de agosto de 1961. «A las seis de la mañana del domingo 13 de agosto, las tropas habían cerrado 193 calles, 68 pasos fronterizos y 12 estaciones de tren».

Ese fin de semana veraniego, Joaquim estaba con unos amigos dándose un baño en las playas del norte de Alemania. Cuando regresó a Berlín, se encontró con una ciudad dividida. De la noche a la mañana, hubo familias, parejas y amigos separados, condenados a vivir en mundos enfrentados.

Joaquim decidió hacer algo. Una noche nublada, sin apenas luz, en septiembre de 1961, consiguió vadear un río y llegar al Berlín Occidental. Allí, con 22 años, se introdujo en una red de la resistencia que planeaba taladrar el suelo de Berlín, excavar un pasadizo de casi 135 metros de longitud (apenas un metro cuadrado de diámetro) y subir a la superficie ya en la zona comunista.

El relato periodístico adopta hechuras de 'thriller' para narrar una hazaña con derivadas políticas. Por las páginas de este libro de no ficción desfilan las tensiones de la guerra fría o los sucesivos intentos de sortear el muro para escapar. Está el caso de Peter Fechter, quien el 17 de agosto de 1962 fue acribillado a tiros por los soldados de la RDA cuando intentaba atravesar la alambrada. O el de Hans Conrad Schumann, el soldado de 19 años que, el 15 de agosto de 1961, tan solo tres días después del inicio de la construcción, abandonó su puesto de vigilancia y escapó al Berlín occidental. Entre 1961 y el 9 de noviembre de 1989 (fecha del derribo del muro), más de cien mil ciudadanos de la RDA intentaron huir y 140 fueron abatidos.