Foto de familia en el patio de la Casa de Colón del Comité Científico del Coloquio con la consejera de Cultura, Guacimara Medina. / C7

Los procesos de globalización centran el Coloquio de Historia

La bienal académica regresa con unos meses de retraso y con una programación que en su mayor parte se realizará de forma telemática

David Ojeda
DAVID OJEDA

El Coloquio de Historia Canario Americana, cita bienal académica que nació en 1976 con la coordinación de Francisco Morales Padrón, regresa el próximo lunes a la Casa de Colón con una programación que se tiene que se tiene que realizar en su mayor parte de forma telemática por los rigores de una pandemia que ya obligó a retrasar su celebración.

Los procesos de globalización en el Atlántico centran su programación, que a pesar de las dificultades sigue siendo ambiciosa y entre sus 222 ponencias y sus seis conferencias generales cuenta con la participación de historiadores tan reputados como Carlos Martínez Shaw, Juan Marchena y Alfredo Alvar.

LOS DETALLES

  • 44 años de historia El Coloquio nació en 1976 y desde 1990 no baja de un centenar de participantes.

  • Nombres A lo largo de cuatro décadas de encuentros por la isla han ido pasado historiadores muy reputados.

  • Trienio Liberal La consejera Guacimara Medina se congratuló de que haya un apartado para ese periodo político.

  • En femenino Elena Acosta destacó la apuesta hace años por el área temática para 'Mujeres e Historia'.

El acento local estará muy presente en esta edición, ya que las jornadas que se prorrogarán hasta el jueves 3 de diciembre participarán 150 de las ponencias son de Canarias, 42 de la Península, 16 del resto de Europa y 21 de América.

El comienzo el próximo lunes tampoco ha sido elegido el azar. Tras la suspensión de su fecha prevista en el mes de octubre, el lunes el Coloquio, puente de conocimiento entre Canarias y América, zarpa con la intención de conmemorar la primera vuelta al mundo realizada por Fernando Magallanes y Juan Sebastián Elcano.

Elena Acosta, responsable de la Casa de Colón, consideró esencial que la cita no dejará de celebrarse a pesar de los obstáculos planteados por el coronavirus. «Hemos creído fundamental celebrarlo, con un trabajo muy importante para conseguirlo del persona de la Casa y de los miembros del comité científico», dijo.

Acosta reconoció el contratiempo que supone este contexto, que ha obligado a crear una agenda telemática y que pudiera conciliar horarios entre los dos continentes, pero a eso también le saca una lectura positiva. «Podrá acceder todo el mundo. Obviamente a los pocos actos que se van a celebrar físicamente en este espacio verán su aforo muy reducido. Pero en las sesiones en la web podrá participar todo el que quiera», aseguró.

Según expone la organización en su desglose de las ponencias y conferencias, el Coloquio vertebra sus contenidos en torno a tres seminarios sobre las tres grandes etapas de la globalización. Debido a la importancia y amplitud de la temática de este año, se ha ampliado el marco cronológico para resaltar, en su totalidad, los procesos históricos que llevaron al desarrollo de la globalización (Primera Globalización - siglos XVI-XVIII, Plena Globalización -circa 1840-1929 y Globalización actual - desde 1980 hasta nuestros días).

En relación a esto, y como portavoz del comité científico, Manuel Lobo incidió en que «El Coloquio sucesivamente ha estudiado desde el siglo XVI hasta la actualidad, todas las peculiaridades de ese mundo y sus relaciones con Canarias. En esta ocasión queríamos abordar su relación con esta globalización, pero no podíamos olvidarnos y perder la oportunidad de centrarnos a su vez en otras globalizaciones de la historia y contrastar y confrontar entre ellas».

La inauguración del Coloquio de Historia Canario Americana será el próximo lunes 30 a las 10.00 horas. Este acto de presentación contará con la conferencia 'La universidad como motor del desarrollo sostenible' que correrá a cargo de Manuel Castells, ministro de Universidades.

Guacimara Medina, consejera de Cultura del Cabildo, quiso poner el acento en el importante esfuerzo organizativo que ha supuesto para el personal de la Casa de Colón sacar adelante la celebración y «no pasar este año tan difícil en negro».