Hallan el cuerpo de Olivia a 1.000 metros

Encuentran en el mar el cadáver de Olivia, la mayor de las hermanas, en una bolsa atada al ancla. El buque Ángeles Alvariño del Instituto Español de Oceanografía continúa con las labores de búsqueda de los cuerpos de Anna y Tomás

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

La autoridad judicial ha confirmado a primera hora de la tarde de este viernes que la toma de huellas practicada al cadáver rescatado anoche de las aguas de Tenerife permite afirmar ya sin lugar a duda alguna que el cuerpo es el de la pequeña Olivia

Por tanto se confirma que el cuerpo sin vida hallado este jueves en la costa tinerfeña es el de Olivia, la niña de seis años que se desapareció junto a su hermana Anna, de un año, y su padre Tomás G.C. el pasado 27 de abril, un hecho que Delegación de Gobierno ha sido ya comunicado a la madre y a la familia de las menores.

El buque Ángeles Alvariño del Instituto Español de Oceanografía (IEO) encontró el cadáver de una de las menores en el mar, en las costas de Tenerife, que en estos momentos continúa con las labores de búsqueda de Anna y su padre. El cuerpo fue hallado dentro de una de las dos bolsas detectadas, atada al ancla, en el fondo del mar, según ha confirmado Delegación de Gobierno.

El hallazgo de una botella de buceo junto a un edredón a 1.000 metros de profundidad en la zona hace dos días donde apareció la embarcación de Tomás Gimeno, desaparecido el 27 de abril junto a sus hijas, reforzó la hipótesis de que se usaron para lastrar bultos al fondo del mar. La idea es que usó un peso de unos 8 kilos para arrastrar algo al fondo marino.

La hipótesis principal es que Gimeno preparó varios lastres para lanzar al fondo del mar a sus hijas y después a él. El primer lastre entre las 21.30 a las 23. 30, hora donde regresó a puerto, según lo sitúan las llamadas que la madre de las pequeñas realizó la noche de la desaparición.

Tras ello se quedó sin batería, y una patrulla de Servicio Marítimo le paró por estar saltándose el toque de queda pero no encontró nada en el registro, porque los bultos ya los había cargado. Tras cargar su teléfono, volvió a un punto muy próximo al de su primera salida. A la 01:30 Beatriz, la madre de Anna y Olivia, le volvió a llamar y esta vez sí que estuvo hablando con ella en una conversación en la que él aseguró que se iba lejos con las pequeñas.