Javier Marías. / e. p.

Luto por un autor que se merecía el Nobel

El mundo de la cultura y la política lloran la muerte de un hombre talentoso al que le quedaban muchas páginas por escribir

Antonio Paniagua
ANTONIO PANIAGUA Madrid

El mundo de las letras y la política lloraron este domingo la muerte de unos de los grandes de la literatura española, Javier Marías, un hombre que si hubiera vivido algunos años más quizá se hubiera llevado el reconocimiento de la Academia Sueca.

A decir de Eduardo Mendoza, «ha muerto el mejor escritor de las últimas décadas». Mendoza, amigo de Marías desde hace tiempo, cree que fel allecido está a la altura de los grandes maestros de la literatura en español. «Siempre he sido un gran defensor de su obra», sentenció. «Encontró una voz, una temática y un estilo tan propios que lo convirtieron en un fenómeno excéntrico, dentro de la literatura española», adujo Mendoza.

Fernando Aramburu no llegó a conocer personalmente a su colega, pero sí era un asiduo lector de sus novelas y artículos de prensa. «Al revés de otros escritores de éxito, que no pasan de entretener, Javier Marías ensayó con tesón la literatura. Tengo en muy alta estima sus serias y explicativas narraciones. Intuyo que su fallecimiento trunca un empeño que aún habría dado frutos valiosos y que tarde o temprano le habría granjeado, con todo merecimiento, el premio Nobel», dijo el autor de 'Patria'.

La novelista Rosa Montero se declaró totalmente «noqueada» por la desaparición del autor de 'Mañana en la batalla piensa en mí» y dijo algo que muchos pensaban: «Era el mejor candidato para el Nobel en España actual». En esta idea abundó Arturo Pérez Reverte: «Que Javier Marías haya muerto sin el premio Nobel le quita mucha categoría al premio Nobel».

La escritora y consejera de Cultura, Turismo y Deporte en la Comunidad de Madrid, Marta Rivera de la Cruz, se mostró «consternada» tras conocerse el fallecimiento del escritor del pros prosista. «Le quedaban muchas grandes páginas por escribir. Qué pena». Para Rivera de la Cruz, «la de Javier Marías era la prosa más depurada de las letras españolas de los últimos 30 años. Resulta difícil hacerse a la idea de que no volverá a escribir nunca más, y que sus novelas grandiosas y sus lúcidos artículos forman ya parte de la historia de la literatura en español».

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lamentó de este «día triste para las letras españolas» y calificó a Javier Marías como «uno de los grandes escritores de nuestro tiempo». «Su inmensa y talentosa obra siempre será parte fundamental de nuestra literatura», destacó. «Su obra le mantendrá vivo en nuestro recuerdo», aseguró el ministro de Cultura, Miquel Iceta.

El Real Madrid, club por el que Javier Marías sentía devoción, expresó su pesar por el fallecimiento. «El Real Madrid C. F., su presidente y su Junta Directiva lamentan profundamente el fallecimiento de Javier Marías, uno de los escritores más grandes de la literatura española y universal, un gran madridista que siempre vivió con pasión su amor por el Real Madrid», señaló el club presidido por Florentino Pérez en un comunicado en su página web.

La Real Academia Española (RAE), de la que el difunto era miembro, y el Instituto Cervantes también se hicieron eco de la noticia. «Conmovidos por la muerte de Javier Marías, uno de los escritores imprescindibles de los últimos 50 años. El prestigio mundial y la autoridad de su obra le convirtieron en habitual candidato al Nobel», destacó el Instituto Cervantes en las redes sociales.

Milena Busquets se sumó a las condolencias: «Ha muerto Javier Marías, el escritor que todos hubiésemos querido ser. Y el último de los grandes».

«Hasta el último momento pensamos que podía superarlo, que se pondría bien...», reconocía Dolores Redondo. La novelista tenía en ese momento a Javier Marías muy presente y se aferraba al móvil. «Yo nunca olvido a la buena gente y él fue siempre maravilloso conmigo. Ya en mi primer Sant Jordi, en 2013, tuvo el detalle de saludarme y charlar conmigo. Reconoció que no me había leído pero que su mujer era muy fan».