Plató natural: Dos series nórdicas en Gran Canaria

08/02/2019

El Cabildo de Gran Canaria había anunciado para este año el rodaje en la isla de al menos tres series extranjeras y ya las tres tienen nombre. A The Witcher, de Netflix, cuyo rodaje en breve en Gran Canaria, La Palma y La Gomera desveló ayer este periódico, se suman la serie finlandesa The Peacemaker y la sueca Ambassador.

En todos los casos se mantiene el secretismo que rodea este tipo de producciones, un silencio que se acrecienta cuando se trata de series con el sello de un gigante audiovisual como Netflix y con un actor de renombre en la taquilla como Henry Cavill, que, entre otros papeles, ha sido el último encargado de poner cara en la gran pantalla a Superman. En todo caso, fuentes vinculadas al proceso de preparación de rodaje confirmaron ayer que entre los posibles platós naturales se encuentran el entorno del Roque Nublo, las Dunas de Maspalomas y Cuevas Blancas.

Netflix ya promociona la serie con un primer vídeo en el que se puede ver a Cavill caracterizado como el protagonista de la saga The Witcher, que se basa en una serie de novelas -también adaptadas en formato de videojuegos- de gran éxito, con una trama fantástica que recuerda en ocasiones a El señor de los anillos y Juego de tronos.

Además de Henry Cavill como Geralt de Rivia, protagonista de la saga, el reparto incluye a Freya Allan como Ciri, Anya Chalotra como Yeneefer, Jodhi May como Calanthe y Björn Hlynur Haraldsson como Eist.

La elección de Cavill ha generado ya polémica entre los seguidores de la serie The Witcher, tanto en su versión literaria como videojuego. Máxime cuando muchos lo identifican como un personaje de cierta edad. En todo caso, tanto el creador de la saga, el escritor Andrzej Sapkowski, como el actor cuyo rostro se utilizó para los videojuegos han dado sus bendiciones a la elección de Cavill.

«Un lugar muy atractivo». Mientras, desde el Cabildo el balance que se hace de este tipo de rodajes se centra en el fruto de un trabajo iniciado hace años y que se ha ido orientando precisamente hacia las series. El presidente de la institución insular, Antonio Morales, señaló ayer «Gran Canaria se ha convertido en lugar muy atractivo para el sector audiovisual. A The Witcher se van a sumar pronto en este primer trimestre varias películas internacionales, distintas coproducciones europeas y varias series. A través de la Film Commission les facilitamos la tarea de distintas maneras. Cediéndole espacios para los castings, cedemos espacios insulares para los rodajes, localizamos espacios en la isla con las productoras, hacemos de interlocutores con las distintas administraciones (cada Ayuntamiento ha designado una persona de contacto), mediamos, gestionamos e intentamos agilizar los expedientes administrativos con los ayuntamientos, Delegación de Gobierno, Medio Ambiente, etc».

Todo ello, agregó, «ha servido para crear en la isla ya una estructura de servicios para los rodajes muy importante».

Por su parte, el consejero insular de Desarrollo Económico, Energía e I+D+i, Raúl García Brink, señaló también ayer que «hace ya tiempo que nos marcamos el objetivo de promocionar Gran Canaria en el mercado audiovisual escandinavo y ahora estamos recogiendo los frutos de ese trabajo». «Desde el Cabildo», agregó García Brink, «tenemos muy claro que siempre que se pueda intentaremos atraer superproducciones, pero el futuro de este sector está en lograr una actividad continua con producciones europeas de tipo medio».

De Finlandia al mundo. En cuanto a The Peacemaker, la productora Matila Röhr encabeza este proyecto con capital mayoritariamente finlandés y con aspiraciones de colocarse en el mercado audiovisular internacional. Se trata de una serie sobre política, con dosis de acción y thriller y que se centra en el trabajo de los mediadores internacionales, con referencias al comercio de armas y los intríngulis del poder. La protagonizan actores nórdicos y su presupuesto es de 7,7 millones de euros.

Según publicó la publicación estadounidense Variety, especializada en cine y televisión, tiene al frente del reparto a la actriz Irina Björklund, acompañada en los principales papeles por Louise Peterhoff y Kardo Razzazi. Los diez episodios se rodarán en localizaciones de diversos países. En cuanto a Gran Canaria, se eligió por sus paisajes y también por los incentivos fiscales de que disfrutan este tipo de producciones gracias al Régimen Económico y Fiscal.

Además de la productora Matila Röhr, están implicados en el proyecto las compañías audiovisuales SVT, NRK, DR y RUV. Entre los primeros grupos en adquirir los derechos se encuentra el grupo Lumière.