Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este martes 16 de julio
Dispositivo especial en Naos, en imagen del martes. CARRASCO
Camino de otro tope de pateras y personas buscando un sueño en Lanzarote
Crisis migratoria en Canarias

Camino de otro tope de pateras y personas buscando un sueño en Lanzarote

Las ocho barquillas interceptadas el lunes, con más de 400 viajeros a bordo, obligaron a tomar medidas especiales

José R. Sánchez López

Arrecife

Sábado, 7 de octubre 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

En 2022 se produjo la interceptación de 149 pateras en Lanzarote. Llegaron a bordo de las mismas, según cuentas oficiales, 6.472 personas, con preponderancia masculina. Hubo que lamentar al menos un par de fallecidos, quedando de nuevo patente que quien se sube a bordo de una barquilla está dispuesto a jugarse el pellejo con tal de optar a una vida digna distinta a la que el continente africano da.

Este año parece probable que se concrete un nuevo tope anual, considerando que en otoño es cuando resulta especialmente común la salida de barquillas hacia Canarias. Con la salvedad de los acontecimientos registrados esta semana en El Hierro, especialmente extraordinarios, Lanzarote y La Graciosa suelen ser los primeros territorios a ganar. De muestra, el lunes pasado, con hasta ocho embarcaciones interceptadas y más de 400 viajeros en ellas rescatados con vida. No fueron todos los que días antes habían partido de territorio continental. Por desgracia, al menos 7 personas, incluido un menor, fueron engullidas por el Atlántico al naufragar su neumática.

Hasta el 30 de septiembre constaba la llegada de 104 embarcaciones, con 4.624 ocupantes. Se pasa de 115 y de 5.000 viajeros con la frenética actividad registrada el lunes. Para todos ellos ha sido crucial la labor coordinada de Consorcio de Emergencias de Lanzarote, Cruz Roja, Policía Nacional y Guardia Civil, entre otros efectivos. También es especialmente notable la implicación de Salvamento Marítimo.

Primera atención en Naos a inmigrantes llegados en patera. CARRASCO

En menos de 72 horas se ha sabido dar respuesta para la primera atención y las derivaciones posteriores. Vale la experiencia y la conciencia de que es una labor cotidiana. El lunes, sin ir más lejos, quedó patente que la velocidad de reacción está acorde a las necesidades, según el portavoz del Consorcio de Emergencias, Enrique Espinosa. Es crucial que hay amplia colaboración insular para dar respaldo a una competencia estatal. «En cuanto hay problemas, el Cabildo entra con todo, aportando material».

Las primeras seis barquillas del lunes fueron atendidas con los protocolos existentes, cada vez más orientados a optimizar los recursos. Las embarcaciones de rescate tienen su base en el muelle de Naos, al margen de que también son comunes las escalas de los barcos de auxilio en el antiguo muelle comercial. Es decir, a pocos minutos de la ubicación del CATE (Centro de Atención Temporal de Extranjeros), así como con sencilla conexión por carretera con dependencias sanitarias y con las naves en Argana que sirven de acomodo para familias con menores. Parte de las mismas se quiere que sean para menores no acompañados.

A pie de puerto

Las dos últimas barquillas de las ocho interceptadas el lunes obligaron a disponer de un servicio especial de atención a pie de muelle. En cuanto se supo que venían de camino a Naos se supo actuar para disponer de espacios cerrados, con camas y baños, para permitir la atención «en condiciones dignas». El martes se permitió una primera salida masiva de los inmigrantes acomodados en este dispositivo especial. El miércoles se acabó el proceso de identificación y acomodo, con lo que se pudo proceder a la retirada del CATE improvisado.

Derivaciones

Efectuada la distribución, en función de la edad y sexo de los viajeros, entre otros aspectos, el jueves se dio a pie al inicio de las derivaciones a otros territorios. Fue un proceso sin grandes complicaciones, en buen grado porque no hubo que derivar esfuerzos a dar atención a la llegada de nuevas barquillas. Tres días después del aluvión, Lanzarote quedaba así preparada para empezar de cero en caso de necesitarse activar un nuevo protocolo por otra afluencia masiva de pateras. Prevaleció la vía aérea, con los últimos vuelos nocturnos desde Guacimeta a las islas capitalinas.

La mayor parte de los inmigrantes de las ocho pateras del lunes llegaron sin identificación. Los viajeros suelen desprenderse del pasaporte cuando son interceptados y temen por la devolución a su país de origen. Y así aconteció también a comienzos de semana. En respuesta, en suelo canario se han habilitado medios alternativos para hacer capaces los registros. Cada vez son más efectivos, según explica Enrique Espinosa.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios