«Saint Saëns no deja de sorprenderme como persona»

02/06/2020

El músico e investigador grancanario Dionisio Rodríguez (en la imagen con Marie Gabrielle Soret) es el único invitado español a la Asamblea de la Societé Camille Saint Saëns (1835-1921) de París, que se celebra el 6 de junio. En el desarrollo de la misma se debatirán importantes actuaciones sobre el centenario del compositor, que se realizarán en 2021. El artista galo residió durante años en Gran Canaria.

— ¿Qué es la Societé Camille Saint Saëns y quiénes la forman?

— Es heredera sentimental de la formada en 1924, en París, tras la muerte del compositor. Constituida en 2017, tiene un núcleo que conforman un buen puñado de grandes especialistas internacionales, estudiosos y responsables de bibliotecas y centros de investigación. Su presidente e impulsor es Michael Stegemann (1988), pero también cuenta entre sus filas, por nombrar a algunos, con la gran Sabina Teller Ratner, autora del Catálogo Temático de Saint Saëns, obra monumental aún inconclusa, y cuya inicial R sustituye y/o complementa el tradicional Opus con el que se citan las obras de este autor. Asimismo, Marie Gabrielle Soret, comisaria de la gran exposición que se va a realizar en el Palais Garnier de L’Ópera de París y otros muchos y renombrados especialistas y responsables de las variadas acciones culturales que se van a desarrollar en el país galo y en todo el mundo.

— ¿Cómo se convirtió usted en miembro de la misma y cómo se desarrollará en junio la Asamblea de la Societé Saint Saëns a la que ha sido invitado?

— Yo formo parte de la Societé, al igual que mi colaborador francés y querido maestro y amigo Jean Philippe Vasseurdesde 2019, por invitación expresa del secretario de la entidad Fabién Guiloux, tras coincidir con varios de sus miembros durante nuestras visitas a los fondos franceses en busca de los documentos españoles y canarios. La asamblea de este año es muy especial, pues va a abordar cuestiones internas tales como el desarrollo de la web de la entidad, la publicación de unos Cahiers Saint Saëns (Cuadernos Saint Saëns) donde podremos publicar con garantías y proyección los investigadores. Pero sobre todo en lo que respecta a la actualización de su catálogo de obras, publicaciones, conciertos y conferencias de todo tipo realizadas con nuestras propuestas y colaboraciones, en los eventos que en torno a su centenario se van a desarrollar en todo el mundo, así como de su propaganda y conocimiento. La asamblea se va a desarrollar por videoconferencia, dadas las circunstancias, coordinada desde la sede parisiense.

— ¿Sobre qué aspectos de este compositor centrará su intervención?

— En mi turno creo que me toca hablar de la extraordinaria, extensa y fructífera relación entre el compositor y España durante treinta años; y especialmente la que tuvo con las Islas Canarias y con Gran Canaria en particular, durante veinte. Por último y si tengo oportunidad, quiero anunciar los proyectos locales en marcha y proponer Gran Canaria como sede del próximo Congreso de la Societé, en invierno, tal y como gustaba a nuestro autor. Publicaremos en la revista de la Societe, contenidos como los que desde el pasado domingo y en una versión más ligera, vamos a mostrar en las páginas culturales dominicales de CANARIAS7 durante el mes de junio.

— ¿Cómo va el proceso de gestación de su libro sobre la estancia en Canarias y España de este compositor?

— A pesar de que he tratado de centrar el libro principalmente en las ocho grandes estancias de Saint Saëns en España, siete de las cuales incluyen Canarias, y de dedicarme ahora casi exclusivamente al periodo 1880-1898; el volumen de información que manejamos es inmenso y nos desborda en muchas ocasiones. La cantidad de textos nunca volcados al español es grande, pero lo nuevo a aportar a través de la correspondencia, publicaciones, etcétera no es menor; puesto que nunca ha sido utilizada y hay que acudir necesariamente a los documentos primarios (cartas, publicaciones, hemeroteca), que suponen un trabajo ímprobo, directo y puntual que ahora resulta más dificultoso.

— ¿Cuándo se publicará?

— Me gustaría pensar en 2021, coincidiendo con su centenario, pero el libro no se entiende sin su publicación en francés, lo cual hará que otros investigadores pongan su vista en España y desarrollen aquellos periodos que solo he podido esbozar, por falta de tiempo y medios. Serán franceses seguramente los que harán el trabajo, como lo han hecho los ingleses con algunos aspectos de nuestra historia. En España, investigar es un sinvivir.

— ¿Ha supuesto un problema la pandemia para sus investigaciones?

— Por supuesto. A estas alturas del año tendría que haber estado en Francia para visitar los centros documentales y fotografiar correspondencia, amén de haber llegado a tiempo para asistir el 7 de junio a la Asamblea de la Societé. Nada de eso es posible ahora. La Biblioteca Nacional de Francia, hemerotecas y otros fondos están cerrados. Aunque mi colaborador ha conseguido cita para la semana que viene, veremos qué es lo que le dejan hacer. Más problemas y limitaciones nos supone el no tener ayuda pública ni privada para nuestra investigación, viajes...

— ¿Ha descubierto algunas cosas sorprendentes durante sus investigaciones que nos pueda adelantar?

— Los recuerdos canarios de los fondos del Chateau Musée de Dieppe (Normandía) son magníficos, variados y constituyen una parte de nuestra historia no conocida; pero lo más sorprendente sigue siendo la propia persona/personaje de Saint Saëns, que no deja de llamar mi atención cada vez que me adentro en su correspondencia y en sus manifestaciones sobre los más variados temas.

— ¿Sabe si finalmente se ha concretado algo para celebrar el aniversario de Saint Saëns en Canarias? ¿Le han comunicado algo las instituciones públicas canarias?

— A nivel local me he contactado con las sociedades que tuvieron relación con Saint Saëns a fin de localizar, guardar convenientemente y digitalizar los fondos que tenemos. La mayoría de ellos ya había o ha hecho los deberes, aunque todavía alguna institución se resiste a cumplir con sus obligaciones, a permitirme el acceso a los documentos y/o a seguir mis prudentes consejos en cuanto a la conservación y catalogación. Esperemos que entren en razón. En el ámbito público, no ha habido institución local a la que no haya mandado proyectos en su ámbito, ya veremos qué es lo que se hace realidad. Y digo esto, porque los proyectos de exposición (Casa de Colón) y edición de la correspondencia desde Gran Canaria (facsímil e ilustrada), ha sido bien acogida y están pendiente de su aprobación y financiación. Espero que todos los actores principales de nuestra cultura, tanto públicos como privados, hagan posible una celebración que otorgue una pátina de rango internacional a nuestras islas, que contribuya a descubrir aspectos desconocidos de nuestra historia cultural y social, y que, completada con algunos de los fondos franceses, hagan de la celebración de su centenario en las islas un hito y un merecido reconocimiento al autor.