El calor hará que se adelante la vendimia a la mitad de julio

José Ramón Sánchez López
JOSÉ RAMÓN SÁNCHEZ LÓPEZ

Las altas temperaturas de los últimos días apenas si han provocado, por fortuna, daños de relevancia en los viñedos repartidos por la geografía insular, según fuentes del Consejo Regulador de Denominación de Origen de Vinos de Lanzarote. El calor lo que sí ha hecho es acelerar el proceso de maduración de la fruta, de manera que ya se tiene conciencia de que la vendimia se iniciará antes de lo que se había marcado en la pasada primavera. Los primeros racimos se empezarán a recoger a mediados del próximo mes de julio, según las consideraciones trasladadas desde el Consejo Regulador, tras la supervisión que los técnicos hicieron de diferentes fincas durante el pasado fin de semana, así como durante el lunes.

En lógica consecuencia, es probable que el grueso de la uva pueda estar recolectado sobre mediados de agosto, con bastante anticipación en relación a la campaña de 2016.

En cuanto a los daños observados a causa de las altas temperaturas, éstos se han centrado en aspectos superficiales de las plantas y en racimos muy al descubierto. Eso sí, se tiene asumido que un nuevo episodio de calor extremo en los primeros días de julio, con valores de más de 35 grados, si que podría provocar la ruina de buena parte de la cosecha de cierta consideración que se prevé recoger. Para la vendimia de este año hay plena confianza en recoger al menos de 1,5 a 2 millones de kilos de uva, con lo que se abastecerá a las bodegas para cubrir el déficit de 2016, con apenas 700.000 kilos.