Un oso polar del sureste de Groenlandia sobre un glaciar, o hielo de agua dulce, a 61 grados norte en septiembre de 2016. / Laidre et al./Science

Ciencia | Biología

Descubren una nueva población de osos polares mejor adaptada al cambio climático

El uso de hielo fresco que se desprende de los glaciares de Groenlandia les sirve como plataforma para cazar durante todo el año

Elena Martín López
ELENA MARTÍN LÓPEZ Madrid

De todas las criaturas amenazadas por el calentamiento del Ártico, cuya temperatura está aumentando a un ritmo alarmante y más del doble de rápido que el resto del planeta, los osos polares son particularmente vulnerables, al depender del hielo marino (cada vez menos persistente) para cazar y alimentarse. Ahora, un equipo de científicos ha descubierto una población indocumentada de estos animales en el sureste de Groenlandia, aislada y genéticamente distinta, cuyo acceso limitado al hielo marino (océano congelado) les ha llevado a aprovechar hielo de los glaciares (formado por agua dulce) para cazar. Esta actuación brinda una perspectiva esperanzadora sobre la resiliencia de este grupo de osos frente al cambio climático.

La explicación es la siguiente: los osos polares utilizan el hielo marino para cazar focas, pero los osos del sureste de Groenlandia no tienen acceso a este tipo de hielo durante ocho meses al año. Para no morir de hambre, tuvieron que encontrar una solución, y la encontraron en el hielo glacial, que les permite vivir y cazar todo el año sin necesidad de migrar a otros lugares en busca de alimento, como hacen los osos polares del Ártico durante los meses de verano. El hallazgo puede arrojar luz sobre el futuro de la especie en los escenarios climáticos venideros, pues las condiciones actuales del hielo marino en el sureste de Groenlandia se asemejan a las que se predice que tendrá el Alto Ártico a finales de este siglo, tal como recogen los investigadores.

El estudio, publicado este jueves en la revista Science, combina 37 años de conocimiento actual y tradicional sobre el hábitat, el movimiento, la genética y la demografía de los osos polares de Groenlandia, junto al conocimiento ecológico indígena de la isla. La parte sureste había sido poco estudiada por su clima impredecible, montañas irregulares y fuertes nevadas, aunque sí se sabía que allí habitaban poblaciones aisladas de osos polares por los registros históricos y el conocimiento tradicional. «Lo que no sabíamos que eran tan especiales», expresa la autora principal del estudio, Kristin Laidre, científica polar del Laboratorio de Física de la Universidad de Washington, pues estos osos no solo han desarrollado una forma distinta de alimentarse, sino que su genética también es muy distinta a la del resto de las 19 poblaciones de osos polares documentadas.

Las líneas azules muestran que los osos polares del noreste de Groenlandia viajan a través de un extenso área de la isla en busca de hielo marino para cazar, mientras que los del sureste tienen movimientos más limitados dentro de sus fiordos de origen o fiordos vecinos.

Hebras pequeñas y menos cachorros

Los investigadores creen que parte de la razón por la que la población está tan aislada es que el entorno donde viven estos osos está cercado por todos lados, entre las montañas y la enorme capa de hielo de Groenlandia y las aguas abiertas del Estrecho de Dinamarca, lo que ha podido influir en el tamaño de este grupo de osos (solo unos cientos). Quizás eso también ha influido en sus medidas corporales -las hembras adultas son más pequeñas que en la mayoría de las regiones-, y en su descendencia -tienen menos cachorros, lo que puede reflejar el desafío de encontrar pareja en el complejo paisaje de fiordos y montañas-.

El hecho de que estos osos polares puedan sobrevivir en dicho hábitat sugiere que los glaciares que terminan en el mar, y especialmente aquellos que arrojan hielo regularmente al océano, podrían convertirse en refugios climáticos a pequeña escala a medida que disminuye el hielo marino en la superficie del océano, algo que no se había tenido en cuenta hasta ahora y que tiene implicaciones para la conservación de la especie. Aun así, «este hábitat no se encuentra en la mayor parte del Ártico donde viven los osos polares, sino que se concentra principalmente en Groenlandia y la isla de Svalbard. Por eso debemos ser cuidadosos al extrapolar nuestros hallazgos», dice Laidre, quien advierte que se necesita un seguimiento a más largo plazo para conocer la viabilidad futura de los osos del sureste de Groenlandia y comprender qué sucede con las subpoblaciones de osos polares a medida que se separan cada vez más del resto del Ártico debido a la disminución del hielo marino.

El trabajo de campo requirió un viaje diario en helicóptero de cuatro horas desde una comunidad costera de Groenlandia u otras bases para llegar al hábitat de los osos. / Laidre et al./Science

«La pérdida de hielo marino en el Ártico sigue siendo la principal amenaza para todos los osos polares. Este estudio no cambia eso. El hielo marino continúa disminuyendo en el Ártico, y eso reducirá la supervivencia de la mayoría de los osos polares. Las proyecciones más recientes son una disminución global del 30% de los osos polares durante las próximas 3 generaciones (alrededor de 35 años) bajo las tendencias actuales de calentamiento. El hielo de los glaciares puede ayudar a que un pequeño número de osos polares sobreviva durante períodos más prolongados bajo el calentamiento climático y puede ser importante para la persistencia de la especie (lo que significa prevenir la extinción), pero no está disponible para la gran mayoría de los osos polares. El monitoreo de estos nuevos osos quizás pueda decirnos un poco más sobre el futuro de la especie», declara Laidre.

-Pero los glaciares también se están derritiendo… ¿qué pasará en ese caso?

-El hielo glacial también está cambiando con el calentamiento climático. No sabemos el futuro y cuánto tiempo soportarán esto los osos en el sureste de Groenlandia –reconoce la investigadora.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, que ayuda a supervisar las especies protegidas, será la responsable de determinar si los osos del sureste de Groenlandia son reconocidos internacionalmente como una población separada, la vigésima del mundo.