Karel Mark Chichon, en una imagen de archivo, dirigiendo a la OFGC. / cober servicios audiovisuales

El instructor externo no considera acreditado el acoso laboral de Chichon a la jefa de producción

El informe concluye que «los hitos comprobados de la denuncia» de Turienzo contra el director de la OFGC «no cumplen los requisitos»

VICTORIANO S. ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

La empresa Ecija, designada por la Fundación Orquesta Filarmónica de Gran Canaria (OFGC) como «instructor» de la denuncia de la jefa de producción Isabel Turienzo contra el director artístico y titular de esta formación musical, Karel Mark Chichon, concluye en su informe que «los hitos de la denuncia comprobados no cumplen los requisitos para revestir de la condición de acoso laboral, y, en concreto, no se cumple en términos generales, con el requisito de reiteración ni de intención denigratoria, además de no concurrir con otros elementos de manera individual en cada hito».

Esta empresa externa, especializada en este tipo de cuestiones, aclara lo siguiente en el informe al que ha tenido acceso este periódico: «Prácticamente solo la mitad de los hechos denunciados han podido comprobarse, al no aportarse suficientes pruebas o no haberse podido llevar a cabo la totalidad de las pruebas propuestas. En este sentido, debe tenerse en cuenta que las conclusiones alcanzadas por la instrucción no comprenden la totalidad de los hechos denunciados, sino solo aquellos que se han podido comprobar, siendo que los que han podido probarse representan un porcentaje medio de los mismos», lo que implica, explica, que «el veredicto de la instrucción no es concluyente y, por lo tanto, el mismo podría variar de haberse podido comprobar todos los hechos denunciados».

En concreto, el informe detalla que Isabel Turienzo propuso inicialmente un testigo para esta investigación, a los que posteriormente sumó otros tres. Uno de estos últimos fue rechazado por Ecija porque el mismo solo tuvo relación con los afectados antes de que se iniciara el presunto acoso laboral, a los dos meses de la contratación de la denunciante, jefa de producción de la OFGC.

El informe apunta que «la instrucción informó a la denunciante de la imposibilidad de contactar con dos de los tres testigos admitidos y la negativa» de uno de ellos «a participar en la investigación, ofreciéndole la posibilidad de proponer» otros en un plazo limitado.

De la prueba documental remitida por Isabel Turienzo, consistente en 106 correos electrónicos, esta investigación apunta lo siguiente: «No se aporta la totalidad de los correos electrónicos mencionados y transcritos en la denuncia, sino cerca de un 75% de ellos. Sin embargo, la denunciante aporta adicionalmente correos electrónicos sobre hechos no recogidos en la denuncia e incluso, posteriores a la misma. Aunque estas pruebas documentales están fuera del marco temporal de la denuncia, se valorará de igual forma su contenido».

Karel Mark Chichon, por su parte, propone dos testigos y con los mismos, apunta la empresa Ecija en su informe, mantuvo reuniones por separado y «se deja constancia mediante grabación de la llamada al autorizarlo así los testigos».

El origen de la investigación

Este informe de la empresa Ecija nace cuando los Servicios Jurídicos determinan la necesidad de que se designase a un instructor externo para que analizase la denuncia por acoso laboral de la jefa de producción contra la Fundación OFGC y su director artístico y titular, Karel Mark Chichon, a raíz de las dudas que generó el elaborado por la empresa Igualia, que no está especializada en estas cuestiones, y que concluía la existencia de «indicios suficientes de acoso laboral».

Se optó, según las fuentes consultadas, por designar a un funcionario de alto rango para llevar la instrucción, pero ante las dificultades para encontrar uno dispuesto a asumir esta tarea, se optó por Ecija, empresa que designó a una de sus abogadas laboralista y especializada en la materia.

«Este informe tiene por objeto verificar los hechos denunciados y, en caso de ser verificados, valorar jurídicamente los mismos como constitución del fenómeno de acoso laboral, en consonancia con la normativa de carácter laboral y jurisprudencia existente», aclara la empresa Ecija en su documento. Las actuaciones se desarrollaron, subraya, «durante cerca de 45 días», debido a la «coincidencia con periodos de festividad nacional» y «al intento reiterado de contacto con varios testigos propuestos, con resultado repetido infructuoso».

El juicio por la demanda por acoso laboral de Isabel Turienzo contra el director Karel Mark Chichon y la Fundación OFGC está fijado para el próximo mes de mayo, tras ser aplazada la vista fijada para marzo.