María Dolores Corujo entregando reconocimientos a los dos autores de los hallazgos. / J.L.CARRASCO

Un cazador y un senderista encuentran restos de mil años antes de la conquista

Los hallazgos, en Famara y Tenegüime, obran en poder del Cabildo. Los puntos están marcados, con vistas a excavaciones arqueológicas por definir

JOSÉ R. SÁNCHEZ Arrecife.

José Tomás Machín y David Clavijo han protagonizado este año dos hallazgos arqueológicos notables, al dar con restos aborígenes de alto valor patrimonial. En ambos casos, gracias a la casualidad y su curiosidad, coincidiendo los dos en haber dado aviso a las autoridades competentes, en este caso investigadores vinculados con el Cabildo, aspecto crucial para definir y documentar, con vistas a futuras excavaciones arqueológicas, por definir, y evitar con ello expolias.

El primer gran hallazgo lo protagonizó José Tomás Machín en abril, mientras hacía una de sus habituales ruta de senderismo. Fue en una cueva de aparente complicado acceso en Famara. Encontró restos óseos y piezas de cerámica cuando iba a proceder a retirar basura del lugar. Los análisis hechos por los investigadores, según Ricardo Cabrera, inspector de Patrimonio, han servido para certificar que se tratan de huesos de al menos tres individuos, en el contexto de un depósito funerario. Datan del cuarto siglo de nuestra era, un millar de años antes, en consecuencia, de la presencia castellana.

El segundo hallazgo tuvo lugar en octubre. En este caso, fue en una jornada habitual de cacería de David Clavijo, en un punto próximo a Tenegüime por el que este cazador ya había pasado en alguna fecha previa. A diferencia de las veces precedentes, esta vez se interesó en ver qué había, topándose con varios huesos. Estos restos están aún por fechar, si bien se tiene por seguro que son previos a la conquista, visto el estudio preliminar realizado por los investigadores cabildicios.

Detalles más en profundidad de estos dos nuevos espacios de alto valor patrimonial, «testimonio de nuestros ancestros», se contempla que sean abordados en unas jornadas arqueológicas a desarrollar en la Casa Cerdeña de San Bartolomé los días 9 y 16 de diciembre, avanzó este pasado martes la presidenta insular, María Dolores Corujo; justo antes de agradecer en una comparencia ante periodistas el comportamiento de los protagonistas de los hallazgos. A los dos hizo entrega de una mención honorífica y de material bibliográfico.

En este acto, el inspector Ricardo Cabrera dijo de los descubridores que «han puesto en valor la toma de conciencia de que el patrimonio es de todos».