Cynthia Viera y Pablo San José, PSJM, en Estados Unidos. / C7

PSJM lleva su 'Democracia Americana' hasta Los Ángeles

La grancanaria Cynthia Viera y el asturiano Pablo San José protagonizan esta muestra individual en Estados Unidos hasta el 21 de mayo

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria '

American Democracy' (Democracia Americana) es una gran instalación compuesta por 59 pinturas históricas: un retrato pictórico de la historia política de los Estados Unidos interpretada en clave geométrica.

Con este nuevo proyecto, el colectivo PSJM - la grancanaria Cynthia Viera y el asturiano Pablo San José- continúa el desarrollo de un lenguaje propio dentro del campo de la abstracción, una línea que el colectivo ha dado en llamar «geometría social» en la que se generan composiciones geométricas a partir de datos estadísticos o escrutinios.

La exposición individual abrió ayer sus puertas en la Building Bridges Art Exchange de Santa Mónica (Los Ángeles), donde se exhibirá hasta el 21 de mayo.

El título de la obra da sentido a la abstracción, un contenido crítico que pervierte la misma tradición de la pintura formalista. La materia prima procesada por la sociedad del conocimiento es la información y esto es precisamente aquello que fundamenta la estrategia plástica de «geometría social», donde la infografía y la tradición de la pintura de campos de color americana se combinan con el estudio sociológico para ofrecer una reflexión crítica.

La realización de este proyecto conlleva una rigurosa investigación sobre las elecciones presidenciales en toda la historia de Estados Unidos. Una nación que fue fundada como una democracia y que se ha mantenido de este modo ininterrumpido a través del tiempo. «Este hecho nos proporciona una privilegiada línea temporal que cristaliza en una gran instalación que permite mostrar visualmente las fluctuaciones de un sistema democrático», apuntan esta pareja de artistas.

Desde esta visión panorámica, surgen varias lecturas de interés. En las tareas de interpretación de datos y aplicación de colores distintivos, el primer elemento que sorprende desde una mirada europea es la asignación de color a cada opción política, que aparece como arbitraria y diametralmente opuesta a la que convencionalmente se emplea en Europa. Desde el año 2000, los medios de masas estadounidenses comenzaron a asociar el color rojo al Partido Republicano —a pesar de ser un partido conservador— y el color azul al Partido Demócrata, considerado de centro-izquierda. A raíz de esta asociación realizada por los medios, los partidos adoptaron definitivamente este código de color.

Quizá la lectura más directa que se pueda hacer al enfrentarse a esta instalación es la clara tendencia hacia el bipartidismo y la polarización. El proyecto cuenta con el apoyo del Ministerio de Cultura, de Acción Cultural Española del Ministerio de Asuntos Exteriores y del programa CanariasCrea del Gobierno de Canarias.