Los actores Lars Rudolph y Alfonso Castro, en una escena de 'Blanco en blanco', producción canario-chilena dirigida por Théo Court, que se proyecta hasta mañana en los Monopol. / C7

Los cines sobreviven gracias a los estrenos independientes y nacionales

Las salas defienden que son espacios seguros frente a la Covid-19, gracias a unos protocolos sanitarios exigentes y a la distancia entre las butacas

VICTORIANO S. ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

La denominada como nueva normalidad por la pandemia de la Covid-19 se traduce en las salas de proyección cinematográficas en una realidad marcada por la ausencia de grandes estrenos hollywoodienses, una cartelera copada por distribuciones independientes y nacionales, aforos limitados y pases escalonados en unas instalaciones que, según sus responsables, siguen a rajatabla los más estrictos protocolos de seguridad e higiene.

«Tenemos un aforo del 25% en cada sala y todos con mascarillas. Cada butaca que se compra, significa que se bloquean dos a cada lado y cuatro delante y otras cuatro detrás. Es decir, cada espectador implica el bloqueo de doce asientos. Hemos establecido una distancia de casi dos metros. Con las familias, mantenemos lo de dos butacas libres a cada lado y subimos a siete delante y siete detrás. Tras cada pase, la sala y todas las butacas se limpian con un producto especial y las mantenemos abiertas durante 10 minutos para que se aireen. Por eso, hemos modificado los horarios habituales de los pases», explican desde la dirección de los Multicines Monopol de la capital grancanaria, que reabrieron el pasado 26 de julio.

«Hemos adaptado todo el circuito del cliente en el cine, implementando estrictos protocolos de higienización y seguridad en las colas, en los espacios comunes y en las salas», subrayan desde los Cinesa, con respecto a los multicines Siete Palmas y El Muelle, que reabrieron «de forma paulatina». En concreto, los primeros volvieron a recibir espectadores el pasado 6 de julio, mientras que en El Muelle hicieron lo propio 14 días después.

A nivel nacional se ha puesto en marcha, con el apoyo del Ministerio de Cultura, una campaña publicitaria que asegura que las salas de cine son espacios muy seguros frente a la pandemia del coronavirus.

«El público ha vuelto con ganas. Nosotros solo abrimos de viernes a lunes y tenemos espectadores que vienen cada uno de los días. Nuestra clientela, espectadores en su mayoría de edad media y avanzada, y familiar, está respondiendo», aseguran desde los Multicines Monopol.

«Los fans del cine están con ganas de volver, por lo que nos transmiten desde las redes sociales. Y los clientes de los cines que ya hemos abierto nos han trasladado que se sienten muy seguros en nuestras instalaciones. Un estudio de Simon Kucher España dice que el 90% de los espectadores que han ido ya a un cine declaran sentirse muy seguros. La seguridad está muy por encima de restaurantes y tiendas. Esa sensación de seguridad y el hecho de que empiecen ya a lanzar estrenos importantes nos hace ser optimistas», aseguran desde el departamento de comunicación de Cinesa.

Sobre el perfil que congregan en sus salas, desde los Cinesa apuntan que tienen «de todo». «Si bien es cierto que predominan más los sectores jóvenes y las familias, más de séniors. Aunque somos conscientes de que esto es algo generalizado en cualquier actividad en este periodo especial que vimos», apuntan.

Los estrenos son otra de las cuestiones candentes en el retorno a la actividad de las salas de proyección. «Las distribuidoras independientes han puesto la carne en el asador. Se la están jugando sin tener por qué. Incluso, algunas han estrenado películas sin que estuvieran abiertos los cines en Barcelona, a pesar de estar ubicadas allí. Chapó por la valentía que tienen», señalan desde los Monopol, multicines que tradicionalmente se ha nutrido de este tipo de cine de autor y presupuesto bajo o medio frente a las millonarias apuestas yanquis.

«Sin duda, los grandes estrenos son importantes, tanto los locales como los internacionales», reconocen desde Cinesa. «El 29 de julio se estrenó 'Padre no hay más que Uno 2'. El día 28 de agosto se estrena 'Tenet', según la fecha publicada por la distribuidora, que es la fuente oficial. Y ya, desde hace semanas se vienen estrenando películas a priori menos sonadas, pero que están teniendo un muy buen resultado. Eso demuestra que la gente quiere volver al cine», reiteran.

El pasado miércoles, la comedia familiar de Santiago Segura, 'Padre no hay más que Uno 2', según informó la empresa Comscore, superó el millón de espectadores desde su estreno y estaba a un paso de lograr los seis millones de euros de recaudación.

Desde la dirección de los Monopol rompen también una lanza en favor de dos producciones canarias. Se trata del documental 'El último arquero', de la grancanaria Dácil Manrique de Lara, y 'Blanco en blanco', del chileno Théo Court, con producción isleña y parte de su rodaje desarrollado en Tenerife. «Son dos películas estupendas, que se han atrevido a estrenar en este periodo tan complicado y el público ha respondido muy bien», añaden.

'Tenet', de Christopher Nolan. / c7

'Tenet', Málaga y San Sebastián están llamadas a ser un impulso al sector

Tenet', la esperada nueva película del cineasta británico Christopher Nolan, protagonizada por John David Washington y Robert Pattinson, cuyo retraso se ha pospuesto en varias ocasiones este verano y parece fijada definitivamente para el 28 de agosto, se ha convertido en la gran esperanza del sector para que Hollywood abra el grifo para que sus producciones más potentes recalen de nuevo en las salas de proyección.

«Confiamos en que la fecha anunciada por la distribuidora Warner sea ya la definitiva. De no ser así, no dudamos en que tenemos contenido de calidad igualmente. Si no, no podríamos haber abierto hasta el estreno de 'Tenet'», dice Cinesa.

La revista 'Hollywood Reportes' informó hace unas semanas que a la Metro Goldwyn Mayer le ha supuesto unas pérdidas de casi 44 millones de euros el retraso del estreno de la nueva entrega de la saga de James Bond, titulada 'Sin tiempo para morir'. El filme se iba a estrenar el pasado 2 de abril y se ha pospuesto, en principio, para noviembre.

Los festivales de cine se han visto también afectados por la pandemia. Sin ir más lejos, el internacional de la capital grancanaria, el más importante del archipiélago, previsto para la pasada primavera, se canceló hasta el 2021.

Los organizadores del de Málaga han optado por retar a la pandemia y lo celebrarán, adaptado a la nueva normalidad, entre el 21 y el 30 de agosto próximo. Otro tanto sucede con San Sebastián, entre el 18 y el 26 de septiembre, lo que el sector entiende como un impulso. «Será importante que se celebren. Veremos que es importante que el sector esté unido. Y confiamos en que todos los aspectos, entornos y momentos clave del cine en nuestro país contribuirán a normalizar la vuelta al cine», esperan en Cinesa.

Las salas de proyección cinematográficas no solo tienen que combatir el miedo generado entre la población a la hora de socializar en un espacio cerrado por la pandemia de la Covid-19. También se enfrentan al consumo de cine en casa a través de las plataformas 'online', que se disparó durante el confinamiento al que obligó el estado de alarma.

Incluso, algunas distribuidoras, como reconocen con pesar desde la dirección de los Multicines Monopol, han vendido los derechos de emisión de algunos de sus títulos a estas plataformas para intentar rentabilizar en parte la compra de los mismos, ante la imposibilidad de estrenar en salas durante el confinamiento y en la actualidad.

Desde Cinesa reconocen que el consumo en casa aumentó, como es lógico, durante el confinamiento. «Es indudable que, si la gente está en casa, esto pasa. Sin embargo, las plataformas son complementarias a la experiencia presencial en el cine. Si alguien quiere quedarse en casa, no irá al cine. Si alguien quiere una experiencia fuera, no consumirá en 'streaming'. Son momentos, necesidades y formas de consumo diferentes. Y está claro que ver una película en el cine, con pantalla gigante, última tecnología de imagen y sonido, butacas... no tiene nada que ver con verla en casa».