Arrecife busca fecha para nombrar Hijo Predilecto a Manuel Fernández

El Ayuntamiento de Arrecife en diciembre de 2016 aprobó reconocer oficialmente como Hijo Predilecto a Manuel Fernández Hernández, a título póstumo. El acuerdo, adoptado a propuesta de Somos, finalmente no cobró forma durante 2017. Habrá que esperar, en consecuencia, a ver qué pasa a lo largo de este nuevo año.

José Ramón Sánchez López
JOSÉ RAMÓN SÁNCHEZ LÓPEZ

Está por ver en qué fecha concreta se hará el acto protocolario con los herederos del periodista represaliado en 1936, según se ha reconocido por fuentes municipales, si bien añadiéndose que el nombramiento se hará.

En pleno se acordó declarar al periodista como Hijo Predilecto, «por su activismo y compromiso con su ciudad y su isla», se dijo en el turno de intervenciones tras la exposición de argumentos desde Somos para reclamar el apoyo del resto de formaciones políticas. Y se dijo, además, que el homenajeado podría ser tomado «como ejemplo para las generaciones presentes y futuras y como recuerdo ineludible de nuestra historia».

A fin de cuentas, Manuel Fernández Hernández se destacó durante años por ser un hombre activo a nivel social, contrario a los abusos que padecían las clases más desfavorecidas. Fue crítico y ácido con los caciques de Lanzarote y se mostró abiertamente partidario de la sociedad igualitaria, según ha sido recogido en estudios de historiadores de reconocido prestigio.

Para acelerar el nombramiento protocolario definitivo, el portavoz de Somos, Borja Rubio, ha mantenido contactos con la alcaldesa, Eva de Anta, y con otros ediles gobernantes, si bien sin lograr un compromiso definitivo, según indicó el concejal de la formación asamblearia.

De Manuel Fernández cabe recordar que nació en la capital en 1881. Activista de condición republicana desde joven, fundó y presidió la Sociedad Obrera de Arrecife, entidad de la que se valió para editar un periódico con el que pudo enseñar a muchos ciudadanos a leer y escribir. En 1936, al poco de empezar la Guerra Civil, fue arrestado y trasladado a Gran Canaria, al campo de concentración de La Isleta, donde murió, a consecuencia de las torturas que padeció.