Una imagen del montaje que esta semana se representará sobre el escenario del Teatro Pérez Galdós. / C7

La Phármaco explora el mito de la revolución

La compañía de danza representa 'Una gran emoción política' en el Pérez Galdós, una obra basada en la acción social y poética de María Teresa León

David Ojeda
DAVID OJEDA

El mito de la revolución a través de las que creyeron en él y llevaron toda la vida la herida de su caída. Por ahí transita la propuesta escénica que el próximo jueves presentará en el Teatro Pérez Galdós La Phármaco dentro del ciclo Música y Danza. La biografía política y artística de María Teresa León, integrante de la generación del 27, y figura de activas convicciones políticas en los años en los que la guerra abrió una fractura todavía presente en las rutinas nacionales, inspira 'Una gran emoción política'.

Luz Arcas y Abraham Gragera, responsables escénicos del espectáculo, han bebido de la biografía vital de la que fuera compañera de vida de Rafael Alberti, para construir un relato corporal y emocional de una época. O de varias, porque aquellas emociones políticas de las que habla el título siguen presentes. «La pieza está inspirada en María Teresa León. No tanto en su biografía como en su visión del mundo, que es fundamental porque encarna muy bien la historia reciente de España que no deja de ser la historia del siglo XX. Con todo el fervor político y el mito de la revolución. Pienso que lo que somos hoy procede de todos aquellos fracasos y conquistas», expone al teléfono Arcas, en cuya biografía profesional se subrayan premios como El Ojo Crítico de Danza 2015, Mejor Intérprete Femenina de Danza 2015 en Premios Lorca o ser finalista a mejor intérprete femenina de danza en Premios Max 2017.

Arcas y Grajera dan forma en este espectáculo a un proyecto integral, comprometido y ajeno a epígrafes reduccionistas. «Cuando quisimos abordar la figura de León, fijándonos mucho en su biografía 'Memorias de la melancolía', estuvimos de acuerdo en que siempre que se recupera una figura femenina que no ha tenido mucho reconocimiento se recurre mucho a sus anécdotas vitales y eso no me interesaba. Me interesaba su visión del mundo. Recuperar lo que pensaba del mundo como una activista o como creadora y eso es lo que hemos tratado de llevar a la escena y de llevar a los cuerpos. Su visión de la mujer, su compromiso social, su empatía, su sentido de misión política y artística. Lo que queda muy claro es que tiene un amor profundo por España y una necesidad de tomar partido de tomar partido en su futuro», indica.

Por ello la propuesta no se limita al lenguaje del baile y el cuerpo. La obra tiene un cuerpo intenso que toma forma desde distintos lugares de expresión para coincidir en el sentido del relato. «Hay textos de la autora diluidos en los personajes. Un trabajo musical que se interpreta en directo muy potente, como miembro de la generación del 27 está fascinada por el folclore español y eso está muy presente y tratado de una manera muy contemporánea. También hay un trabajo plástico porque somos danza pero me gusta decir que nos dedicamos a las arte escénicas», asegura.

El contexto en el que hoy se sigue despachando ruido y furia en la España actual hace pertinente el discurso de la pieza, como así lo ve su creadora. «Por muchas razones. Porque España vuelve a estar dividida como hacía años que no lo estaba, por el momento de crisis y la miseria que se nos viene encima. Y porque de alguna manera se están volviendo necesarias ciertas ideologías, llenar de contenido una vida política que estaba moribunda», manifiesta.

Sin embargo, defiende su neutralidad: «Es una obra que habla de una manera bastante objetiva del sufrimiento y de la emoción de aquellos años. Evidentemente habla de una mujer que tenía una clara filiación política, pero habla de la realidad española de una forma muy sugerente con los cuerpos y las imágenes tan dolorosas de aquellos años tan desiguales. Igual que ahora se puede ver, la crisis potencia una desigualdad social y que las clases siguan existiendo».

El Teatro pone a disposición del público un bono combinado del ciclo Música y Danza para asistir a dos espectáculos al precio único de 20 euros. La web del recinto y del auditorio Alfredo Kraus los despachan.