Confianza en la reunión con Sánchez

El presidente del Gobierno de Canarias aparca el tono duro contra el Partido Socialista para encarar el primer encuentro institucional con los «mejores deseos» y, sobre todo con la esperanza de que la llamada agenda canaria se desbloquee

Almudena Sánchez
ALMUDENA SÁNCHEZ

A nueve días de que se produzca la primera reunión institucional entre los presidentes Pedro Sánchez y Fernando Clavijo, éste último ha resuelto transitar desde la petición de elecciones anticipadas hasta los «mejores deseos» con que dijo ayer afrontar el encuentro del día 25.

Algunos grupos parlamentarios, como el Popular, intentaron que Clavijo mantuviera el tono duro con que ha estado dirigiéndose a los socialistas desde que Sánchez se convirtiera en presidente, pero no tuvieron éxito. «Voy a ir a la reunión con mis mejores deseos, con diálogo pero también con firmeza», respondió a la portavoz Australia Navarro y le añadió: «espero salir con frutos positivos».

La relación de «encontronazos» habidos desde la moción de censura fue enumerada por el portavoz del grupo Nacionalista José Miguel Ruano. El jefe del Ejecutivo negó que se le pudiera achacar a su gabinete haber elevado la tensión; «todo lo contrario, hemos ido a las reuniones y enviados los dosieres porque lo que nos interesa es que los asuntos se lleven a cabo», aseguró.

Clavijo dijo estar «trabajando muy bien» en la reunión con Pedro Sánchez. «Vamos a ir con la agenda canaria negociada y cerrada en los Presupuestos -indicó-, vamos a tratar de manera constructiva de ver en qué punto está estancada y deseo que fruto de esa reunión se desbloqueen la mayoría de los asuntos», insistió.

El portavoz de Nueva Canarias (NC), Román Rodríguez, llamó la atención sobre el hecho de que «nosotros dependemos más del Gobierno del Estado que al revés», así que le instó a salir de la «pancarta de la derecha españolista».

El presidente se reafirmó en negar que se hubiera enfrascado en una «escalada de tensión», como sostuvo Rodríguez. «No ha habido exabruptos, ni faltas de respeto ni elevar tonos», replicó.

Clavijo reiteró su confianza en «poder despejar cualquier duda o elemento de tensión» cuando se vea con el presidente del Gobierno del Estado, de quien dijo además que «me unía, y espero que siga siendo así, una relación personal buena».

El portavoz nacionalista consideró un «error» que Clavijo se hubiera reunido con el presidente del PP, Pablo Casado, pero el jefe del Ejecutivo se lo rebatió al recordarle que los conservadores dirigen el Senado que tiene que aprobar las reformas del REF y del Estatuto de Autonomía.