Submarinistas en aguas sureñas en fechas recientes. / C7

Costas valida los cambios que pide Tías para el centro de buceo en Playa Chica

El nuevo permiso dejará instalar duchas, pérgola y zona de estacionamiento en la calle Bajamar. La ejecución se hará con el patrocinio del Cabildo

JOSÉ R. SÁNCHEZ Tías.

Tras un extenso periodo de gestiones administrativas, por parte de la Demarcación de Costas de Canarias se está a punto de conceder la autorización definitiva al proyecto que defiende el Ayuntamiento de Tías para contar al fin con el centro de buceo de Puerto del Carmen, en Playa Chica. Días atrás se publicó oficialmente el trámite final, con vistas a que en los primeros meses de 2022 se conceda el plácet.

El permiso dará pie a variar la planificación contemplada en su día en la calle Bajamar. Según explicación del alcalde, José Juan Cruz Saavedra, se facultará la presencia de una gran pérgola, con presencia de duchas, en la calle Bajamar, aprovechándose para ello buena parte de la amplia parcela que ahora sirve de aparcamiento. Además, también quedarán plazas de estacionamiento, a cambio de renunciarse a la edificación contemplada de inicio en la zona. «Con ello, quitaremos presión a la playa y el muelle», en versión del regidor.

Asimismo, la propuesta mantiene la presencia de varias zonas verdes, con lo que se ganará en calidad urbanística en la zona, pues se dará «continuidad al espacio peatonal», según consta en la documentación que obra en Costas. La zona donde se actuará, en la actualidad «se encuentra en una zona muerta entre el deslinde marítimo terrestre y el mar, en un terreno que actualmente ocupado por el estacionamiento de vehículos sin autorización, ni vigilancia», se añade.

Habrá además dependencias para que los clubes de buceo, al menos una veintena con asiduidad, puedan almacenar enseres.

Otro eje esencial del proyecto contempla la eliminación de barreras. En este apartado se prevén nuevas rampas de acceso.

La autorización permitirá ocupar 966 metros cuadrados de dominio público marítimo terrestre, para un centro de actividades acuáticas que podrá tener presencia activa hasta mediados de siglo, contando el periodo inicial de la concesión y las posibles prórrogas que se puedan establecer, según reza en la documentación oficial publicada.

En cuanto a la ejecución de los trabajos, atendiendo a las explicaciones dadas por Cruz Saavedra, cabe comentar que se prevé que los mismos salgan adelante gracias a la implicación del Cabildo, a través del Fdcan. La inversión se contempla que sea superior a 800.000 euros. La intención municipal pasa por concretar la licitación de las obras durante la primera mitad de 2022, a bien de que las faenas se puedan ejecutar durante el segundo semestre. De ser así, la iniciativa se podrá estrenar durante los primeros meses de 2023.