Samuel Machín, este miércoles a la salida de la Ciudad de la Justicia. / C7

Samuel Machín entrega al magistrado las pruebas que ya aportó al fiscal

El comisionista acudió al juzgado para aportar los correos que intercambió con los investigados. Su móvil está bajo la custodia del magistrado instructor

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

Samuel Machín, el comisionista que hizo de interlocutor entre el Servicio Canario de Salud (SCS) y la empresa RR7 United SL, acudió este miércoles al Juzgado de Instrucción número 7 de la capital grancanaria para hacer entrega de todas las pruebas que ya aportó en su momento al fiscal Anticorrupción, Javier Ródenas, cuando empezó a investigar el caso Mascarillas.

En concreto, se trata de los correos que compartió en la época en la que se gestó el contrato de cuatro millones de euros por un millón de mascarillas 3M, con el director del Servicio Canario de Salud, Conrado Domínguez, la exdirectora general de Recursos Económicos del SCS, Ana María Pérez, y el administrador de RR7 United SL, Rayco Rubén González. Todos ellos están siendo investigados por los delitos de prevaricación administrativa y tráfico de influencias -en los dos primeros casos- y estafa agravada y blanqueo de capitales -en el último-.

El magistrado instructor ordenó que el testigo aportase los correos que intercambió con los investigados en el periodo de tiempo comprendido entre mayo de 2020 hasta septiembre de 2021.

Citado el día 18

También ha citado a Machín para el próximo 18 de octubre para que esté presente en el volcado, visionado, análisis y estudio de su teléfono móvil para que los investigadores de la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) puedan tener acceso a las comunicaciones privadas almacenadas, incluidas las borradas y eliminadas entre el testigo y los investigados, a los que el magistrado añadió también a Oswaldo Lastras, el amigo de Conrado Domínguez que ejerció de enlace entre el director del SCS y RR7 United SL, una gestión por la cual también percibió presuntamente una comisión. También hace el magistrado extensiva la investigación a aquellos «contactos respecto de otras personas concernidas en la ilícita actividad investigada».

Los agentes tendrán que examinar los mensajes y llamadas que efectuó Machín con las personas anteriormente referidas durante el periodo de tiempo comprendido entre el 14 de marzo de 2020 hasta el 7 de julio de 2022.

Investigarán su teléfono

El teléfono móvil de Samuel Machín está actualmente precintado bajo la custodia del Juzgado de Instrucción número 7 después de que el testigo lo pusiera a disposición judicial el pasado 30 de septiembre, cuando acudió a prestar declaración.

Machín ese día ratificó la integridad de todos los mensajes de WhatsApp que ya aportó en su momento en las diligencias preprocesales que llevó a cabo el fiscal Javier Ródenas y, no sólo no mostró inconveniente en volver a aportar todas las pruebas, sino que declaró que tenía «nada que ocultar», que «los mensajes están ahí» y que por eso entregó el teléfono, «porque quiero que salga toda la verdad», dijo.