La acampada en Papagayo no será factible en este verano

La única zona reglada en suelo lanzaroteño, con 284 parcelas y opción para acoger a más de un millar de usuarios, se usará cuando esté garantizada la seguridad sanitaria. Los campistas han sido invitados a la cita con regidores en el Cabildo

CANARIAS7 / ARRECIFE

El Cabildo de Lanzarote confirmó este pasado lunes que la reapertura de la zona de acampada de Papagayo tardará aún en producirse, dado que el uso del espacio está condicionado a que el mismo cuente con máximas garantías sanitarias, confirmando así lo avanzado hace semanas por CANARIAS7. En años precedentes este camping, el único oficialmente reconocido en suelo lanzaroteño, estuvo en servicio precisamente durante el verano, entre mediados de junio y los primeros días de septiembre.

La presidenta insular, María Dolores Corujo, y la consejera Paula Corujo se reunieron días atrás con miembros de la Asociación de Campistas de Lanzarote y de la Asociación Cultural Recreativa de Autocaravanas de Lanzarote (ACRAL), entidad que preside Miguel Ángel Rodríguez, para abordar la situación del cierre del camping de Papagayo derivada de la pandemia generada por el covid-19. El espacio cuenta con 284 parcelas, en caso de usarse al completo, con opción de sumar un millar de usuarios, si bien estas características eran las previas a la pandemia.

La presidenta manifestó durante el encuentro, que tuvo lugar en el salón de plenos cabildicio, que «debido a la situación de emergencia sanitaria que estamos viviendo, no podemos garantizar la seguridad de los campistas y, por lo tanto, de momento no creemos conveniente abrir el camping». Además, precisó Corujo que se va a estudiar la posibilidad de buscar otros espacios «donde se pueda desarrollar esta actividad de forma segura».

Ante la reclamación de las asociaciones de la búsqueda de otros espacios donde poder ejercer esa actividad, la presidenta les invitó a asistir a la próxima mesa de alcaldes que se celebrará en fechas venideras. Asimismo, Corujo precisó que ya ha pedido a los regidores que presenten propuestas para buscar espacios para realizar esta actividad y poder alcanzar un consenso dadas las circunstancias excepcionales que se viven este año.

Varios espacios ya en uso.

A la espera de que estas alternativas reguladas puedan cobrar forma, lo cierto es que la presencia de caravanas y similares en diversos espacios de Lanzarote está siendo relativamente cotidiana. Sirva de buen ejemplo la playa de Famara durante el pasado fin de semana, con cerca de 200 vehículos, atendiendo a cuentas de habituales de la zona.

También en esta primavera consta que han estado estacionadas de manera habitual caravanas en el amplio aparcamiento junto al instituto de Playa Honda; así como en algunas zonas de Arrieta y en una amplia parcela de Costa Teguise que está cercana a la playa de Las Cucharas.