El pianista Rubén Fernández y el tenor Ismael Jordi. / ÁNGEL MEDINA-EFE

«A Kraus todavía no se le ha hecho el homenaje que merece en este país»

Ismael Jordi, alumno del tenor grancanario, y el pianista Rubén Fernández protagonizan la 18ª edición del homenaje a su figura

David Ojeda
DAVID OJEDA

Alfredo Kraus cumpliría este martes 93 años y como viene sucediendo desde hace ya 18 el Teatro Pérez Galdós, escenario de muchos de sus hitos artísticos, se abre para una nueva edición de un homenaje a su figura con la participación del tenor jerezano Ismael Jordi y el pianista vizcaíno Rubén Fernández Arroyo.

Esta cita siempre pretende evocar el recuerdo de Kraus, uno de los tenores líricos más importantes de la historia y lo hace un espacio especialmente significativo en su trayectoria. Esta edición, además, añade otra medalla a la colección de emociones que representa el evento con la presencia de Ismael Jordi, hoy una figura de calado mundial, y en sus comienzos, precisamente, alumno del «maestro» en la Escuela Superior de Música Reina Sofía.

Eso le da un valor especial para la familia, impulsora de la fundación que lleva su nombre y organiza este homenaje cada año. «Llevamos muchos años intentado contar con Ismael en este acto pero su agenda lo hacía imposible. Algo bueno nos tenía que dejar esta pandemia este año. Además, estamos muy orgullosos de que un alumno de nuestro padre haya alcanzado este nivel», refirió Rosa Kraus.

Para Ismael Jordi esta era una asignatura pendediente. No solo porque la familia de Kraus soñara con verle sobre las tablas del Galdós, para él también hay un agradecimiento que expresar desde el canto. «A Alfredo Kraus todavía no se le ha hecho el homenaje que hubiera merecido en este país», expuso Jordi.

Sus vivencias al lado de Kraus fueron notables y trascendentes. Así lo refirió durante la presentación del concierto. «Del maestro recuerdo la primera frase que trabajamos que me llevó seis meses hacer bien. No la quería cantar ni en la ducha. Pero sobre todo el respeto por la profesión, que eso es lo más importante. Me insistía mucho en que no me olvidara nunca de mi procedencia, de mis lazos familiares. De la importancia de los días de descanso y de cuidar la voz», indicó.

Y es que esas pautas siguen siendo rutina en la vida de un tenor que ha actuado en teatros de todo el mundo desde que debutara cantando 'Ernesto' ('Don Pasquale') en el Teatro Villamarta de su Jerez natal.

Por su lado, sin vivencias personales que reseñar porque nunca llegó a conocer a Kraus, el pianista Rubén Fernández Aguirre también trazó una conexión especial con el tenor grancanario fallecido en 1999. «Mi madre será toda mi vida una 'krausística' empedernida. En mi casa sonaban siempre todas sus grabaciones. Óperas, zarzuelas, las que hizo con Los Sabandeños... Y me marcó mucho que la primera vez que acudí a un recital en mi vida fue a uno de Alfredo Kraus en Bilbao en 1984. Y eso es muy especial. No solo por su excelencia técnica o la exigencia del concierto, es que marca una referencia para toda tu vida. Porque si tu primera experiencia es Maluma estás jodido para toda tu vida», manifestó el pianista vizcaíno.

Jordi y Fernández han trabajado un repertorio que se ajusta perectamente a ambos, partiendo de que Kraus era tenor y por lo tanto no hay que transportar el repertorio a otras tonalidades. Eso sí, «ha sido difícil porque nos quedaba originalmente para hacer un concierto de cinco horas y solo podemos estar una».

Durante los 60 minutos que está previsto que dure el concierto se interpretarán piezas de Tosti, Cilea, Von Flotow, Donizetti, Gounod, Proulenc, López. Imaz, Vives o ese '¡Adiós, Granada...!' de Barrera y Calleja tan representativo en la vida artística de Kraus.

Jordi avala el contenido escénico que se pondrá en liza en el Pérez Galdós. «El 99% de este repertorio lo hacía también el maestro. Haremos un repaso por sus obras más emblemáticas y lo haremos con mucha ilusión y mucha humildad», indicó.

La presentación de este lunes se celebro, además, con la presencia de Tilman Kuttenkeuler, director general de la Fundación Auditorio Teatro, y de Guacimara Medina, consejera de Cultura del cabildo de Gran Canaria.

El aforo del Teatro Pérez Galdós sigue contando con una autorización para la mitad de su aforo por Salud Pública. El concierto de esta martes comenzará a las 20.00 horas y las entradas se pueden adquirir en la web del teatro y en la taquilla del auditorio.