Vendimia en 2020. / CARRASCO

La vendimia se espera generosa con al menos 1,5 millones de kilos de fruta

Las bodegas este año están rebajando el vino acumulado, si bien todavía tienen pendiente de embotellar cerca de 1,8 millones de litros

JOSÉ R. SÁNCHEZ San Bartolomé.

La recolecta de uva de este año tiene visos de ser notable, atendiendo al estado en estos primeros días de mayo de los viñedos repartidos por la isla, atendiendo a valoraciones procedentes del Consejo Regulador de Denominación de Origen de Vinos de Lanzarote. Como poco se espera alcanzar una vendimia con 1,5 millones de kilos de fruta, con la malvasía volcánica un año más como primera referencia, de manera que las bodegas estarán capacitadas para al menos pasar del millón de litros de vino con uva cosechada en 2021.

Y no es descartable llegar incluso a la cota de los 2 millones de kilos de uva, a expensas de que no se produzcan daños a causa de una ola de calor, circunstancia de la que hay algún precedente en este siglo; o por daños en las parras por ceniza o mildium. De la segunda enfermedad se han localizado algunos focos de relevancia en las últimas semanas, con daños en los viñedos por encima de lo que suele ser común.

A tenor de todo lo dicho, la vendimia se espera que en cantidad sea superior a la certificada en 2020, con una cosecha reconocida de 1,37 millones de kilos. Y con la virtud de que la uva tiene hasta estos días visos de ser de una calidad muy apreciable.

700.000 contraetiquetas

La recolecta se espera que tenga especial relevancia en agosto, de manera que las 21 bodegas industriales reconocidas por el Consejo Regulador tendrán opción de empezar a producir en las primeras fechas del otoño, a expensas, eso sí, de cómo vaya siendo la salida del vino que aún tienen en sus instalaciones. Al respecto se ve con optimismo el panorama, atendiendo a las contraetiquetas entregadas en lo que va de año, unas 700.000; circunstancia que ha permitido dar salida a la producción guardada.

Las bodegas acumulan sobre 1,8 millones de litros de vino, que siendo una cantidad importante, es una cantidad menor a la que se llegó acumular durante buena parte del pasado año, con periodos de más de 2 millones de litros pendiente de embotellar, como consecuencia directa de la caída de la demanda a consecuencia de los efectos de la pandemia.

Se espera que esta acumulación vinícola quede rebajada de manera notable a lo largo del estío, gracias al buen nivel de ventas en supermercados y similares; y contándose con la tendencia al auge en la restauración.

Valoración de 2020, por ver; ayudas de 2021

Además, con apoyo del Cabildo, entre otro, hay previstas varias acciones promocionales. En este orden hay que tener en cuenta las jornadas de puertas abiertas de las bodegas en el segundo fin de semana de junio, en las fechas marcadas para la Carrera del Vino, que no se va a celebrar, con la confianza de que sí habrá edición de esta actividad en 2022.

En el ámbito promocional también se dará cuenta de la catalogación de la añada de 2020, con catadores del Consejo. Será en condiciones especiales, sin invitados, en fecha por decidir, pero antes de acabar la primavera.

Por último, unos 1.300 viticultores deberán pasar antes del 3 de julio por las dependencias del Consejo Regulador, previa cita, aspecto muy a tener en cuenta, para tramitar las ayudas oficiales al cultivo de uva, con aval de Estado, Gobierno de Canarias y Unión Europea (UE). Este año sube la aportación por hectárea, siendo la ayuda de 2.200 euros por hectárea asegurada y de 2.000 euros por hectárea sin seguro. En semanas se pagarán parte de los fondo del pasado año.