Dámaso y su libertad generosa

Visitar la muestra es una forma de darle las gracias por legar su obra a los canarios en un gesto de generosidad sin precedentes.

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA

Brian Eno decía que el arte es el único oficio en el que podemos estrellar nuestro avión y salir ilesos.

Justamente eso es lo que lleva haciendo Pepe Dámaso (Agaete, 1933) desde los años 50, cuando descubrió que la creación le permitía reinterpretar el mundo desde una perspectiva propia.

Durante todos estos años, el grancanario se ha lanzado al vacío de forma obsesiva y su empeño se ha traducido en una vasta producción que ha adoptado múltiples formas y lenguajes.

Esta asombrosa libertad creativa es la que se puede apreciar hasta el 17 de septiembre en la exposición retrospectiva que le dedica el Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM).

Casi todos los grancanarios se han construido una idea sobre la obra de Dámaso tras toparse con un trabajo suyo en algún rincón de la isla. Estas impresiones saltan por los aires tras apreciar los múltiples caminos por los que ha transitado el creador de Agaete; desde sus coqueteos con el arte povera de los collages de Juanita (1965-1968), al hallazgo de uno de los temas que marcaría su trayectoria -la muerte- con los cráneos blancos, casi bautismales, creados para homenajear a Óscar Domínguez en 1968; o su compromiso social del Retablo del Atlántico (2000), dedicado a los africanos que pierden la vida buscando un futuro mejor a bordo de una patera.

Además, la exposición permite conocer la naturaleza del legado que Dámaso ha donado a los canarios en un gesto de generosidad sin precedentes en las Islas. Por ello, visitar la muestra es una forma de agradecérselo.

Más información.

Qué: Pepe Dámaso, exposición retrospectiva.

Dónde: CAAM, en la calle Balcones, 11, en la capital grancanaria.

Horario: De martes a sábado, de 10.00 a 21.00 horas. Domingo de 10.00 a 14.00 horas.