Las llegadas de migrantes suben un 50% en lo que va de año

Más de la mitad de quienes han intentado entrar en el país de forma irregular lo ha hecho a través de la ruta más mortífera

Ingrid Ortiz Viera
INGRID ORTIZ VIERA

Ni la reactivación de las relaciones con Marruecos ni el mayor control fronterizo han conseguido frenar el fenómeno migratorio que, según explican los expertos, todavía puede agravarse por cuestiones como la desertización o los conflictos bélicos.

En este contexto, Canarias continúa siendo la principal puerta de entrada a Europa: el 65% de las 10.180 personas que han llegado en lo que va de año al país por vía marítima y terrestre lo hicieron a través de las islas.

Son los datos del último balance del Ministerio de Interior, que contabiliza 6.624 inmigrantes hasta el 30 de abril a bordo de 145 pateras, un 50% más que en el mismo periodo de 2021.

Pese a que en términos globales las cifras se mantienen altas, la fotografía del primer trimestre mostraba una tendencia decreciente que ha vuelto a romperse en abril, teniendo en cuenta que el fenómeno migratorio presenta distintos momentos de repuntes y descensos.

Así, este mes habrían llegado a Canarias 753 personas a bordo de 22 pateras, que se concentraron sobre todo en la primera quincena, frente a las 375 de marzo. Fue este el primer dato que bajaba de la media de 3.000 entradas mensuales desde julio del año pasado, según Interior.

Si se toma como referencia 2021, el ritmo de llegada de pateras también se ralentizó durante los meses de abril y mayo, mientras que a partir de junio comenzó el repunte. Este año, enero se corresponde, de momento, como el peor mes, con 3.194.

También Ceuta y Melilla han visto incrementar el porcentaje de personas que saltan la valla fronteriza con ambas ciudades autónomas: 1.265 en lo que va de año, lo que supone un 110% más con respecto al mismo periodo de 2021. A estas se suman otros 43 migrantes que llegaron a Melilla por mar y 33 a Ceuta.

Diálogo

En paralelo conviven las cifras –infrarrepresentadas por la dificultad de recopilarlas– de las muertes en el mar. La Organización Internacional para las Migraciones, a través del programa Missing Migrants, ha apuntado que durante el pasado año alrededor de 6.000 personas perecieron en todo el mundo en el camino mientras emigraban a otro lugar y una de cada cinco lo hicieron en la ruta canaria.

Este será el telón de fondo con el que el Estado se sentará este viernes a negociar en la comisión bilateral con Marruecos. Una cita en la que el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, aspirará a conseguir un acuerdo para impulsar patrullas marítimas y terrestres conjuntas con las autoridades del país alauita para frenar la inmigración, como ya tiene establecido desde hace años con otros territorios como Senegal y Mauritania.