Borrar
El humorista David Cepo participa en el Festival Reíslas. C7
David Cepo: «Necesitamos reírnos, sobre todo a raíz de los efectos que provocó la pandemia»

David Cepo: «Necesitamos reírnos, sobre todo a raíz de los efectos que provocó la pandemia»

El Festival Reíslas trae en septiembre a Gran Canaria y Tenerife el exitoso show del cómico madrileño, 'No cruces los brazos'

Francesc Zanetti

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 19 de agosto 2023, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Desde el pasado año el cómico madrileño David Cepo gira por España con su espectáculo 'No cruces los brazos', que presentará en el escenario del Centro de Iniciativas Culturales (Cicca) de la capital grancanaria en dos funciones previstas para el próximo día 14 de septiembre, en el marco del Festival Reíslas. Para la función de las 20.30 horas Cepo ya ha agotado las entradas, mientras que para la fijada a las 18.00 horas, restan muy pocas localidades, como igual sucede para el mismo 'show' que tendrá lugar también al día siguiente en el Teatro Leal de La Laguna.

Cepo, que hizo su primera aparición televisiva en el 'Open Mike' del Canal Paramount Comedy, es uno de los humoristas españoles del momento. Nacido en 1988 señala que comenzó a interesarse por las tablas de un escenario «desde que tenía poco más de 20 años, después de formarme como actor en la escuela municipal de arte dramático de Madrid y en el centro Estudio 2 de Manuel Galiana, en el que aún recibo clases». El último año ha sido frenético para Cepo. En los teatros y salas en los que se presenta con 'No cruces los brazos' arrasa con su trabajo «cimentado a raíz de los 'reels' cortos publicados en la red Instagram con los que conecto de una manera divertida con mis seguidores. Subo tres vídeos a la semana y es una locura», reconoce. «Las redes han multiplicado la difusión de los artistas que antes sólo era posible a través de la televisión». Se considera un ser cercano y reconoce que en muchas ocasiones se inspira para elaborar sus guiones del tráfico que generan y explotan las redes sociales.

«Necesitamos reírnos, sobre todo a raíz de los efectos que provocó la pandemia. Es hora de que eso cambie y que podamos salir de nuestra zona negativa dejando los problemas a un lado», avanza el madrileño que, a la hora de hacer comedia inspirada en situaciones cotidianas, se plantea la cercanía con el público como sello principal.

La actitud

«La actitud con la que el espectador entra en la sala es importante. Como siempre digo 'si cruzamos los brazos, los chistes no entran'. Me encanta mucho el humor absurdo total. El chiste más malo del mundo a mí me va a gustar seguro», dice. Precisamente el nombre de su 'show' lo escogió porque le daba rabia que cuando actuaba en cualquier sala hubiese gente con los brazos cruzados. «Me producía negatividad», confiesa.

Su show reclama al público la participación. «La improvisación y la interactuación con la gente es importante», dice. «Hay cursos de comedia, pero donde de verdad aprendes es subiéndote a un escenario, sintiendo la adrenalina y la complicidad de los espectadores. La primera vez que me subí a un escenario con un guion de tres minutos fue en un bar y me salió fatal, aunque a la misma vez me dije... ¡joder, que guay! Recuerdo que actuaba Dani Fontecha, guionista de 'El hormiguero', y le pregunté que si podía subir a la tarima. Estaba tan nervioso que creo me subí a la butaca alta unas 250 veces en los dos minutos y medio que duró mi intervención. La gente apenas se reía porque cuando transmites inquietud no llegas a conectar con el público. Fontecha es ahora muy amigo mío y alguna vez hemos actuado juntos y siempre cuento esta historia antes de presentarlo. Gracias a él hoy me dedico a esto», sostiene Cepo.

Se declara tiquismiquis a la hora de preparar sus espectáculos. Como Rafa Nadal mantiene un ritual inalterable de manías en la pista: por supuesto ir ataviado siempre y totalmente de negro, pie de micro en una posición concreta, botella de agua controlada y butaca cómoda. También al salir a la escena tiene que dar la mano a alguien de confianza. «La conexión con el público es fundamental y desde el mismo inicio notas a la primera las energías positivas o negativas del público. Cada día tienes un público diferente, nunca es el mismo. La gente por lo general viene predispuesta a pasarlo bien, lo que es una exigencia añadida que al cómico lo coloca ante una única realidad: debes dar el nivel para que la gente no se vaya decepcionada a casa después de haber pagado una entrada. Eso te crea ansiedad y tensión antes de actuar», confiesa.

Cuando escribe sus guiones los contrasta con su círculo íntimo de amistades «pero no es precisamente el público adecuado para validar los chistes. A ellos los tienes comprados porque te conocen de toda la vida», admite Cepo, que reconoce que hoy por hoy en España se puede vivir del humor.

Los sorprendiditos

El humorista David Cepo e muestra contrariado con la situación de los 'sorprendiditos' en España.

«Da igual de qué tema hables que siempre se incomodarán. Yo como cómico lo que intento es hacer reír. Como humoristas tenemos que asimilar que no le podemos gustar a todo el mundo. La política no me llama la atención, me aburre. Por eso la política, el fútbol y la religión son asuntos que no toco directamente en mis monólogos, porque nadie se esfuerza por empatizar contigo si no piensas como ellos», lamenta David Cepo.

«Hay muy buen rollo entre los cómicos españoles y mola mucho ver triunfar llenando teatros a los colegas tuyo», comenta Cepo a quien gustaba mucho (y sigue gustando) J.J. Vaquero, Alex Clavero, David Navarro o las chicas Eva Hache, Eva Soriano o Valeria Ros, entre otras.

Quien quiera saber por qué la risa es fundamental para sobrevivir, no debería perderse el show de David Cepo... y, por supuesto, no cruzar los brazos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios