«Soy un defensor acérrimo de la zarzuela»

09/02/2019

El tenor tinerfeño Jorge de León protagoniza el próximo 5 de abril, a partir de las 20.00 horas, en el Auditorio Alfredo Kraus de la capital grancanaria, un recital con una selección de piezas de ópera y zarzuela junto a la soprano Rocío Ignacio y al pianista Juan Ignacio Parra.

Reconoce que este recital se enmarca dentro de una temporada marcada por el «momento dulce» que atraviesa su carrera. Sin ir más lejos, atiende a este periódico tras un montaje de Madama Butterfly, en el Liceo de Barcelona, y a punto de viajar a Nueva York para ponerse a las órdenes de Plácido Domingo para una Aida protagonizada por Anna Netrebko, que se podrá ver desde el próximo día 28 de febrero, en el Metropolitan Opera House.

«Atravieso por un gran momento. Siempre es un placer regresar al Metropolitan y estar con uno de los mejores directores, como es Plácido Domingo. Creo que es un momento cumbre dentro de mi carrera. Es una de esas metas que siempre has querido alcanzar», asegura por teléfono el tenor tinerfeño.

Subraya que su carrera profesional atraviesa «un momento clave». «Durante el pasado año y éste tengo poco tiempo para descansar. Los compromisos son tremendos, pero yo me encuentro perfectamente, cosechando muy buenas críticas», apunta Jorge de León.

Reconoce que se encuentra en plena «madurez» vocal e interpretativa, lo que le permite asumir retos que considera mayúsculos, como es asumir el rol de Otello.

«Es un papel que requiere experiencia. No todo el mundo lo puede alcanzar. Se ha generado mucha expectación con mi estreno, en Málaga, y por eso se ha programado una sesión más. Hablamos de un Verdi maduro. Se trata de su penúltima obra, que implica una enorme exigencia vocal. Es un rol muy shakespeariano y el desgarro vocal que implica obliga a tener una cierta experiencia personal y profesional para alcanzar esa madurez. La voz madura y se amolda o no a cada personaje. Es un rol de puro celo y temperamento», dice el tenor tinerfeño.

En abril, en el Auditorio Alfredo Kraus, Jorge de León protagonizará un repertorio que le permite repasar «el antes, el presente y el futuro» de su carrera. De ahí que acometa, por ejemplo, arias de las mencionadas óperas Aida y Otello, junto a otras de Tosca y La Bohème, con Rocío Ignacio.

«Ella es una soprano sevillana con una carrera nacional e internacional fantástica. Hemos coincidido en algunos montajes y era de recibo compartir con ella este recital en mi tierra. Siempre que hemos cantado juntos ha sido muy gratificante, por lo que afronto este recital con mucha emoción».

Les acompañará el pianista Juan Ignacio Parra. «Es uno de los grandes valores en el acompañamiento para los cantantes líricos. Tiene la visión de la orquesta en el piano. Sus manos son una delicia y logra generar todo el peso de la orquesta», explica De León.

También incluye en el concierto varios temas de algunas de las zarzuelas más conocidas del repertorio. Se trata de un género que defiende con uñas y dientes. «Soy defensor acérrimo de la zarzuela. He hecho unos trece roles durante mi carrera. Es nuestro máximo exponente cultural, que refleja no solo nuestra música, sino también nuestra literatura y el sentir popular. Hice un concierto en la Scala de Milán con un repertorio lírico español y la gente se volvió loca. Cuando canto zarzuela fuera de España la gente lo recibe como algo sublime. Algunas romanzas y canciones tienen una enorme dificultad vocal, incluso mayor que algunas arias de ópera. La etiqueta de género chico no representa a toda la zarzuela», subraya el cantante isleño.